Descripción
Como enfrentar a un diagnostico psicológico/psiquiátrico ?

Carol Galleguillos, Equipo de Psicología y Tendencias

Cuando un profesional de la salud nos diagnostica, sin quererlo nos pone una etiqueta. Un cartel que dice “Ud. tiene esto”. Pero ¿qué pasa cuando en vez de considerarlo un “tener” lo consideramos un “soy”? Es decir, cuando dejamos de lado quien realmente somos, y pasamos a SER LA ENFERMEDAD

images_1.jpg

Les pongo un ejemplo común: que se diagnostique a alguien con depresión. Allí, lo que el profesional de la salud mental quiere decir es “tú tienes depresión”, es decir, actualmente estás padeciendo un estado depresivo que te tiene mal. Sin embargo ocurre mucho que tanto a nivel personal como a nivel social, esa persona pasa ser catalogada como “es depresiva”. Es allí, donde pasa de considerarse un estado (tengo depresión) a una identidad (soy depresivo).

El riesgo de hacer esto es múltiple dependiendo tanto el diagnóstico dado, como la persona en cuestión. Si bien es verdad que hay ciertos trastornos que si bien se pueden tratar no son curables, el identificarse a sí mismo con una patología en cuestión no hace sino potenciar los síntomas.

Distinto es cuando a la luz de un padecimiento crónico (por ejemplo esquizofrenia), aceptamos esta condición, y aprendemos a vivir con ella potenciando aquellas otras características que tenemos como individuos, que nos distinguen y a la vez son virtudes en nosotros.

La mejor estrategia de afrontamiento es simple “conócete a ti mismo”. Si sabes quién eres y cómo eres, no importa el diagnóstico que te den, podrás tomarlo como un padecimiento –momentáneo o crónico- que se suma a ti, pero que no modifica ni tu personalidad ni tu ser.

Hay que decir también, que pese a que existen excelentes profesionales, no siempre el primer diagnóstico dado es el correcto, por lo tanto si ocurriese el caso de no ser el acertado, y nos identificamos con ese diagnóstico, estaríamos agravando esta situación de incomodidad y el sentirse mal con ello. Para este caso, se aconseja pedir una segunda opinión y decirlo claramente. En el caso de estar en terapia psicológica, más que poseer un diagnóstico estable y etiquetador, lo importante es estar abierto al cambio y al trabajo constante con quien somos y nuestro entorno. El profesional que trabaje con nosotros no se centrará en un letrero que nos identifique, sino que trabajará codo a codo con nosotros y los padecimientos concretos que tengamos.

Un diagnóstico –bien realizado por cierto- viene a ponerle nombre a aquello que nos incomodaba y no sabíamos qué era. En ese sentido, es un camino que alivia y permite trabajarlo. Si sabemos “lo que tenemos”, podemos realizar las modificaciones necesarias para, o bien superarlo, o bien aprender a vivir con ello de la mejor manera posible. Sin embargo, si vemos que al recibir un diagnóstico, nosotros mismos o un familiar, lo que hace es encasillarse en ese espacio, lo que estamos haciendo no es sino limitar nuestras posibilidades de avance y crecimiento, y definirnos frente a la sociedad como aquello que padecemos en vez de aquello que es una virtud en nosotros.

Si nos centramos en el lado positivo de quien somos, potenciamos que el resto nos vea de la misma manera, y pese a estar pasando un mal momento, seguir siendo uno mismo.

Los invito a primero que todo tener un conocimiento y aprecio a uno mismo, y en caso de necesitarlo, apoyarse en profesionales de la salud mental, para juntos poder superar aquello que nos aqueja.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
Finalmente son el reflejo de los humanos, por lo tanto, las caricaturas también son víctimas de trastornos psiquiátricos y psicológicos que afectan sus relaciones con los demás personajes de la trama. No importa el orden en que aparecen, todas tienen la misma importancia y el mismo trasfondo: una in…
05.27.2014 · De Ytobias2004
Autor
Jeremy
Bienvenidos a Mi Espacio Cybernetico.
05.07.2013 09:36 (05.07.2013)
365 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Recomiendalo