Descripción
Cultivar hortalizas y mas pero SIN TIERRA en tu balcon o en el patio de casa

ESPACIOS VERDES EN LA CITY

Tener una huerta propia, y más cuando se vive en un departamento en el centro de la ciudad, es el deseo de muchos. Sin embargo, el tiempo y los cuidados que exigen, sumado a la falta de espacio, hacen que muchas veces no sea posible. Las huertas hidropónicas pueden ser una opción: son ideales para sitios urbanizados, ya que pueden instalarse en espacios pequeños como balcones, patios, terrazas e incluso en los interiores.

¿De qué se tratan estas huertas? Se basan en cultivos sin tierra, en los que las plantas reciben los nutrientes que necesitan por medio del agua. Para esto, se instalan estructuras especialmente diseñadas con una bomba pequeña que asegura un permanente suministro del agua.

“Como las plantas reciben los nutrientes directamente a través del agua, se acortan significativamente los tiempos de cultivo. La tierra es remplazada en este tipo de huertas por un sustrato inorgánico (turba, por ejemplo), por lo que se protege a las plantas de todas las enfermedades y plagas provenientes de la vida orgánica tales como hongos, bacterias o insectos y  no es necesario utilizar abono ni agroquímicos. Los alimentos cultivados se pueden consumir en el momento y son altamente ricos en vitaminas y minerales”, explicó el ingeniero agrónomo Agustín Casalins, especialista en cultivos hidropónicos y líder del proyecto Verde al Cubo.

La hidroponia es una forma de cultivo que puede aplicarse a cualquier tipo de plantas, ya sea para consumo o decorativas, y puede practicarse tanto en espacios abiertos como cerrados. Verdes como rúcula, albahaca, lechuga, radicheta o distintos tipos de especias son sólo algunos ejemplos de todo lo que puede cultivarse.

Esta modalidad reducen el tiempo de labor y dedicación a la huerta a menos de una hora por semana. Los tiempos de cosecha son progresivos, por lo cual cada persona cosecha en el momento en que desea consumir determinado alimento (una vez por día, una vez por semana, etc.). Las plantas primarias sombrean a las tardías, por lo que se asegura un crecimiento escalonados y cosechas secuenciales; por lo tanto, no es necesario sembrar una variedad más de una a tres veces por año. “Otra ventaja a tener en cuenta es que las lluvias, si bien pueden diluir una mayor cantidad de agua en los nutrientes, no afectan los sistemas; ya que los mismos son circuitos cerrados de riego: no se pierde agua, sino que se almacena y recicla para el consumo continuo del cultivo”, explicó el ingeniero agrónomo.

Un poco de historia

Los orígenes de la hidroponia se remontan a cientos de años atrás. Los Jardines Colgantes de Babilonia, los jardines flotantes de los aztecas en México o aquellos de la China imperial son ejemplos de este tipo de cultivo. El primer registro escrito de la hidroponia data del año 1.600, cuando Jan Baptista Van Helmont, un químico, físico, alquimista, médico y fisiólogo flamenco que demostró que las plantas obtienen sustancias a partir del agua, sea esta del suelo o suministrada.

A comienzos de 1940, la técnica demostró gran utilidad cuando las aplicaciones de los cultivos hidropónicos permitieron proveer de alimentos a las tropas estacionadas en las islas incultivables del Pacifico. Posterior a la Segunda Guerra Mundial se estableció el primer Proyecto tecnológico en la isla de Chofu, en Japón. Luego los cultivos hidropónicos se expandieron en plan comercial a en todo el mundo en los años ‘50 en países como Italia, España, Francia, Inglaterra, Alemania, Suecia, Rusia e Israel.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
03.17.2013 16:54 (03.17.2013)
4924 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
1 votos
Recomiendalo