Descripción
Bibliografía de Jose Clemente Orozco

1883 nace en Ciudad Guzmán, antes llamada Zapotlán el Grande y hoy Zapotlán Orozco, Jalisco.

1890 su familia se traslada a la Ciudad de México.

1900 se recibe de perito agrícola.

1906 se inscribe en la Academia de Bellas Artes de San Carlos.

1910 funda con el Doctor Atl (Gerardo Murillo) el Círculo Artístico con el objetivo, no realizado, de pintar murales.

1911 participa en la huelga estudiantil en contra de la enseñanza tradicional y obsoleta de la Academia. Dibuja caricaturas para varios periódicos capitalinos.

1916 primera exposición de sus obras en la librería Biblos de la Ciudad de México.

1917 viaja a los Estados Unidos. La aduana americana, en Laredo, Texas, le decomisa y destruye unas sesenta pinturas que juzga inmorales. A su regreso a México Orozco declaró que no había en ellas ni un sólo desnudo.

Visita San Francisco y Nueva York.

1922 empieza pintando murales en la Escuela Normal Preparatoria, en la Ciudad de México. Suscribe el manifiesto del muralismo redactado por Siqueiros.

1925 pinta el mural “Omniscencia”, en la Casa de los Azulejos, en la Ciudad e México.

1926 pinta el mural “Revolución Social” en Orizaba.

1927 al acabar los murales de la Escuela Normal Preparatoria viaja a Nueva York.

1928 expone en Nueva York.

1930 pinta murales en el Pomona College de Claremont, California, y otros en la New School for Research en Nueva York.

1932 visita Londres, París, Milán, Venecia, Florencia, Roma, Nápoles, Pompeya, Madrid, Toledo y otras ciudades europeas.

Pinta 14 tableros en el Dartmonth College en Hanover, New Hampshire.

1934 regresa a México donde pinta un mural en Bellas Artes.

1936-39 pinta frescos en el Palacio de Gobierno, en la Universidad y en el Hospicio Cabañas, todos en Guadalajara.

1940 pinta un mural en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

1941 pinta un mural para la Suprema Corte de Justicia en la Ciudad de México.

1942 pinta murales en el Templo de Jesús.

1945 publica su autobiografía.

1946 recibe el Premio Nacional de Artes Plásticas.

1947 exposición retrospectiva de sus obras en el Palacio de Bellas Artes.

1949 pinta murales en el Castillo de Chapultepec, otro en el Conservatorio Nacional de Música y otro más en la Cámara de Diputados de Jalisco, en Guadalajara.

Muere dejando inconcluso un mural al aire libre en el Multifamiliar Miguel Alemán.


TRAYECTORIA ARTÍSTICA DE OROZCO Y ALGUNAS DE SUS OBRAS


REACCIONA EN CONTRA de la Academia.

Muchas y distintas son las INFLUENCIAS que recibe del arte precolombino al Renacimiento italiano (Miguel Ángel), Manierismo y Barroco, y entre los pintores modernos de Daumier, Toulouse-Lautrec y Rouault.

POÉTICA: quiso crear un arte puro, preciso, profundamente humano y claro en su objetivo, sin embargo, siendo impermeable a toda ideología para él el tema representaba un medio y no un fin, por consiguiente la creación artística no podía preveerse ni estar limitada o condicionada.

Si para Diego Rivera el mundo prehispánico era una edad de oro, perdida y añorada, y la conquista española una destrucción sistemática y despiadada de ese paraíso, que parecía haber sucedido ‘ayer’, y sin que dejara nada positivo, para Orozco la conquista fue cosa pasada y, en perspectiva histórica, quiso encontrar y enfatizar objetivamente lo positivo y lo negativo de ambas culturas, más positivo en la conquista y más negativo en las sociedades indígenas precolombinas.

Los dos, cada quien a su manera, tienen fe en una sociedad futura mejor, donde impere menos “la crueldad, la estupidez y la barbarie”.

Por supuesto Orozco incurre en muchas contradicciones en sus ideas sobre la historia socio-política, en particular la contemporánea, pero no son más que el reflejo del pensamiento de un hombre que evoluciona y cambia de opinión de acuerdo con los acontecimientos, las situaciones y los enfoques críticos, al vivir en un mundo cuya problemática mundial, y particularmente la mexicana, resultaba ser muy compleja.

Consciente de este hecho dejó escrito: “Vivimos en un mundo lleno de contradicciones, y difícilmente el que lo interpreta en su obra puede olvidarlo”.

