Descripción
El misterio de la comida organica

                                          ingimage.com

A las prácticas eco-friendly, se le suma una nueva vertiente: la comida orgánica. ¿De qué se trata? El objetivo es sembrar alimentos libres de agroquímicos sin uso de productos que puedan modificar el resultado final. Por supuesto, se buscan abonos y técnicas naturales para mejorar los cultivos y hacerlos más eficientes. La idea es causar el menor daño posible al medio ambiente, devolverle las cualidades propias del suelo para evitar erosiones y un deterioro indiscriminado.

Según Liliana Racauchi, quien se ha dedicado desde hace 32 años a la enseñanza de la comida saludable y a un equilibrio para lograr una vida sana, “los alimentos orgánicos, o bio (como se conocen en Europa) son una de las múltiples claves para vivir bien”. Y aclara: “No toda la comida de este tipo es buena, pues algunos se deben eliminar o consumir de forma moderada, como las harinas, los azúcares y los carbohidratos, entre otras cosas. La idea, es aprender a comer de manera balanceada y acompañada con un estilo de vida sano”. Además, vale destacar que encontrar una amplia variedad de alimentos orgánicos durante todo el año, es muy difícil por eso, “lo ideal siempre es consumirlos en un 80%”.

Bio vs común

Al carecer de pesticidas, la comida orgánica se suele posicionar como la mejor opción para la salud. Sin embargo, según Paula Caicedo, nutricionista de la Universidad Javeriana de Colombia, “hasta el momento no hay evidencia científica que demuestre que los alimentos orgánicos sean más nutritivos que los tradicionales”. ¿A qué se refire? “Los dos tipos de comida presentan la misma cantidad de nutrientes, aunque la diferencia radica en el trato que cada cultivo recibe, donde la primera se basa en un proceso artesanal, más natural y saludable para el entorno”.

Caicedo recomienda una dieta basada en vitaminas y minerales, aunque no exige a sus pacientes la elección de un tipo de comida o de otra. Sin embargo, para evitar el contacto con residuos o pesticidas, recomienda la siguiente guía de pasos de limpieza:

1.     Lavado de manos.

2.     Limpieza y desinfección del alimento con agua potable.

3.     En el caso del tomate y de la lechuga, sumergir en una solución de 5 cc de vinagre con 200 cc de agua durante 10 minutos.

“El sabor de la comida cambia sólo si el proceso de producción es descuidado. Si se realiza con un agua poco favorable y con un cuidado precario, se notará en el sabor que viene ligado con la cantidad de nutrientes. De lo contrario, si la comida bio y no bio, tienen procesos adecuados, tendrán un rico gusto que degustarán los sentidos, si cuentan con múltiples factores de calidad”, explica Caicedo.

A grandes rasgos, ambos profesionales coinciden en que el secreto es buscar un equilibrio en todo sentido. Una dieta balanceada con buenos productos hace la diferencia.

¿Con qué comida te quedas?

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
Desde un huerto en plena colonia Roma hasta un restaurante semiomnívoro en Baja California para degustar y cuidar al medio ambiente
07.18.2013 · De Yesenia
Más sanos, más naturales, mejores. Es clave conocer por qué los alimentos orgánicos son más saludables que los producidos por la agricultura tradicional.
03.28.2013 · De LatinoMex
Autor
Alejandro
El alma que puede hablar con los ojos, tambien puede besar con la mirada...
12.05.2012 12:17 (12.05.2012)
372 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
1 votos
Etiquetas
Recomiendalo