Descripción
El sonido que queda tras la tragedia Los celulares de las víctimas en Brasil

Las personas muertas no pueden hablar, pero sus teléfonos celulares no guardan silencio.

Y, para la policía, los bomberos y paramédicos, el incesante chirrido, balido y los ritmos incongruentemente alegres de los teléfonos celulares de las víctimas conforman la banda sonora del desastre.

Ocurrió en los tiroteos de Virginia Tech en 2007; al año siguiente en un choque de tren en Los Ángeles, Estados Unidos; en la masacre en un cine en Aurora, Colorado, en 2012; y, de nuevo, en el incendio en una discoteca en Brasil donde murieron 235 personas el domingo pasado.

Los teléfonos que suenan incesantemente y la concientización de que una persona intenta desesperadamente localizar a alguien que ahora está muerto, causa un corto circuito en las defensas psicológicas que los socorristas necesitan para hacer sus trabajos, dijo Jim Crabtree, un enfermero registrado que ayuda a entrenarlos, de la Agencia de Servicios de Manejo de Emergencias del Condado de Los Ángeles, EU.

“Comienza a sonar y se vuelve un recordatorio instantáneo de que esta persona es humana, que tiene amigos y familiares a quienes les importa”, dijo.

También deja a los socorristas con el desasosiego de que guardan un secreto ante los seres queridos de la víctima, dijo Crabtree, quien observó el fenómeno por primera vez en el tiroteo en Virginia Tech, en el que un estudiante tirador solitario asesinó a 32 personas.

Algunos socorristas no pueden olvidar el sonido de los teléfonos celulares, escribieron los psicólogos Cristopher Flynn, de Virginia Tech, y Dennis Heitzmann, de la Universidad Penn State, en un artículo posterior en una revista.

“La policía y los rescatistas reportaron recuerdos obsesivos de teléfonos celulares que sonaban en las bolsas para cadáveres, mientras ellos quitaban los cuerpos de los fallecidos y evacuaban a los sobrevivientes, a la vez que los padres y amigos llamaban desesperadamente a sus seres queridos”.

Los socorristas de Los Ángeles lidiaron con la misma cuestión cuando un tren chocó contra otro de carga en 2008. Cientos de bomberos y otros socorristas llegaron a la escena, rasgando los escombros destrozados para llegar a los cuerpos de las víctimas. Durante todo ese tiempo, dijo Crabtree, docenas de teléfonos celulares sonaban.

El oficial de policía de Aurora, Justin Grizzle, narró este mes durante una audiencia en un tribunal cómo entró en julio a un cine donde 12 personas murieron en un tiroteo. Las cosas de las que se percató: sangre en las escaleras y el sonido de los teléfonos celulares.

La noche del pasado domingo, los bomberos se apresuraron a entrar por un agujero en la pared de la discoteca Kiss, hecho por las personas que habían escapado del edificio después de que comenzó a incendiarse.

Encontraron docenas de cuerpos de asistentes al club que murieron por inhalación de humo. Y de nuevo: los timbres de los teléfonos celulares.

Milton Neves, un reportero de Radio Bandeirantes, dijo que aproximadamente 800 teléfonos móviles se apagaron al mismo tiempo. Uno tenía 104 llamadas perdidas.

Cientos de familiares y amigos intentaban contactar desesperadamente a sus seres queridos, quienes estaban en la discoteca en la ciudad brasileña de Santa María donde murieron al menos 230 personas y cientos más fueron heridos.

“Fue una escena realmente complicada. Mucho humo, muchos zapatos que dejaron, teléfonos celulares, porque todos intentaban salir de allí corriendo”, dijo Glauber Fernandes, un reportero de Band News, afiliado de CNN.

“Mientras estábamos ahí, vimos que los teléfonos celulares sonaban. Eran padres, amigos, que intentaban saber qué ocurría y nadie contestaba”.

Pocas, si es que algunas agencias de rescate, tienen políticas sobre qué hacer con la multitud de teléfonos que la policía y los bomberos frecuentemente encuentran en escenas de desastre, dijo Crabtree.

Él comenta a los aprendices que apagar los teléfonos puede ayudar a salvar su propia cordura, pero algunas agencias podrían considerar este acto como manipulación de evidencia, dice.

Recomienda las políticas que permitirían que los socorristas apaguen los teléfonos, pero dice que la mayoría de los comandantes aún no llega a la misma conclusión.

“Es un problema del siglo XXI”.

Pero es una cuestión con la que las agencias de emergencia tendrán que lidiar tarde o temprano.

“No hablan de eso abiertamente, pero cuando hablas con ellos solos…”, dijo Crabtree, que al igual que los socorristas, dejó el resto de la oración inconclusa.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
¿Cuánto cuesta un beso de Ricky Martin? O cuanto estarian dispuestos a pagar por un beso del cantante boricua?
04.17.2016 · De tugentelatina
La selección de Costa Rica de Keylor Navas, Joel Campbell y Bryan Ruiz visitaron el Museo sobre el legendario futbolista Pelé en Santos
07.03.2014 · De Ytobias2004
Las curvas brasileñas conquistan el mundo. Conocemos a las modelos más irresistibles del momento ¿Cuánto valdrán sus cuerpos? Eso sí, sus caretos ¡No tienen precio!
06.27.2014 · De Ytobias2004
Las manos de una familia entera se han convertido en el amuleto brasileño para intentar que su selección logre su sexta Copa del Mundo. Lo que distingue a los miembros de la familia Silva es que cuentan con seis dedos en cada mano.
06.24.2014 · De Ytobias2004
El actor Leonardo DiCaprio pasa unas vacaciones en Brasil para disfrutar del Mundial junto a modelos
06.23.2014 · De Ytobias2004
Autor
SuperTigeroLIVH
Me Siento Como Diario :D
02.01.2013 14:34 (02.01.2013)
413 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Ver todos los Artículos de SuperTigeroLIVH
Calificación
1 votos
Recomiendalo