Descripción
Conoce cual es la DIETA PERFECTA..

Autor: Gabriela Lara Corsalini, Fuente: Redacción

Si estás cansado de luchar con dietas imposibles de seguir y súper restrictivas, que te hacen sentir cansado y sin energía. ¡Checa estos sencillos y prácticos consejos!

Tras años y años de probar todo tipo de dietas, la dieta de la piña, la dieta del huevo, la dieta de la toronja, la dieta de las proteínas, etcétera, etcétera por fin hemos encontrado lo que creemos que es el hilo negro de todas las dietas y le hemos llamado "la no dieta".

nutricion-dieta-perfecta-estos-sencillos

Con ayuda de un especialista diseñamos una dieta basada en los siguientes consejos y tips:

1. Los carbohidratos son adictivos. Sí. Si pensabas que no tenías ninguna adicción porque no fumas, no tomas y no le haces a las drogas, estás equivocado. Todos los carbohidratos, buenos o malos causan adicción. Es por eso que nos cuesta tanto trabajo no acompañar un huevito estrellado con una rebanada de pan o una tortilla. Y por cierto, ya que estamos en el tema de la adicción, también la comida chatarra es adictiva. Las grandes productoras de comida chatarra conocieron un ingrediente que ayuda a darle ese delicioso sabor a una bolsita de papas: el glutamato monosódico. Además de ser un saborizante artificial que ayuda a que no puedas comerte solo una, el glutamato monosódico es altamente adictivo.

Toma en cuenta este punto antes de empezar una dieta. ¿Conoces a alguien que haya logrado dejar de fumar mientras sigue fumando? Lo mismo pasa con las demás adicciones, y los carbohidratos no son la excepción. Así que cómelos con moderación, prefiere siempre los cereales integrales y recuerda que hay muchos otros alimentos que contienen carbohidratos, como la fruta, los lácteos y las leguminosas.

2. Solo se trata de pensar. Esta dieta no se trata de llevar una cuenta de cuántas calorías consumes en un día. Tampoco se trata de que no puedas ir a un restaurante porque nada está cocinado de acuerdo a lo que requieren tus menús. Mucho menos tienes comida pre-empacada. Se trata simplemente de pensar. Te damos un ejemplo: si desayunaste molletes, evita comer pizza y cenar pasta. Trata de llevar una alimentación lo más balanceada que puedas, tomando siempre en cuenta el punto número 1 de este artículo.

3. No le llames dieta. Cuando tú le dices a una o varias personas que estás a dieta una de las siguientes puede ser su reacción:

  • ¿Dieta? ¡Pero si no lo necesitas!
  • ¡Uy! ¿Entonces ya no vas a poder comer pastel?
  • ¿Llevas tu comida especial a todos lados?
  • Mejor nos olvidamos de ir a un restaurante, ¿verdad?

Invariablemente alguien a tu alrededor tomará la iniciativa de convertirse en la policía de la dieta, evitando que te comas un heladito de postre ese día que se te antojó muchísimo, o juzgándote si lo haces. Es por eso que no nos gusta llamarle dieta, ni decirle a la gente que estamos a dieta. Si necesitas el apoyo de alguno de tus seres queridos puedes mencionarle que estás tratando de comer más saludable, pero dejando claro que las decisiones sobre qué comer y qué no comer son completamente personales. Si no necesitas ese apoyo, evita mencionarlo.

4. Come lo extraordinario en momentos extraordinarios. Si casualmente estás a dietaen tu cumpleaños, no hagas que todos tengan que celebrarte con una gelatina light porque no puedes comer pastel. Elige qué momento es lo suficientemente extraordinario para comer lo extraordinario. Recuerda el dicho "una vez al año no hace daño". Simplemente evita comer lo extraordinario en 2 comidas continuas o durante 2 días seguidos porque entonces regresa la adicción.

