Descripción
¿Por qué las Mujeres son más sensibles que los Hombres ?

La respuesta a esta pregunta es muy simple, nosotras no lloramos más porque seamos más débiles, la diferencia clara está en nuestras hormonas.

sensibles.jpg

Razones por las cuales las mujeres son más sensibles que los hombres

Te preguntarás cual de todas las hormonas, bueno, la prolactina es segregada por la parte anterior a la hipófisis, y es la encargada de estimular a la mujer en la lactancia materna. Por eso generalmente las mujeres embarazadas se encuentran mucho más sensibles y lloran por cualquier cosa inclusive aún cuando no tienen motivos.

Esto no solamente afecta a las mujeres embarazadas, nos puede suceder a todas y por otro lado además favorece la retención de agua y sodio en el organismo.

El productor de esta hormona es el cuerpo femenino, que cuando se activa en los centros nerviosos, que controlan la afectividad que se que las mujeres nos mostremos más sentimentales, sensibles y por lo tanto lloremos mucho más que los hombres.

Estás en una reunión de trabajo y, de repente, tu jefe te mete el regaño del año delante de todos tus compañeros de oficina porque hiciste algo que no es acorde con los estándares de la empresa. Te tragas las palabras y apenas se acaba la reunión te vas al baño porque sabes que ya no puedes contener las lágrimas. ¿Será que la hipersensibilidad está destinada exclusivamente para nosotras las mujeres?

Según Anne Kreamer, autora de varios libros sobre mujeres, no se trata de que nosotras estemos predeterminadas a ser sensibles, sino que biológicamente es más fácil para el sexo femenino ser emocional, ya que producimos seis veces más prolactina, la hormona que facilita el llanto.

Así que culpen a la biología por las circunstancias por las que las mujeres sí tendemos a ser más sensibles y emotivas.

lagrimas-2.jpg

La experta dice que no hay nada malo en el llanto de la mujer en un ambiente laboral, dado que solemos a menudo expresar nuestra ira llorando. Sin embargo, todo en exceso es malo, así que procura dejar la ‘lloriqueada’ para cuando llegues a la casa y no te acostumbres a ser una Magdalena cada vez que se te presenta una dificultad o problema en el trabajo.

Lo mejor que puedes hacer es enfrentar la situación sin reprimir lo que sientes y ser capaz de dialogar con franqueza con la persona que está a punto de sacarte más de una lágrima.

No recurras a los gritos ni te sobresaltes. Según un estudio realizado por Kreamer, después de que los hombres gritaran se sentían mejor consigo mismos, mientras que en la mujeres causaba el efecto contrario, pues no se sentían bien de haberle gritado a alguien del trabajo.

Así que si alguna vez has llorado en el trabajo, no te preocupes, pues es una necesidad biológica y hace parte de la interacción humana, pero tampoco te excedas y trata de buscar la mejor solución sin alterarte en un dos por tres.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
11.19.2013 09:30 (11.19.2013)
643 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Recomiendalo