Descripción
En Bangkok 36 Horas

Bangkok ha dado en el clavo. Es moderno pero lejos de antiséptico, lleno de lujos, mimos y excelente comida – pero sigue siendo accesible. Bajo la deslumbrante luz del sol tropical, puede ser un feo tendido de cables enredados y calles rotas. No obstante, en medio del caos los turistas encuentran encanto y, sobre todo, carácter. De alguna forma coexisten los extremos: rascacielos y viviendas mohosas; cenas finas con servilletas de tela y puestos callejeros de sabrosa comida; hoteles cinco estrellas y casas de huéspedes baratas inundadas de mochileros; hedonismo libidinoso y meditación budista. Viajar por Bangkok es ver varios mundos al mismo tiempo. También, cada vez es más práctica. La ciudad del tráfico paralizante ahora tiene amplias opciones de transporte público que van desde embarcaciones hasta un sistema de metro en expansión. Pero si hay algo por lo que los visitantes vuelven a Bangkok una y otra vez es por su gente. El anonimato y la rutina diaria de la vida urbana lentamente están erosionando la legendaria sonrisa tailandesa. No obstante, Bangkok sigue siendo una de las ciudades más amigables del planeta, aún embebida con las tradiciones pueblerinas tailandesas de hospitalidad y cortesía.

VIERNES

5 p.m.

Viaje siamés

La rivera de Bangkok está viviendo un renacimiento. Los almacenes se han convertido en un mercado nocturno para turistas; restaurantes y hoteles boutique pueblan la margen del río, y el Gran Palacio y el Wat Arun (Templo del Alba) están magníficamente iluminados durante la noche. Contrate su propio paseo privado de 20 minutos como alternativa para un paseo común por el río Chao Phraya. Es gratis cuando reserva una mesa en el restaurante costero Chon Thai, en el elegante Siam Hotel. Pida que el transporte marino lo recoja en el muelle Saphan Taksin, en una estación del tren elevado que lleva el mismo nombre. Disfrute de tragos al ocaso en el muelle del hotel antes de dirigirse a la casa de teca de dos pisos donde se sirve la cena. Pruebe la ensalada de pomelo y las costillas de cerdo sazonadas con miel de longan y lima. Los corredores del hotel albergan la colección de arte personal de sus dueños tailandeses-estadounidenses: masivos gabinetes de boticario tallados en teca y cuentas de opio, entre muchas otras piezas (restaurante Chon Thai, Siam Hotel, 3/2 Thanon Khao, Vachirapayabal, Dusit; thesiamhotel.com).

10 p.m.

La del estribo a la mochilero

Recorra el gueto de extranjeros de Bangkok, el vigoroso enclave alrededor de Khao San Road, el distrito de mochileros más grande del sureste asiático. Durante décadas, esta madriguera de calles y callejones fue un paraíso de comida y hospedaje barato para la enorme marea plebeya de viajeros europeos y estadounidenses con bajo presupuesto. Actualmente, el área, parcialmente cerrada al tráfico durante la noche, se ha vuelto un destino de moda entre los jóvenes. Los tailandeses que salen a caminar miran estupefactos a los mochileros y tragan cerveza barata. Cierre la noche con música en vivo en un diminuto bar que se llama Blues (13, Samsen Road; (66) 89-769-4613), a 10 minutos caminando desde Khao San Road, justo después del puente sobre el canal Samsen.

SÁBADO

9 a.m.

Laberinto de mercado

Antes que los centros comerciales con aire acondicionado brotaran por toda Bangkok ya estaba Chatuchak, un vasto mercado de pulgas de fin de semana situado en las faldas norteñas. Actualmente, los vendedores ofrecen todo tipo de cosas, desde imitaciones de camisas de diseñador hasta aceites de aromaterapia, plantas en maceta y reptiles. Puede perderse en los callejones de Chatuchak, mitad abierto y mitad techado con toldos y techos agujereados. Si no va a comprar nada, será una aventura antropológica, evidencia del espíritu empresarial y creatividad que han ayudado a sacar de la pobreza a este país.

