Descripción
Claves para tener exito con las mujeres

Ahora que está aprendiendo a sentir la sensualidad está preparado para empezar a aprender cosas sobre el romanticismo. Le presentamos las seis claves para tener un comportamiento romántico con las mujeres:

 

 

1. El amor es generosidad, nunca una necesidad

En el tercer capítulo le hemos mostrado cómo saciar sus necesidades sin hacerlo a través de las mujeres. Pero, ¿cómo convertirse en un hombre generoso? Cuando está siendo romántico, debe centrarse en la mujer, no en usted. Tiene que esforzarse por ella, no al revés. Así tiene que ser su generosidad en una cita.

 

Al principio, seguramente será duro centrarse en ella. Puede resentirse por tener que hacer todo el trabajo previo para una cita, puede sentir que ella se está dando cuenta de los riesgos que está tomando para flirtear con ella y conseguir una cita. Olvídelo. Después de que haya practicado durante un tiempo a ser generoso, comprobará que es mucho más diverti­do que enojoso. Si se derrumba, recuerde que lo está haciendo por una razón. Si es sensible, dulce y generoso, hará que se derrita su corazón e ini­ciará el camino hacia el sexo. Pero no se preocupe: usted no es sólo una máquina de dar, sin necesidades. No queremos que sea masoquista o un hombre que lo da todo pero que no recibe nada. En los próximos capítulos le enseñaremos cómo cortar con una mujer que no le da nada a cambio y cuándo hacerlo. Pero, por ahora, debe hacer el trabajo previo. Ella no lo hará, y si usted tampoco lo hace, no tendrá éxito.

 

La generosidad es en realidad uno de los principios básicos para ser un hombre poderoso. Los hombres que merecen respeto no son tipos

 

necesitados. Son hombres maduros, que saben cuándo dar y cuándo reci­bir y que no buscan a la gente, especialmente a las mujeres que desean, para cuidarla.

 

Uno de los problemas que nosotros comprobamos es que los hombres modernos se preocupan tanto en intentar ser «agradables» que no saben defenderse del mundo. Parecen débiles, derrotados, y se comportan de una manera demasiado intelectual con las mujeres. Pero el polo opuesto, comportarse como un «macho», tampoco funciona. Es una muestra de debilidad intentar forzar a una mujer para que haga algo. Un hombre poderoso es persuasivo y romántico, no es ni demasiado dominante ni demasiado agradable.

 

Por ejemplo, si usted parece necesitado e intenta que ella le agradezca que sea tan bueno con ella, probablemente, y con razón, pensará que sólo la quiere manipular. Ser generoso, pero no masoquista, marcará la diferencia.

 

2. El amor implica paciencia

Cuando está creando la perfecta situación romántica no debe presionar a una mujer. A nadie le gusta ser paciente, pero durante la seducción es nece­sario serlo. No hay nada que desilusione más rápido a una mujer que un hombre con claras intenciones de mantener relaciones sexuales con ella. No es muy romántico, que digamos. Ser impaciente es devastador después de una velada de seducción. Si la presiona mucho, al final de la cita, ella creerá que ha estado toda la noche planeando acostarse con ella. Destroza­rá todo el trabajo que haya hecho hasta ese momento. La solución es aprender a ser paciente y a dejarse llevar.

 

Jason, por ejemplo, echa a perder todas sus citas porque es demasiado impaciente e intenso con las mujeres. En vez de ser paciente, siempre va directamente al sexo. Le iría mejor si tuviera un poco más de paciencia.

 

En su última cita, llevó a Catherine a cenar y luego a una discoteca. De inmediato empezó a bailar de forma grosera con ella, presionando la pelvis con sus caderas. Se equivocó al no darse cuenta de que a ella no le gustaba y no se separó de ella. De hecho, le estaba haciendo daño al presionar tan fuerte la pelvis. Más tarde, cuando estaba realmente enfadada, le contó la verdad. «¿Por qué no me has dicho que te estaba haciendo daño? Ni me había dado cuenta», le dijo sinceramente.

 

Jason se comportó como lo que nosotros llamamos un «idiota». No tenía ni idea de cómo enamorar a una mujer o seducirla. Se comportaba con las muj eres como si todavía fuera un adolescente. Todavía quería y deseaba tener una gratificación instantánea sin ser sensible o paciente. Todos hace­mos estupideces como Jason, y hasta que no nos damos cuenta seguimos haciéndolas y equivocándonos. Recuerde: sea paciente y aventúrese hacia el sexo al mismo ritmo que ella.

