Varias desafortunadas personas, una por una, entran a un elevador. De pronto, se apagan las luces y viven momentos de inseguridad, miedo e incertidumbre con esta aparente falla técnica... Cuando regresa la electricidad unos segundos después, de la nada está con ellos en la cabina del ascensor una tenebrosa niña fantasma a su lado, con el cabello despeinado, un camisón viejo y una muñeca sucia de plástico, dándoles un grito de ultratumba. Por supuesto, todos entran en pánico ante tal espectral visión.

Se trata de una broma en video de un popular programa de Brasil de Silvio Santos, que está rápidamente dando la vuelta al mundo y está arrasando en Internet, con más de 8 millones de visitas en tan sólo un par de días.