5. Toma mucha agua. Esto se escucha en todos los medios, en todas las campañas publicitarias de todos los productos de dieta, y tiene una razón de ser. Además de ayudarte a limpiar tu cuerpo de toxinas y de ser la bebida más sana que puedes tomar (en unos momentos hablaremos acerca de los refrescos y otras bebidas), te ayuda a sentirte lleno. ¿Sabías que muchas veces el hambre que sientes es en realidad sed? Cuando tengas un ataque de ansiedad o de hambre, prueba tomando un poco de agua, la mayoría de las veces el hambre y la ansiedad desaparecerán. Empieza todas tus comidas con un vaso de agua y verás que vas a comer menos.

6. Come proteínas. Las proteínas te harán sentir lleno por más tiempo. Asegúrate de incluirlas en cada una de tus comidas principales. Verás que poco a poco la necesidad de comer entre comidas desaparecerá, junto con el apetito voraz con el que llegabas a la hora de la cena. Elige proteínas magras frente a proteínas con grasa. Consulta a tu médico para saber qué tipo de proteínas son más recomendables de acuerdo con tu estilo de vida y posibles problemas de salud.

7. Escucha a tu cuerpo. No sigas un esquema de comidas perfectamente organizado. No todos los días tendrás hambre a media mañana o a media tarde. Asegúrate de comer al menos 3 veces al día, pero olvídate de colaciones innecesarias.

8. Evita la sal. Los alimentos que consumimos generalmente cubren con nuestros requerimientos diarios de sal. Si además de eso le agregas sal o sazonadores con alto contenido de sodio estás duplicando o, en algunos casos, triplicando, el requerimiento diario de sal. Esto terminará por tapar tus arterias y ocasionarte problemas cardiacos en un futuro no muy lejano. Adicionalmente, la sal hace que retengas líquidos y esto te hará ver un peso más elevado en la báscula, ¿para qué querrías sufrir tal tortura?

9. Aléjate de los lácteos. Cada vez hay más estudios (http://www.pcrm.org/health/diets/vegdiets/health-concerns-about-dairy-products) que señalan que los lácteos no son necesarios en la alimentación diaria. Y en algunos casos terminan siendo más perjudiciales que saludables por su alto contenido graso. Si eres súper fan de tomarte un vaso de leche en las mañanas o de usarla para acompañar tu cereal o el café, elige lácteos bajos en grasa o light.

Y ya que estamos alejándonos de cosas, aléjate también del azúcar. Aunque tu paladar tardará en acostumbrarse a la falta de azúcar en tu alimentación diaria, eventualmente se acostumbrará y verás que tu café o té realmente no necesita azúcar.

10. Haz ejercicio. No importa qué ejercicio elijas, simplemente haz algo que te mantenga en movimiento al menos durante 45 minutos diarios. Baila mientras tiendes la cama, sube y baja en puntas mientras lavas los platos o camina cada media hora mientras trabajas. No importa lo bien que comas o cuánta azúcar evites en tu vida, sin hacer ejercicio el esfuerzo no servirá de nada.


Estos son simplemente unos tips que nosotros en ComeRico hemos comprobado que ayudan a disminiuir problemas de salud y bajar de peso sanamente. Recuerda consultar a un especialista antes de empezar cualquier régimen alimenticio.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
La joven de 25 años, que sufría una cardiopatía, se sometió a una estricta dieta para estar a la altura del concurso, con la que adelgazó 30 kilos.
04.13.2014 · De ismael
Estas dietas, lejos de ayudar a obtener de manera saludable los resultados deseados, ponen en riesgo la salud ocasionando enfermedades como la anemia, gastritis, úlceras y además generar la aparición de desórdenes alimenticios que pueden llevar a la muerte.
02.11.2014 · De Rosy
Nueva York. (EP).- Investigadores de Microsoft han desarrollado el prototipo de un sostén inteligente que integra sensores fisiológicos que buscan monitorear la actividad cardiaca de la mujer para detectar su estado de ánimo y combatir los atracones de comida.
12.06.2013 · De gisellesabillon
Volviste de las vacaciones con unos kilos de más. No es extraño teniendo en cuenta que en la época estival se relajan las costumbres y se come más y, en ocasiones, peor.
10.20.2013 · De Rosy
La cantante presume de espectacular pérdida de peso.
10.14.2013 · De gisellesabillon
Autor
Alfredo
Hola mi gente latina
04.30.2013 09:38 (04.30.2013)
310 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Etiquetas
Recomiendalo