Descripción
El mexicano Carlos Rivera: "Actuar en 'El Rey León' es el sueño más grande jamás cumplido"

Fue el elegido entre 10.000 candidatos. Y no es de extrañar porque su magnetismo atrapa. No solo por la fe que pone en todo lo que hace. Sino por su naturaleza, optimista y esperanzada. De ahí que Carlos Rivera (Huamantla, Tlaxcala) haya logrado conquistar el corazón de público y crítica durante los dos años que ha interpretado en Madrid a Simba en el musical de El Rey León.

7892-907-550.jpg

Su paso por las tablas madrileñas le ha servido para cumplir el sueño de su vida con solo 27 años. Pero también para recordar que las quimeras pueden ser realidades si uno trabaja a conciencia. Un espíritu que ha llevado a El hubiera no existe (Sony Music), el primer disco que lanza en España y el tercero en México, y en el que de nuevo canta del único modo en el que sabe hacerlo, con una sonrisa sobre los labios.

Éxito absoluto en las más de 650 funciones que llevan del musical en Madrid. A pocas semanas de que Michel Jáuregui lo releve en el papel y se cierre esta etapa, ¿cómo se siente? Estoy con sentimientos encontrados porque por un lado tengo la ilusión de mi nuevo disco, el tercero que lanzaré en México y el primero en España. Pero, por otro, dejo un proyecto que ha marcado mi vida, que me ha dejado muchísimas satisfacciones.

He cumplido un sueño, he vivido dos años en otro país al que he tenido que adaptarme y, de repente, despedirme de golpe será difícil. Gran parte de mi corazón se quedará aquí, en este teatro, en este escenario, en todo lo vivido, en los aplausos de la gente... Pero lo deja para desarrollar su otra vocación, la música... Todo lo que queramos que hacer lo tenemos que hacer ahora, así no nos arrepentiremos" Sin duda. Todo tiene que tener su tiempo, y así como El Rey León tuvo todo mi tiempo, ahora mi disco necesita también todo mi tiempo.

7893-580-535.jpg

Son ciclos de vida. El de aquí se cierra para abrir otro. Y creo que todo está conectado a fin de cuentas porque una cosa me ha llevado a la otra... Haber venido a hacer el musical aquí, me abrió las puertas de la industria discográfica española.

¿Qué ha significado para usted El Rey León? En mi vida personal y artística es incalculable. Podría ir enumerando y no acabaría de las cosas buenas que me deja. En primer lugar, me ha servido para poder construir un personaje basado en los sueños.

 Porque Simba es un soñador incansable que busca su sitio en el ciclo de la vida negándose en un momento lo que es pero después termina aceptándolo y termina tomando esa responsabilidad de ser el rey. Además, he aprendido mucho teniendo a los productores de Broadway guiándome para hacer el papel. ¿Qué te ha aportado en su carrera trabajar en un musical? En la música son muchos menos los trenes que pasan, así que hay que aprovecharlosEl musical me ha dado esa herramienta en la que no solo buscas cantar bonito sino que buscas contar una historia y que la gente sepa y entienda lo que le estás queriendo decir con la letra de la canción. 

7891-367-550.jpg

Se dice que se canta porque llega un momento en el que las palabras ya no son suficientes para contar una emoción y ahí es donde entra la música a ayudarte. Esa es una de las cosas que más me han seducido siempre para hacer musicales. Porque quizá la música tenga esa capacidad de llegar a donde otras artes no llegan, ¿no cree? Sí. La música no tiene idiomas ni fronteras. Todos la entendemos. Hay muchas canciones en inglés que mucha gente no entiende y que solo por conocerla te puede conmover.

Es lo mismo que pasa aquí. En este escenario, donde trabajan personas de 13 nacionalidades distintas, se produce una gran revolución, una mezcla de pasiones tan distintas, que hacen que este Rey León sea tan peculiar y especial en el mundo.

De todas los mensajes que transmite la obra, ¿con cuál se queda? La constante búsqueda de tu sitio en el mundo. Un sitio, al que llegas muchas veces, pero del que igualmente te tienes que mover porque esto es un ciclo. También creo que el amor a la familia es el otro gran mensaje. Al final de cuentas él nunca olvida a su padre, nunca olvida lo que le dijo... siempre está pensando en su madre que se ha quedado sola y que debe estar sufriendo porque ella piensa que él está muerto. Precisamente dos cosas con las que me siento muy identificado yo, que soy muy pegado a mi familia y que he tenido que salir de mi casa a buscar mi sitio... Hablemos de su trayectoria. Vinculado a la música y a la actuación desde niño, su vida parecía estar conectada desde el principio con El Rey León.