Mediodía

Almuerzo de som tam

Una de las opciones culinarias más viejas y confiables está del otro lado de la calle de Chatuchak y se llama Or Tor Kor. Frente a este mercado hay puestos de frutas inusualmente ordenados que atraen a los residentes de Bangkok por sus productos de alta calidad. Detrás del mercado, cerca del estacionamiento, hay un negocio que vende la especialidad del noreste de Tailandia, som tam (ensalada de papaya verde) y pollo asado (140 baht el pollo entero, o aproximadamente 4.85 dólares a un tipo de cambio de 29 baht por dólar). El vecino Sood Jai Kai Yang (su nombre sólo está escrito en tailandés) ha estado abierto durante 30 años y es una leyenda local. Ordene som tam tailandés (50 baht) y, a menos que tenga boca de acero, pida menos picante. Al lado está un restaurante con aire acondicionado que vende postres tradicionales, incluyendo mango y arroz dulce (130 baht por plato). Todos los puestos del mercado tienen la reputación de ser aceptablemente limpios.

2 p.m.

Fuera nudos

Luego de visitar Chatuchak y después de comer afuera, se ha ganado relajamiento. Hay cientos de casas de masajes en Bangkok, desde mimos en un spa de cinco estrellas hasta sitios de masajes de pies, que son más baratos. En la categoría de “buen valor por su dinero” está Touch (11/2 Soi Ruamrudee, Ploenchit; thetouch1.com), donde una hora de masaje de pies cuesta 300 baht e incluye un masaje de hombros, espalda y cabeza. Tiene dos filiales limpias, amigables y abiertas hasta media noche sobre Soi Ruamrudee, en el distrito comercial central. La parada más cercana del tren elevado es Ploenchit; llame a Touch si quiere que un tuk-tuk lo vaya a buscar ahí.

4 p.m.

Clásico de la rivera

En una ciudad donde lo viejo a menudo se echa abajo para ceder paso a lo nuevo, el hotel Mandarin Oriental (48 Oriental Avenue; mandarinoriental.com/bangkok) conserva un sentido de historia y es famoso por haber hospedado a autores como Joseph Conrad y Somerset Maugham. En estos días es tan preciado que tendría que liquidar sus ahorros para el retiro o vender un riñón para pagar la cuenta. Pero el hotel puede disfrutarse incluso por los que no pasan la noche. El té de la tarde entre los muebles de mimbre del brillante y alegre Salón de los Autores se ofrece de las 2:30 a las 6 p.m. y cuesta 1,471 baht el juego, que pueden compartir dos personas. También puede disfrutar de tragos al ocaso en los bancos del Chao Phraya o de una comida en Sala Rim Naam, accesible desde el ferry del hotel, del otro lado del río. En el Spa, del otro lado del río, un masaje tailandés cuesta 2,900 baht. Los precios parten desde ahí.

6 p.m.

La ciudad de abajo

Podría ser el bar de azotea más impactante que verá en la vida. Gánele al gentío en el apropiadamente llamado Sky Bar Atop State Tower (en el Lebua Hotel, Silom Road; lebua.com/sky-bar). Lo principal de aquí es la vertiginosa escalera externa que baja al bar – un torreón compacto y al aire libre situado al costado del rascacielos _, abierto de las 6 p.m. a la 1 a.m. No caiga en la molesta regla de vestimenta “elegante casual”: significa que están prohibidas las sandalias, los pantalones cortos y la ropa rasgada. La clientela es casi exclusivamente extranjera y se inclina hacia la gente rica. Eche un vistazo a la lista de bebidas antes de ordenar. Prepárese para pagar 320 baht por una cerveza Singha – o 2,900 baht por una copa de champaña de colección. Lo que paga es la vista: un impactante panorama al centro de Bangkok, al río Phraya River y más allá.

8 p.m.

