Descripción
Cómo saber si mi hijo es independiente

Cómo criar bebés y niños más independientes



Cómo saber si mi hijo es independiente

Aunque uno como padre esperaría a que los hijos crezcan para determinar si las bases fueron las correctas y pudimos lograr criar jóvenes independientes, desde muy pequeños podemos ver ciertas conductas o características que nos indican si vamos por buen camino, pues recordemos que es en edades muy tempranas donde la educación y estimulación ejercen mejor efecto.

Actos tan simples como que nuestro pequeño tome el biberón por sí mismo, avise que ha hecho del baño o quiere hacer a edad temprana (siempre y cuando no tenga algún impedimento motor o psicológico), que juegue solo y lo disfrute, que intente tomar las cosas que desea por sí mismo antes de pedir ayuda a mamá o papá, que no tenga miedo de saludar a terceras personas, que intente expresarse, que controle sus emociones cuando algo no pasa como él quiere, por ejemplo, su torre de cubos se caiga o mamá esté al teléfono y quiera atención...

Todos estos pequeños detalles nos indican que nuestros hijos van por buen camino y, según su etapa y posibilidades, han desarrollado cierta independencia en la que podemos trabajar para fortalecer y mejorar.

Motivar la independencia en niños


Como bien mencionaba antes, el amor no tiene nada que ver con el apego, aunque mi pequeño tiene un atraso motriz y de lenguaje no es impedimento para motivarlo a comunicarse o intentar alcanzar su carrito, por ejemplo. Uno como padre puede estar siempre al lado de su hijo dándoles el respaldo y seguridad pero mostrándoles el mundo por sí mismos sin que esto interfiera en hacerles saber cuánto les amamos.

Pequeños detalles hacen la diferencia, y con esto podemos motivar a nuestros pequeños a una vida más independiente y por ende más satisfactoria para ambos. No alimentes sus rabietas; si tu hijo llora y patalea pero tú sabes que no es más que un capricho, no sucumbas a éste, muéstrale que de esa manera no va a lograr nada.

Otro error que solemos cometer es el de correr o escandalizarnos cuando tiene un accidente ligero, llámese a éste tropezarse o golpearse con algo. Si bien nuestro instinto es el de protegerlos, debemos trabajar junto a ellos y dejarlos levantarse solos, observarlos, que sepan que estamos ahí pero sin que tengan que correr a nuestros brazos cada que esto ocurra. Evalúa la gravedad del accidente, motívalo a que se vuelva a parar o que siga jugando, que nada pasó, claro, no sin estar al pendiente y revisarlo.

No hagas todo por él o ella, a veces incluso en los juegos optamos por terminar de construir el castillo o armar el juguete; mejor muéstrale cómo, pero siempre deja que lo haga por sí mismo, sea como sea el resultado. Conforme vaya creciendo tu hijo, introduce esta conducta a todas las tareas del hogar, que tienda solo su cama, que te ayude a recoger sus juguetes, etc., siempre dándole una muestra de que lo está haciendo bien y que puede preguntarte o pedirte ayuda si realmente la necesita.

De esta manera, estaremos criando niños independientes desde muy pequeños y créanme, aunque uno quisiera tenerlos abrazados y protegidos por siempre, mientras más independientes sean, mejor preparados para el mundo exterior.

Esto nada tiene que ver con el amor, un bebé puede estar muy consentido con besos y palabras y a la vez ser autosuficiente, así que cuéntanos: ¿cómo educas a tu hijo para que sea independiente?

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
Betzy
betzyvj
02.04.2013 06:55 (02.04.2013)
888 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
1 votos
Recomiendalo