TEMÁTICA: como la de Diego Rivera su temática es muy variada, además de los temas histórico-político-sociales de los murales, pintó retratos, autorretratos, desnudos, naturalezas muertas, escenas de género y paisajes.

ELEMENTOS FORMALES: lo que más impresiona en su pintura es el dibujo neto, preciso, enérgico, expresivo y dinámico. Todo es movimiento, no sólo de los cuerpos, sino inclusive de los objetos, del mundo vegetal y animal y de la misma atmósfera. Este dinamismo lo logra por medio de las líneas y por el color que las enfatiza al máximo.

Movimiento es vida, quietud es muerte, por lo tanto su mundo palpita de vida; una vida tan intensa y dramáticamente vivida y expresada por sus pinceladas que parecen latigazos cortantes e incisivos, rabiosos y violentos.

Los colores son “ácido y turbios” escribió Octavio Paz, pero también metálicos y brillantes. Más que buscar las posibilidades de los matices cromáticos usa los colores para reforzar el dibujo, para complementarlo, o bien para sustituir las líneas negras por líneas coloreadas.

Lo mismo sucede con la luz y con el claroscuro, utilizados para enfatizar la fuerza del trazo. La composición es dinámica, por oposición o contraste de masas y de líneas.

En sus últimas etapas se vuelve más sintético, restringe la gama cromática, prefiere la prevalencia de los negros, grises, blancos, tierras y ocres y tiene la tendencia a desmaterializar las formas.

Usa todo tipo de perspectivas o las evita de acuerdo con las necesidades expresivas del momento.

Experimenta y utiliza varias técnicas: el fresco, el óleo, el temple, la piroxilina y el duco sobre masonita.


EL HOMBRE EN LLAMAS

Medidas: la escena del hombre en llamas mide m. 11 de largo y se encuentra a unos 27 metros del suelo.

Pintado al fresco, entre 1938 y 1939.

Se encuentra en la Cúpula del Hospicio Cabañas, hoy Instituto Cultural Cabañas, en Guadalajara, Jalisco.


DESCRIPCIÓN
:“El Hombre en Llamas” es colocado en el centro del Instituto, que Orozco pintó junto con los 53 frescos de las paredes y cielorraso del mismo.

Representan el mundo prehispánico, con sus rituales primitivos y sangrientos al sacrificar seres humanos, y en una sociedad que parece vivir y actuar dentro de normas inflexibles, al margen de toda compasión.

En oposición se encuentra la conquista española, representada de manera más objetiva que la de Diego Rivera, y de otros muralistas, al mostrar sus lados positivos y negativos: luchas, destrucciones, muerte que afectan ya sea a los españoles como a los indios, pero también la introducción de la ciencia en oposición a la superstición, y de la caridad cristiana en oposición a la crueldad de la religión autóctona.

El obispo español Juan Cruz de Cabañas, fundador del Hospicio, simboliza la caridad; una rueda representa la civilización occidental y aparece en forma de astro rutilante, mientras los caballos parecen transformarse en máquinas, en robots, como una metamorfosis de la conquista a la industria, a la mecanización y a la moderna sociedad mexicana.

Quizás bajo la influencia filosófica de Ortega y Gasset, Orozco ve también en las masas mundiales, despersonalizadas y enajenadas, un peligro para su evolución futura. Las masas sin cabeza, violentas, movidas por unos ideales representados por banderas, se encuentran a la merced de demagogos y dictadores.

De esta sociedad moderna Orozco condena las injusticias, la corrupción, la venalidad y la traición, mientras va reapareciendo la barbarie, la ignorancia y las luchas fratricidas.

En la cúpula del Hospicio, Orozco llega a su conclusión: el hombre. Un hombre desnudo caminando y envuelto en llamas, visto de escorzo, desde sus pies hasta arriba, sobre un fondo ardiendo. Alrededor de él hay otros tres desnudos tendidos, cuyos cuerpos aparecen casi totalmente o tan sólo en partes.

En perspectiva y matizado por el claroscuro, que destaca poderosamente los volúmenes, uno de los hombres muestra su rostro, y sus brazos y piernas, que siguiendo la redondez de la cúpula casi se tocan con los de otro hombre cuyo rostro es captado de perfil, mientras un tercer hombre yace debajo del primero, apenas se distinguen partes de su nuca, las manos y algo del cuerpo tendido hasta tocar el del segundo hombre.

