Descripción
Bandas de corredor

Los corredores de fondo y de maratón la conocen especialmente bien: es la “rodilla de corredor” (o síndrome de la banda iliotibial), que se manifiesta por dolor fuerte en el exterior de la rodilla. Pero también pueden verse afectados los no deportistas.

La rodilla de corredor se debe a una carga defectuosa o una sobrecarga: el típico dolor en la rodilla como consecuencia del hecho de que la Tractus iliotibialis —una placa de tendones que se extiende a lo largo de la parte externa del muslo hasta la tibia— roza sobre los huesos que forman la rodilla (por lo que la rodilla de corredor se llama también síndrome del tracto iliotibial o abreviado síndrome del tracto). El tejido así agotado se inflama y surge un dolor punzante en la parte exterior de la rodilla, que inicialmente sólo se produce al caminar cuesta abajo o al correr y posteriormente también al caminar.

Las posibles causas de la rodilla de corredor incluyen:

  • defecto clásico del corredor: insuficiente precalentamiento antes de correr, estiramiento insuficiente, incremento demasiado rápido del entrenamiento, superficies duras, calzado inadecuado
  • posición inadecuada (por ejemplo, genu valgo o piernas desviadas)

En la rodilla de corredor el objetivo del tratamiento es aliviar el dolor agudo en primer lugar: es útil enfriar la rodilla afectada y administrar antiinflamatorios. Para estabilizar la rodilla de corredor es adecuado el vendaje. También es útil para cualquier persona que tenga el síndrome de la banda iliotibial proteger las rodillas y no sobrecargarlas durante algún tiempo.

Si en la rodilla de corredor el dolor de rodilla disminuye por el tratamiento, se puede volver a realizar un entrenamiento ligero. Pero incluso en este caso no se debe cargar excesivamente la rodilla, y la evolución del síndrome de la banda iliotibial depende en gran medida del comportamiento de las personas afectadas. Sólo si se cuida la pierna constantemente se puede esperar que los síntomas remitan en una a dos semanas. La rodilla de corredor tratada inadecuadamente puede generar molestias permanentes.

La articulación de la rodilla es sometida a un estrés considerable, especialmente durante las actividades deportivas. Para evitar la rodilla de corredor es importante hacer precalentamiento antes de practicar deportes y realizar ejercicios de estiramiento. También es importante procurar estirar la parte externa de la pierna. Asimismo, llevando buen calzado para correr y evitando la sobrecarga de ejercicios deportivos se puede contribuir a evitar el síndrome de la banda iliotibial.

                   

 

Fotos
Video Externo
You need Flash player 8+ and JavaScript enabled to view this video.

Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
Alejandro
El alma que puede hablar con los ojos, tambien puede besar con la mirada...
12.19.2012 18:19 (12.19.2012)
1879 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
3 votos
Etiquetas
Recomiendalo