Sí, viene desde niño cuando vi la película a los 8 años y se convirtió en mi favorita. Después, el primer disco que compré fue un disco de karaoke con las canciones de El Rey León para poder cantarlas y más tarde entré a un programa de televisión en México cantando Can you feel the love tonight.

Vamos, que más conectado con El Rey León no podía estar (risas).  ¿Cómo consiguió el papel de Simba? Me encantaría hacer teatro en inglés; los productores de aquí han puesto el ojo en mí Después de hacer tres musicales en México (Bésame Mucho, Mamma Mía y La Bella y la bestia), resultó que aquí, en Madrid, tras tres años de audiciones no encontraban a los personajes principales (Mufasa, Lala y Simba)... en gran parte por las características personales que tiene que tener el personaje, que tiene que tener una etnia o un color específico en la piel para poder adentrarnos en África...  Entonces empezaron a buscar en México y en otros países del mundo para encontrar esos personajes y un día recibí la llamada del productor con el que yo había trabajado en México y que produce todas estas obras de gran formato y me dijo: "Carlos, me acaban de llamar. Buscan a Simba en España. Hay que mandar varios videos pero yo sé que tú mueres por hacer esta obra". Entonces, envié los vídeos y a los dos días me llamaron para que viniera a la final.

Llegué a Madrid, hice la audición y al otro día me dijeron que me había quedado con el papel. Fue una audición muy exitosa. Y el papel digamos que estaba destinado (risas). ¿Qué sintió en ese momento? Que estaba en el destino que lo hiciera. Cuando vi la obra, la puse en mi lista número 1 de teatro porque es lo más alto a lo que puedo llegar a hacer. Pernsé: "Si hago El Rey León, ya poco quedará o nada".

Así que cuando me llamaron vine y lo di todo. Luego regresé a México a seguir preparándome con clases de canto, de jazz, de ballet, de entrenamiento personal... Me puse en disciplina total para hacer el papel de mi vida que es Simba. ¿Qué le queda a uno después de haber cumplido su sueño siendo tan joven? Pues, me encantaría hacer teatro en inglés si hay oportunidad. Estoy en preparación para perfeccionar el acento. 

Los mismos productores de aquí han puesto el ojo en mí. También por otro lado tengo mi carrera de cantante, en la que me voy a enfocar por ahora en la que me quedan muchos sueños por cumplir. El teatro siempre va a estar ahí pero la música no.

En la música hay muchas menos oportunidades, cada vez se venden menos discos y las discográficas apuestan menos. Entonces si tengo esa oportunidad de tener a Sony México y España apostando, hay que aprovechar el momento. En la música son muchos menos los trenes que pasan, así que hay que aprovecharlos. Háblenos de su disco, El hubiera no existe.

Es un disco de pop que está en preventa en iTunes y ya está colocado entre los primeros en México y en España, y en el que hay dos colaboraciones con India Martínez y Franco de Vita.  Es autor de la mitad de los temas disco, ¿sobre qué temas hablan? Todas mis canciones llevan algo bueno, incluso cuando se habla de desamor Hablan de amor en general. Pero lo que me gusta es que todas las canciones llevan algo bueno, incluso cuando se habla de desamor. Suelen decir: "Se acaba pero no me arrepiento".

El tema que da nombre al disco, El hubiera no existe, es una canción que yo escribí que tiene que ver mucho con todo eso que quisiéramos decirle a las personas que queremos y que no le decimos aunque, de repente, cuando algunas ya no están nos digamos "si hubiera... si te hubiera dicho que te quiero, si te hubiera abrazado... Sin embargo, ahora ya no estás y el "hubiera" no existe". Tiene que ver con que todo lo que queramos que hacer lo tenemos que hacer ahora porque así no habrá oportunidad para el arrepentimiento. Destilan optimismo entonces. Sí. Soy una persona muy optimista.

Me gusta hablar de los sueños que se cumplen y llevar ese mensaje a la gente que me sigue. Yo decía que hacer al menos una función de El Rey León era el sueño de mi vida y ahora llevamos más de 650 funciones con el éxito enorme que ha llevado el musical, con llenos totales desde que abrimos. Todo ha sido mucho más de lo que hubiera podido esperar, ha sido un regalo. Y por eso el disco se llama así porque, aunque venir a Madrid y dejar México era un riesgo, llegó un momento en el que dije "lo tengo que hacer, me tengo que lanzar al vacío y ver qué pasa". Creo que vale la pena arriesgar lo que tienes por lo que puede ser y ganas mucho más que si no lo intentas.


Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
beyonce
Todo llega a quien sabe esperar
06.12.2013 21:18 (06.12.2013)
585 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Recomiendalo