ELEMENTOS FORMALES: los cuatro hombres tienen tonalidades de color gris-metálico, con pinceladas blancas que graban y enfatizan los rasgos faciales y otras partes de los cuerpos.

Se notan también toques azules y otros, casi imperceptibles, de un rosa diluido. En cambio en el hombre en llamas predominan el rojo encendido, el rosa y matices de azul que contrastan violentamente con los rosas, con los cuales a veces llegan a mezclarse.

El dibujo es sintético, preciso y de trazo duro, marcado, violento.

El hombre en llamas, que parece catapulteado en el vacío, partiendo del círculo donde se encuentran los otros tres seres, se libra en el espacio convirtiéndose en fuego.

El blanco puro, o el blanco revuelto con el gris, el rojo y el azul, proporcionan efectos de luz que enfatizan el dibujo y, al mismo tiempo, proporcionan una mayor carga dinámica.

JUICIO CRÍTICO: al parecer Orozco quiso representar los cuatro elementos que, según Empédocles, forman todas las cosas: la tierra, simbolizada por el hombre semivisible; el agua, por el hombre de mirada penetrante; el aire, que es Éolo, dios del viento, cuyo rostro de perfil apenas muestra una mirada que se pierde a lo lejos, y el fuego que es el hombre en llamas. Cuatro elementos eternos e inmutables, agitados por el amor y el odio, cuyos encuentros, luchas, separaciones y combinaciones dan vida a todo lo que existe en el universo.

La lucha constante entre el amor y el odio crea la historia del mundo.

Un día el amor vencerá definitivamente y entonces todo regresará a formar la unidad inicial, armoniosa y eterna, que se había perdido un tiempo a causa de la aparición del odio.

Algunos críticos interpretan el mural como una glorificación de los cuatro elementos, otros ven en cada una de las figuras una simbología inherente al hombre mismo: el hombre teológico (que simboliza la tierra), el cual despierta en el mundo y convierte en dioses los fenómenos naturales que no comprende; el hombre metafísico (que simboliza el viento), el cual empieza a tener conciencia, reflexionando sobre la realidad del mundo; el hombre científico (que simboliza el agua), el cual analiza los fenómenos, los objetos, penetrando con su razón en sus esencias. Finalmente el hombre de fuego que debería simbolizar a Prometeo, el que rebelándose a los dioses entregó a los hombres la chispa del fuego, la cual representa al mismo tiempo la razón y la libertad.

Así el hombre, ya libre, crea las artes en su constante lucha de superación; el hombre hecho fuego de pasiones, de anhelos de conquistas, pero sobre todo dueño de su vida, de su destino y de sus decisiones.

Como escribió Esquilo en su “Prometeo Encadenado”: “¡...caiga, pues, el afilado rizo del fuego; conmuévase el etéreo con el estampido del trueno y el huracán de los vientos desatados; qué invadan las olas del mar con bárbara furia los celestes caminos de los astros; qué arrastre mi cuerpo el irresistible torbellino de la necesidad hasta el fondo del negro Tártaro: como quiera no podría matarme!”.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
La vida y muerte de la cantante han inspirado la escritura de dos textos que saldrán al mercado próximamente
01.21.2013 · De Neniita
Franklin Chang Díaz es un astronauta (retirado en julio de 2005) y físico, costarricense de nacimiento. Fue el primer astronauta latinoamericano de la NASA, el tercer no norteamericano del hemisferio ...
10.13.2010 · De tugentelatina
László József Bíró, conocido en la Argentina como Ladislao José Biro (n. Budapest 29 de septiembre de 1899 - m. Buenos Aires 24 de noviembre de 1985), fue un inventor y periodista húngaro, nacionaliza...
10.13.2010 · De tugentelatina
Crodowaldo Pavan (1919), es un biólogo brasileño especialista en genética. Él fue le primero en probar que la estructura de los genes y cromosomas no son constantes y pueden sufrir modificaciones por ...
10.13.2010 · De tugentelatina
Baruj Benacerraf es un venezolano que ganó el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1980, por sus descubrimientos relacionados con estructuras determinadas por la genética en la superficie de la cé...
10.13.2010 · De tugentelatina
Autor
tugentelatina
El sitio de los Latinos en USA
10.13.2010 14:54 (10.13.2010)
2298 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Ver todos los Artículos de tugentelatina
Calificación
0 votos
Recomiendalo