Descripción
Año Nuevo y te siente culpable de excesos en estas fiestas decembrinas ??

¿Qué sucede después de las fiestas decembrinas?, ¿dónde queda toda esa alegría que en un inicio estaba tan presente?, ¿por qué nos sentimos tan culpables?


Es común que después de diciembre, toda la felicidad y entusiasmo que se tenía se vean afectados por un sentimiento de culpa generado por todos los típicos excesos a los que, normalmente, nos vemos tentados en las fiestas de diciembre.

Frecuentemente, el primer y mayor exceso es el de la comida. Entre tantas fiestas y reuniones, es normal que queramos probar de todo y aprovechar también el momento para comer todo aquello que es único y propio de dichas fiestas. Además, el consumo de alcohol se vuelve mayor con motivo de los múltiples brindis en los que nos vemos requeridos.

También es una época de mayores gastos, a veces excesivos; compras que van desde los decorados navideños como es el árbol, las luces, los regalos, la comida, hasta incluso, en ocasiones, renta de mesas, sillas, carpa, etc.

Muchas veces, la visita de algunos familiares a nuestra casa nos demanda comprar algunas cosas para que ellos tengan una cómoda estancia en nuestra casa pero esto acaba duplicando los gastos contemplados inicialmente. Por otro lado, algunos se ven tentados por los descuentos decembrinos y terminan comprando cosas innecesarias.

Después de todo lo anterior, es común entonces que nos enfrentemos a la tan abominable ?cuesta de enero?.

Si bien en México se utiliza dicho término para referirse al estado económico que resulta de los gastos excesivos de diciembre, también podríamos extender el término a toda la resaca que viene después de las fiestas decembrinas.

Nos sentimos culpables por todo lo que comimos, por todo lo que bebimos, por todo lo que gastamos y físicamente el cuerpo te reclama las desveladas.

No obstante, las fiestas decembrinas no tienen por qué tener siempre el mismo desenlace.

Fácilmente, podemos evitar las culpas posteriores si somos más cautelosos en ciertos aspectos, evitando experimentar ?la cuesta de enero?, por ejemplo:

Planifica con calma las actividades que tendrás en ese mes.

No gastes lo que no tienes. No dejes que las baratas navideñas te hagan comprar de más.

Compra realmente lo necesario. Piensa dos veces si realmente es necesario o es más un gusto.

Para los regalos que realmente consideres que no puedes dejar de hacer, es importante que sepas que, sabiéndole buscar, siempre hay cosas buenas, bonitas y baratas. O también existe la posibilidad de regalar cosas que tengan un mayor valor sentimental (hecho por uno mismo) que económico; estos regalos siempre son más valiosos.

Compra cosas que se puedan volver a utilizar en cualquier momento y no sólo en navidad.

En cuanto a la comida, puedes comer de todo pero con medida y así evitar los kilitos de más que en enero te hacen sentir mal y correr al gimnasio.

Y, finalmente, diviértete, asumiendo la responsabilidad de tus actos.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
Ejercicio, dos litros de agua diarios y una dieta más saludable. También se recomienda cenar antes de media noche
12.25.2012 · De nacho
Autor
nacho
Buscando Mujeres hermosas como las Latinas
01.01.2013 09:35 (01.01.2013)
398 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
2 votos
Recomiendalo