 

  1. Para enamorar a una mujer debe apreciarla de verdad

Como ya hemos comentado, debe centrarse en ella. Su trabajo consiste en enamorarla y en proporcionarle los sentimientos románticos que ella desea. Empiece halagando su belleza, sus ojos, su inteligencia, su pelo o su apartamento. Debe entender que una mujer se preocupa mucho de su apa­riencia. Se pasa horas peinándose para estar simplemente «bien». Utiliza un sujetador extra-especial para llamar su atención, lleva el perfume que cree que lo atraerá, se pone la pulsera adecuada para que haga conjunto con los zapatos. Si usted es capaz de darse cuenta de estos detalles tan fáci­les de olvidar, la impresionará de verdad.

 

También puede halagarla centrándose en los detalles de su propio aspecto. Aunque a usted no le importe si los calcetines hacen juego con la corbata, a las mujeres sí. Vuelva de nuevo al tercer capítulo y asegúrese de que presta atención a todos los detalles románticos de su propio aspecto.

 

Los reyes del romanticismo como Casanova saben cómo halagar la belle­za de una mujer y cómo hacerla sentir la persona más especial del inundo. Usted también lo puede hacer. Halagando los detalles de su aspecto, la con-vence de que es la única persona en el mundo con la que querría pasar la noche, aunque no sea necesariamente cierto. Cuando se dé cuenta de que piensa tanto en ella, probablemente lo «recompensará» acostándose con usted.

 

  1. El amor debe ser sorprendente e imaginativo

¡Cuidado! Este punto es muy importante y le servirá en todos los pasos de la seducción. Cuando le explicamos cómo crear una «estrategia de seducción», insistimos en que entendiera que el romance debe tener algo

 

de sorprendente e imaginativo. Esfuércese en proporcionarles a las muje­res experiencias sorprendentes y fuera de lo normal y tendrá a casi todas las mujeres que desee. Hágalo dándoles sorpresas y haciendo cosas que nor­malmente no haría.

 

Las sorpresas. Las situaciones románticas inesperadas suelen ir acompa­ñadas de sorpresas. Empezamos este capítulo contándole el ejemplo de la romántica noche que pasaron Simón y Molly. Una de las razones por las que la noche salió tan bien fue porque Molly no tenía ni idea de lo que iba a suceder en cada momento. Simón, al llenar la noche de sorpresas, fue capaz de situarla en otro mundo fuera de lo habitual, de la rutina diaria.

 

Hacer cosas que normalmente no haría. Una mujer a la que entrevista­mos nos dijo: «si un hombre conquista mi imaginación y mi mente, puede tener el resto». Cuando prepara actividades que normalmente no haría, le muestra a la mujer con la que está que es divertido, aventurero y, lo más importante, que se esfuerza en salir de lo común para hacerla sentir bien. Cuando planee una velada romántica, añádale unos granitos de imagina­ción y de sorpresa: llévela a una nueva zona de la ciudad después del cine o a un bar diferente después de dar un paseo romántico. Quiere que se sien-ta como una reina, una princesa o como la protagonista de una película. Preparar una velada romántica y diferente es una magnífica forma de con-seguirlo.

 

Una mañana, antes de irse a trabajar, Steve le dijo a su mujer, Ruth, que después del trabajo fuera a casa y se preparara para una noche salvaje. Aquella noche, él le explicó que durante el resto de la noche simularían ser de otro país. Steve se convirtió en «Ricardo», un latín lover. Ruth se convirtió en «Natasha», una espía rusa. Se vistieron con trajes elegantes y «decidie­ron» conocerse en el vestíbulo de un bar de la ciudad.

 

«Ricardo» vio a «Natasha» fuera del bar. Luego entró unos minutos más tarde. Procedió a intentar «ligársela». Usó un acento falso y le ofreció in­vitarla a una copa. Ella era una «mujer fatal». Estuvieron horas jugando a este flirteo. Había otros hombres en el bar que se acercaban a «Natasha» porque ella estaba espléndida. «Ricardo» tuvo que competir para llamar su atención. Esto le añadió más morbo a la velada. Estuvieron bailando y «Ricardo» la besó. «Fue tan sexy y provocativo», le dijo más tarde Natasha. «Mi marido y yo acostumbramos a ver la televisión por la noche. A menudo parece difícil recrear la frescura y la espontaneidad. Era muy fácil cuan-do empezamos a salir, pero ahora es todo lo contrario. Cuando empezamos

 

a usar nombres falsos y a flirtear, volvió toda la diversión y la atracción sexual que había entre nosotros cuando nos conocimos. Aquella fue una de las noches más divertidas de mi vida». Después del baile, «Ricardo» la llevó a casa. Pasaron una larga noche de desenfreno. Tomando una identi­dad falsa, crearon una velada romántica, memorable e imaginativa.

