Descripción
¿Es posible prevenir el cáncer cervical?

El cáncer de cerviz, de cuello uterino o cervical es uno de los más mortales en lo que respecta a las enfermedades que atacan a las mujeres, a decir verdad, es la quinta razón por la que mujeres de los países más pobres llegan a perder la vida. De hecho, según las estadísticas, cada año se producen 500 mil diagnósticos de esta enfermedad y mueren unas 275 mujeres.

Sin embargo, no cabe duda que la ciencia avanza y cuando lo hace, encuentra soluciones. De hecho fue en un 1970 que se dio un gran paso en esta área, debido a que se confirmó que para que desarrolle este cáncer, estaba implicado un virus y por tanto, existían posibilidades de prevenirlo. Así, el poder realizar algunas citologías de manera regular y temprana para poder detectar algunas células anómalas en el cuello uterino permite que se reduzcan en un 50% la incidencia de este tipo de cáncer.

Dicho virus llamado Virus del Papiloma Humano (VPH), tiene casi 200 tipos conocidos, pero de estos unos 30 pueden llegar a transmitirse a través de la vía sexual y de estos, algunos no presentan síntomas, quince causan cáncer y otros verrugas en los genitales.


Sin embargo, la mayoría de estas infecciones no suele causar síntomas y además, puede desaparecer de manera espontánea sin tratamientos y pasado algún lapso de tiempo. Pero así no sucede en todas las ocasiones, ya que el VPH puede llegar a persistir y hacer que sus células que lo componen presenten cambios en su citología, haciendo que aparezcan lesiones precancerosas, las que si no se tratan pueden llegar a trasformarse en un cáncer de cuello uterino.

Cuáles son las vacunas contra el VPH

Actualmente, existen dos en el mercadoGardasil, fabricada por Merck & Co., Inc. (Merck) y CervarixTM, producida por GlaxoSmithKline (GSK).

Gardasil es una vacuna tetravalente

Gardasil es una vacuna tetravalente, lo que quiere decir que protege contra cuatro tipos de VPH: 6, 11, 16 y 18. Además, su aplicación consta de un periodo de seis meses, administrando unas tres inyecciones en el tejido muscular.  De otro lado, CervarixTM, es una vacuna bivalente porque se dirige a dos tipos del VPH el 16 y 18 y su administración es similar a la anterior. Sin embargo, con esta última, aún se están realizando pruebas y aun no ha sido aprobada por la FDA.

Así, ambas vacunas están basadas en una tecnología que ha venido siendo desarrollada por los científicos del Instituto Nacional del Cáncer (NCI).

De hecho, no se ha podido comprobar que estas vacunas den una protección completa contra una infección persistente a otros tipos de VPH (los que podrían causar un cáncer cervical). De esta manera, casi un 30% de lostipos de cáncer de cérvix y un 10% de los casos de verrugas genitales no se podrán evitar con estas dos vacunas indistintamente. Así, es importante que todas las mujeres que reciban dichas vacunas continúen haciéndose exámenes para detectar este tipo de cáncer de la misma manera que las mujeres que no hayan obtenido la vacuna. De hecho, cabe tener en cuenta que ambas no evitan que se produzcan enfermedades de transmisión sexual ni tampoco pueden servir como tratamiento para una infección contra el VPH.

La importancia de las vacunas

Cuando se realiza la vacunación se puede llegar a reducir hasta en dos tercios la cantidad de muertes al año que se producen por este cáncer, claro que esto ocurriría si todas las mujeres podrían llegar a vacunarse y si la protección se extendiera  por un periodo mayor a los cuatro años.

De otro lado, las vacunas pueden llegar a disminuir la necesidad de una atención médica, así como también biopsias y otros procedimientos agresivos que se asocian a este tipo de exámenes rutinarios. Así, se aminorarían los costos de atención a los pacientes y también la ansiedad que causa en las mujeres la espera de estas pruebas

Algunos malos pronósticos

A pesar de la aparición de estas dos vacunas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado que las muertes causadas por este tipo de cáncer  tendrán un aumento del 25% durante los próximos diez años y es que esto se debe a que en los países en donde la presencia de este cáncer es bastante aguda,  es decir, los países en vías de desarrollo, la distribución generalizada de estas, es en realidad una barrera debido al alto coste de la manufactura y distribución.

Cabe destacar que además existen otras barreras que se le añaden a esta situación y estas tienen que ver con la precariedad de la infraestructura sanitaria en los centros de salud, lo cual hace muy difícil que tanto niñas y mujeres se sientan cercanas o tranquilas en dichos lugares.

Vacuna para hombres

Y es que los hombres también pueden sufrir de este mismo virus cuando padecen del cáncer anal, que es una enfermedad mucho menos conocida pero muy fatal. Esta afecta sobre todo a hombres que tienen sexo con otros hombres, aunque también se ha visto casos de que mujeres han sido infectadas.

Así, en países como Australia y la Unión Europea, se ha llegado a aprobar la vacuna Gardasil en jóvenes entre nueve y quince años de edad, sobre la base de que una vez aplicada se producía una respuesta que los inmunizaba, sin embargo, su eficacia en la prevención de la infección en hombres que se encontraban sexualmente activos no ha podido ser probada.

De esta manera, una vacunación fuera de estos rangos de edad puede realizarse siempre y cuando el médico lo crea conveniente, pero no se cuenta con un aval o autorización de las agencias que regulan la vacuna.

Fotos
Video Externo
You need Flash player 8+ and JavaScript enabled to view this video.

Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
Exámen Indispensable para la salud de toda mujer.
07.28.2011 · De octmar
Autor
tigero1
Bienvenido a mi perfil, te invito a que leas mis Tigis y dejes tus comentarios!!!!
01.15.2013 10:38 (01.15.2013)
420 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
1 votos
Recomiendalo