Descripción
Una buena afeitada

Buena afeitada = Sexy

Primero, examina tu rostro (procura dejar que la barba crezca un poco más de lo usual para poder apreciar en qué dirección crece tu barba) y observa cómo crece el vello en tu cara y cuello. Esto es muy importante ya que la regla de oro al rasurarse es hacerlo en la dirección del crecimiento del cabello. Esto no ofrece la rasurada más al ras, pero evita que se irrite la piel y que el vello crezca hacia adentro en la piel.

Comienza lavando tu cara perfectamente. Cuando estés listo para rasurarte, utiliza una toallita de tela que hayas sumergido en agua caliente y hayas exprimido. Coloca la toalla sobre la barba y déjala ahí por 30 segundos. El vapor ayuda a dilatar tus poros y suavizar la barba y se facilita el corte. Si mantienes la barba humedecida, se reduce en dos terceras partes la fuerza necesaria para cortarla.

Luego, aplica un lubricante para rasurar como la crema o un gel. El uso de una brocha a menudo facilita distribuir la crema sobre el rostro y “levantar” los cabellos de la barba para facilitar su corte. Si tienes un poco de tiempo de sobra, procura no rasurarte enseguida; permite que la crema permanezca en tu piel para suavizar la barba y proporcionar una rasurada más efectiva.

Si utilices un rastrillo con hojas múltiples, tendrás una rasurada más al ras, pero sólo te durará entre tres y cinco rasuradas. Una barba gruesa gastará los rastrillos con mayor rapidez.

Los cabellos encarnados (“Pseudofolliculitis Barbae”), o lo que es lo mismo, cuando los cabellos crecen hacia adentro provocando un grano doloroso en tu cara. Esto sucede a menudo en el cuello y en la manzana de Adán. En estas áreas, la barba crece en direcciones múltiples, lo que dificulta rasurar según la dirección del crecimiento del cabello.

Pon atención en la dirección del crecimiento de la barba en estas áreas y procura pasar el rastrillo en la misma dirección de crecimiento. No estires tu piel tratando de “facilitar” la rasurada.

Este problema del vello incrustado en tu piel se causa al cortar el cabello muy al ras de la piel y es cuando la barba toma la dirección equivocada y comienza a crecer debajo de la piel. De ahí que se provoque una infección e inflamación.

Cuando termines de rasurarte, aplica agua fría justo después para cerrar los poros de tu piel y suavizar el cutis. No talles tu rostro con una toalla, sino sécalo dando suaves golpes con la misma. Procura usar una toalla limpia para evitar infecciones. Si te agrada usar lociones para después de afeitarte, procura que no contengan alcohol pues pueden resecar tu piel y causarte molestias.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
Betzy
betzyvj
12.11.2012 19:36 (12.11.2012)
404 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
2 votos
Recomiendalo