Lo picante es bueno

Cuando David Thompson abrió Nahm en el hotel Metropolitan (27 South Sathorn Road; comohotels.com/metropolitanbangkok/dining/nahm) en 2010, Bangkok estaba alborotado con la idea de que un chef australiano fuera a cocinar cocina tailandesa “auténtica”. Los dos años de constante clientela en Nahm, con su moderna decoración de entre Escandinavia y Bali, han confirmado el lugar del Sr. Thompson en el firmamento de la cocina tailandesa. Basta con una mordida al aperitivo clásico, ma hor – una dulce y sabrosa mezcla de cerdo picado, azúcar de palmera, chalote, ajo, maní y piña _, para saber que lo espera una deliciosa (y sí, auténtica) comida tailandesa. Pruebe la ensalada de pollo asado con jalea picante y durión y arroz dulce como postre, una obra maestra. Advertencia: muchos platos no tienen límite en lo picante. Aproximadamente 2,000 baht por persona, sin vino.

11 p.m.

Cacería de durión

Camine entre las calles con luces de neón del Barrio Chino (Yaowarat) y siga su olfato. Los vendedores callejeros ofrecen acre durión espinudo. Que no lo desanimen los que se mofan de la fruta diciendo que huele a basura o a calcetas de deportista. Se le conoce como el rey de las frutas debido a que su cremosa textura es única en el reino de las plantas. La fruta se puede conseguir todo el año en Tailandia, pero las variedades más deliciosas llegan a las calles de abril a septiembre.

DOMINGO

8:30 a.m.

Vista dorada

Eche un vistazo a los descoloridos encantos del viejo Bangkok, a sus construcciones de madera donde la planta baja es un negocio y los pisos de arriba habitaciones para dormir, y a sus bulevares alineados con árboles cruzados por canales. Suba los escalones del Pukhao Tong (Monte Dorado) con la cadencia del canto de un monje. El templo mira hacia los vecindarios más viejos de Bangkok y hacia el Gran Palacio. Disfrute de un tazón de fideos en uno de los restaurantes familiares o puestos de comida en la salida del Monte Dorado.

11 a.m.

Locura de compras

Camine cinco minutos desde el Monte Dorado hasta el punto de partida del servicio de botes del canal Saen Saeb. El abordaje requiere agilidad, pero el precio es bueno: menos de 20 baht por un viaje hacia Pratunam (Compuerta), el centro del distinto comercial de Bangkok. Pida a sus compañeros de viaje que le avisen cuando llegue a la parada porque no hay letreros. Desde Pratunam, vaya hacia el Ratchaprasong Skywalk, un pasaje elevado que conecta algunos de los centros comerciales más grandes de la ciudad y cuyo largo supera los 800 metros. A nivel de calle también está el Santuario Erawan, humeando con incienso y lleno de gente que busca la buena fortuna de la deidad local, Phra Phrom.

1 p.m.

Reclínese y vea

Asista a la función matutina en el vasto Cineplex de Siam Paragon (Rama 1 Road, Pathumwan; majorcineplex.com/en/cinema/paragon-cineplex). Pida los asientos “listón azul” – el par cuesta 1,500 baht e incluyen bocadillos, tragos y algo que se asemeja a un asiento de avión de primera clase. No olvide pararse para escuchar el himno real tailandés antes de la función. Las funciones aparecen en Internet.

HOSPEDAJE

Departamentos con servicio incluido como la cadena Centre Point (centrepoint.com), con ubicaciones en toda la ciudad, parten desde alrededor de 120 dólares la noche.

El recientemente inaugurado Praya Palazzo (prayapalazzo.com), donde las habitaciones parten desde 4,200 baht, aproximadamente 147 dólares, es una ex mansión accesible en bote desde el muelle Phra Arthit.

 

Fuente:msn.com

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
El restaurante Ka Tron ofrece a sus comensales una cocina rica en especias y picante, pro también un espectáculo culinario único
07.17.2013 · De armando
Una operadora de telefonía tailandesa ha realizado una interesante acción de street marketing que busca demostrar la efectividad y ventajas de sus servicios con perros y gatos
06.03.2013 · De Jeremy
La red social indicó que dos lugares en Asia contaron con más imágenes en su plataforma
12.29.2012 · De SuperTigeroLIVH
Autor
04.06.2013 13:11 (04.06.2013)
393 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Etiquetas
Recomiendalo