Descripción
Aprende sobre el arte celestial.


A lo largo de la Historia, los fieles han venerado obras de arte cuyo origen no se atribuye a artistas humanos sino a manos “celestiales”. Muchas de estas imágenes, denominadas ‘aquiropitas’ (del griego ‘acheiropoiéton’, “no hecha por mano del hombre”) constituyen aún hoy objetos de adoración religiosa que mueven a millones de personas.

Una de las primeras menciones a estas obras “milagrosas” aparece en la ‘Historia Eclesiástica’ de Eusebio de Cesarea, un texto del siglo IV sobre los primeros tiempos del cristianismo.

Según Eusebio, en el archivo de la ciudad de Edessa (actual Urfa, en Turquía) descubrió dos cartas escritas en siríaco. El autor de una de ellas era el príncipe de Edessa, Abgar Ukhama, mientras que la respuesta a esta misiva estaba escrita por el mismísimo Jesús de Nazaret.

En su carta, el príncipe Abgar pedía ayuda a Cristo, pues había oído hablar de sus milagrosas curaciones y deseaba que le sanara de la lepra que le aquejaba. Según la tradición, la carta llegó a su destino, y Cristo la contestó rápidamente, asegurando al príncipe de Edessa que le sanaría como recompensa por la fe que había mostrado.

Cristo cumplió su promesa y envió a Judas Tadeo a Edessa, quien llevó consigo un lienzo en el que Jesús se había secado el rostro, apareciendo de manera milagrosa la Santa Faz. Cuando Tadeo puso sus manos sobre Abgar, éste sanó de inmediato.

Este sería el origen del llamado ‘mandylion’ (así sería conocido con posterioridad el lienzo), una reliquia muy venerada durante siglos, y especialmente en Constantinopla, donde dio origen a un oficio que sigue celebrándose cada 16 de agosto.

El ‘mandylion’ se perdió  en el año 1024.

Hoy en día varias imágenes se disputan el privilegio de ser el “verdadero mandylion”. Para algunos fieles se trata de la Santa Faz de Génova, una imagen que se conserva desde el siglo XIV en la iglesia de San Bartolomé de los Armenios.

El ‘mandylion’ no es la única imagen aquiropita que se menciona en las tradiciones cristianas. La imagen de la ‘Verónica’ es, sin duda, mucho más conocida a nivel popular que el ‘mandylion’, y actualmente diferentes “copias” se veneran en iglesias de todo el mundo.

Al igual que sucede con el ‘mandylion’, distintos santuarios de todo el mundo dicen estar en posesión del verdadero lienzo.

 


Aunque la mayoría de las imágenes aquiropitas representan la faz de Cristo, también existen varias imágenes de la Virgen a las que se atribuye un origen sobrenatural. Es el caso, por ejemplo, de la célebre Virgen de Guadalupe cuya imagen  milagrosa se venera en la basílica que lleva su nombre, en la capital mexicana.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
LauraX
Bienvenidos a mi perfil de tugentelatina.com, checa mis tigis
01.21.2013 15:47 (01.21.2013)
384 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
2 votos
Etiquetas
Recomiendalo