 

5. El amor es confianza

Si quiere arruinar un momento romántico, una cita o una conversación, compórtese como un hombre sin confianza y sin coraje. Un hombre que quiere convertirse en el rey del romanticismo debe ser capaz en todo momento de tener confianza en sí mismo cuando está con una mujer. Esto no implica ser dominante o controlador. Un hombre con confianza toma de-cisiones, es capaz de satisfacer las expectativas de una mujer y no defiende a capa y espada su sexualidad o sus deseos.

 

Por ejemplo, Ken representa al típico hombre sensible. Rara vez da él el primer paso y le da vergüenza que una mujer lo toque en público. Aunque tiene 35 años parece que acabe de cumplir los veinte. Tiene un buen traba-jo y tiene un buen sueldo, pero hay poca gente que lo respete. Los hombres acostumbran a pensar que es un títere, que no tiene opiniones propias y que está más preocupado por saciar las necesidades de los demás que sus propios deseos. Cuando le propusimos que dijera cosas románticas en una cita, no sabía cómo podría decirle algo romántico a una mujer. Estaba con-vencido de que se ofendería. Por esa razón, Ken no se había acostado con nadie en los últimos tres años. Para empeorarlo más, su última novia hacía que le comprara regalos, que le prestara su tarjeta de crédito e inclu­so que le robara dinero a sus padres. Ken es el clásico hombre moderno sensible que, al ser incapaz de tener confianza en él mismo, se convierte en una víctima de las circunstancias.

 

Isaac, en cambio, tiene mucha confianza. Aunque no era algo natural en él, ha aprendido a enamorar a las mujeres y a preparar veladas románticas con mucho éxito. Y todavía mejor, puede acostarse con una mujer siempre que quiera.

 

Isaac ha estudiado nuestros consejos y ha aprendido a tener confianza en las citas con las mujeres. «A menudo estoy nervioso antes de una cita e incluso muchas veces cuando estoy con la chica. Pero no dejo que me con-trole. Conozco los siete hábitos de los seductores con más éxito y los he memorizado. Me acuerdo de ellos cuando estoy nervioso y las mujeres con­tinúan estando interesadas en mí.»

 

En concreto, Isaac tiene confianza al regalarle a una mujer una postal, al pagar la cuenta, al abrirle la puerta, al dar el primer paso, al besarla, al tomar decisiones y al pedirle que salga con él.

 

Puede estar pensando: «¡Espera un momento!» ¡Sólo me dijisteis que fuera paciente! ¿Ahora me estáis diciendo que tenga confianza y coraje? ¿En qué quedamos?». La verdad es que usted debe ser paciente y también tener confianza. Mientras está esperando que ella esté lista para ser su amante, debe tener confianza y estar seguro de que todo irá bien, de que usted es perfecto y de que no importa lo que pase mientras la seduce. Esta confianza le hará tener la capacidad de ser todo lo paciente que ne­cesite ser.

 

6. Detalles

Ya sabemos que es totalmente redundante que volvamos a comentarle la importancia de los detalles a estas alturas del juego, pero debido a que los hombres somos tan reticentes a integrar las cosas esenciales en nuestras citas, lo volvemos a comentar de nuevo. Los detalles harán que una cita tenga éxito o no. Utilice la frase «tener en cuenta los detalles» como su mantra mientras está preparando una cita.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
En el ejercicio, hombres y mujeres coincidieron con esto: 10 es el número ideal para toda la vida.
01.28.2016 · De tugentelatina
Estudio revela que los conflictos de las relaciones ayuda a crecer más que perjudicarla
01.27.2016 · De tugentelatina
Aunque la Actriz ha estado casada dos veces ,ha tenido romances muy tormentosos.
01.15.2016 · De tugentelatina
Según el periodista y escritor argentino Pedro Solans, el líder revolucionario adelantó, en 1973, el fin del distanciamiento entre Cuba y Estados Unidos.
07.24.2015 · De Claudia_fb2
Esto va dirigido a todos los latino como yo que somos muy trabajadores, tenemos familia, amigos, vamos al gym......Y ESTAMOS EN UNA RELACIÓN NO SE COMO NOS ALCANZA EL TIEMPO???
07.23.2015 · De Claudia_fb2
Autor
tugentelatina
El sitio de los Latinos en USA
11.12.2010 14:53 (11.12.2010)
1224 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Ver todos los Artículos de tugentelatina
Calificación
1 votos
Recomiendalo