En el aeropuerto de la ciudad Fuzhou fueron cancelados ciento cuarenta y dos vuelos. La velocidad del viento alcanza los ciento dieciocho kilómetros por hora. Cerca de cinco mil quinientos soldados fueron puestos en alerta máxima. La altura de las olas cerca de la costa del mar de China Oriental alcanza los diez metros.

Mientras tanto, debido al deslizamiento del suelo se ha interrumpido el tráfico en el noroeste de China. Cerca de cien turistas han quedado aislados del mundo exterior.


Fuente obtenida de  http://spanish.ruvr.ru