Descripción
Como contribuir a un mundo sin Pobreza..Lecciones de quienes menos tienen...

Loreto Carvacho

Un par de semanas atrás acompañé a un grupo de pobladoras de un microcampamento a una actividad en la que venderían jugos naturales. En el camino, nos encontramos con un hombre que pedía plata en la calle. Me sorprendió que de inmediato estas mujeres comenzaron a buscar en sus carteras las últimas monedas que les quedaban, con una sonrisa y un cariñoso “buenos días”, las compartieron con este hombre.

La verdad es que quedé muy conmovida por la actitud generosa de estas mujeres:

¡Qué lección de solidaridad la de estas mujeres! compartir el poco dinero que tenían. Algunas trabajan haciendo “pololos”, otras vendiendo en la feria, por lo que no hay duda que las monedas que compartieron con el hombre significaba para ellas tener menos pan en la mesa esa noche. Con esta actitud estas mujeres hacen carne lo que el Padre Alberto Hurtadopedía a los chilenos “Dar hasta que duela”.

Solidad también significa darse uno mismo y poner nuestras habilidades al servicio de los demás.

El acto de estas mujeres no iba dirigido hacia un conocido, familiar o amigo, sino con un desconocido, alguien que no habían visto nunca y que probablemente no vuelvan a ver. Compartieron lo poco que tenían con un sujeto que no conocían, fueron generosas sin esperar nada a cambio, sólo por la alegría de dar.

Lo último que me llamó profundamente la atención, fue la alegría y el respeto con que donaban su dinero. Lo miraron, saludaron y le desearon un buen día, todo con una enorme sonrisa en el rostro. ¿Cuántas veces pasamos por el lado de quien nos pide limosna y negamos con la cabeza, sin siquiera mirarlo a la cara? ellas no sólo donaron, sino que  lo miraron, se preocuparon por su situación de pobreza y lo ayudaron.

La actitud generosa de estas mujeres me lleva a pensar sobre la solidaridad de los chilenos hoy en día. ¿Cuándo somos solidarios?, ¿nos limitamos a dar dinero o nos comprometemos con causas? En primer lugar, es importante señalar que ser solidario, tiene relación con una actitud frente a los otros, no es solamente dar dinero en la calle o en diciembre para la Teletón. Es también darse uno mismo, entregar de si nuestras habilidades, capacidades, para ponerlas al servicio del otro, por ejemplo a través de un voluntariado, mirando a quienes viven en situación de pobreza y no hacer como que no existen.

Al respecto, el estudio Radiografía de la Solidaridad en Chile e Índice de Solidaridadrealizado por Mide UC, evalúa la solidaridad de los chilenos en términos de tres tipos de ayuda: donación en dinero, donación de objetos materiales y donación de tiempo personal. Los resultados muestran que los chilenos tienden a donar dinero, por sobre objetos materiales y tiempo personal.

Esta actitud solidaria se realiza en la medida que se sienten responsables por el problema de los más pobres; son empáticos con su situación; se identifican con el país, con el voluntariado o con una religión; confían en las instituciones públicas; y han tenido experiencias de contacto con otros grupos sociales.

Independiente de las razones que nos lleven a ser solidarios unos con otros, lo importante a destacar es que en la medida que cada uno de nosotros tenga como propósito ser más solidario, más comprometido y comparta parte de su tiempo con quienes viven en condición de pobreza, este país irá progresando hacia mejores niveles de igualdad y justicia.

Fuente: guioteca.com

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
03.28.2013 20:01 (03.28.2013)
993 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Recomiendalo