Descripción
Cachalotes: un proyecto para estudiar

Cachalotes: un proyecto para estudiar al depredador más grande del mundo


El cachalote es el depredador más grande del mundo: los machos pueden llegar a medir nada menos que 18 metros y a pesar 60 toneladas, y las hembras alcanzan una longitud de 12 metros. Se comunican mediante ecolocalización, emitiendo sonidos que se pueden transmitir hasta 10 kilómetros de distancia y sirven para orientarse, encontrar comida y socializar con otros individuos. Además, estos cetáceos realizan inmersiones para buscar alimento que pueden durar dos horas, y alcanzan profundidades de uno o dos kilómetros.
Este gigante marino se encuentra presente en todos los océanos del mundo excepto en las zonas polares. En las aguas que rodean al archipiélago canario, profundas y ricas en alimento, encuentra una zona óptima para comer y reproducirse. De hecho, en Canarias se encuentran hembras con crías durante prácticamente todo el año.

Un animal vulnerable

El cachalote se encuentra clasificado como "especie vulnerable" por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Entre las principales amenazas que ponen en peligro a la población de cachalotes en Canarias se encuentran la contaminación acústica, la presencia de plásticos a la deriva en el océano y las colisiones con los barcos que transitan entre las islas del archipiélago. Según WWF, ocho de cada diez cachalotes mueren tras un choque con dichas embarcaciones, si bien los representantes de Fred Olsen, una de las principales navieras que realizan este servicio, afirman no tener constancia de los mismos.
Para ampliar el conocimiento y obtener datos científicos sobre la situación del cachalote en el archipiélago canario, WWF, la Sociedad para el Estudio de los Cetáceos en el Archipiélago Canario (SECAC) y Obra Social Caja Madrid han puesto en marcha un proyecto de estudio de la especie. El objetivo: buscar soluciones a las principales amenazas y concienciar a la población local de la importancia de la conservación de los cachalotes y de toda la diversidad de cetáceos del entorno de las Islas.


Estudio científico de los cachalotes

¿Cómo estudiar a un animal que pasa la mayor parte de su tiempo sumergido? Por desgracia, gran parte de la información sobre estos gigantes marinos se obtiene de los animales muertos que aparecen varados en las costas. Cuando se encuentra un cachalote varado, los científicos le practican una autopsia en la que se analiza, entre otras cosas, el contenido estomacal, que aporta datos sobre la dieta de estos cetáceos. Por ejemplo, en muchos cachalotes aparecen picos de calamares gigantes, que al ser de quitina no se digieren bien y se acumulan en el estómago. De los animales varados también se extraen pequeños tacos de grasa en los que se han encontrado, en numerosas ocasiones, restos de metales pesados y polímeros de plástico procedentes de la contaminación marina.

Los cachalotes pueden pasar hasta dos horas sumergidos bajo el agua. Para saber si un individuo está cerca del barco, los investigadores emplean unos aparatos denominados hidrófonos, que consisten en micrófonos sumergibles que registran los sonidos que emiten los cachalotes para localizar a sus presas a diferentes frecuencias. Una vez localizado el animal, el barco puede esperar, siempre a una distancia que no interfiera con la actividad del animal, a que este termine su inmersión y salga a la superficie para descomprimir.

 

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
Betzy
betzyvj
01.14.2013 06:58 (01.14.2013)
801 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
2 votos
Recomiendalo