Descripción
Esta es la Historia de los Vaqueros

Campamento de vaqueros

Alrededor de los vaqueros, personajes traídos por los españoles en el XVII para cuidar ganado, se creó una cultura particular que permanece vigente

Vestido de texana y botas, con camisa a cuadros; diestro con la soga para lazar becerros y bueno para la monta de caballos, el vaquero de Chihuahua, desde el siglo XVII ha forjado una cultura propia, presente no solo en la vestimenta, sino en la música, el baile y la tradición culinaria; a través de una convocatoria para captar objetos y bienes culturales relacionados con la ganadería en esa entidad, se planea el montaje de una exposición que cuente el desarrollo de la cultura de este personaje y su importancia histórica.

Para la exposición se buscan: herramientas de trabajo (monturas, riendas, frenos, fierros de herrar, estribos, espuelas), vestimenta (botas, sombreros, chalecos, cueras, cananas, chaparreras, chamarras), documentos (fotografías, postales, cartas, memorias, diarios personales, títulos de propiedad, libros de registro) y utensilios de vida cotidiana (planchas de hierro, esquirlas, lámparas, sartenes de campo, navajas).

De igual forma se pide el préstamo de piezas de artes y oficios (instrumentos musicales, pinturas, dibujos, canciones, trabajos de talabartería, cinturones, repujado), objetos de fiestas de rancho y rodeos (espuelas, cinchos, cencerros), elementos asociados a las tradiciones culinarias (recetas, manejo y conservación de alimentos, objetos de cocina y matanza, molinos de maíz) y herramientas de cacería.

La convocatoria, lanzada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), a través del Centro INAH-Chihuahua, conjuntamente con Casa Chihuahua Centro de Patrimonio Cultural y la Unión Ganadera Regional de Chihuahua, invita a la población del estado a involucrarse con su historia, a través del préstamo de objetos familiares de cualquier época histórica que permitan mostrar cómo evolucionó la cultura del vaquero y la ganadería.

La antropóloga Sofía Pérez, investigadora del Centro INAH-Chihuahua, explicó que los vaqueros representan parte de la historia virreinal de dicha entidad, donde surgieron -como se les conoce hoy- en el siglo XVII, durante la expansión de la Corona española hacia el norte, para cuidar el hato de las haciendas que alimentaban a las mineras; pero con el crecimiento de la ganadería, los vaqueros se convirtieron en uno de los símbolos culturales y herederos de tradiciones aún vigentes.

"Junto con la explotación de minas se fundaron haciendas ganaderas y agrícolas para dar de comer a la gente que llegó con los conquistadores a poblar el norte del país. Las primeras poblaciones se fundaron en Parral, Santa Bárbara y Valle de Allende, y las misiones jesuitas en la Sierra Tarahumara.

"En esta región -continuó la investigadora- introdujeron el ganado, principalmente lanar (borregos), que era el que consumían los españoles como alimento; y vacuno, del cual solo se aprovechaba el cebo como combustible, y el cuero para vestir y elaborar costales para la minería. La carne de este último hato, por ser más barata se introdujo poco a poco en el gusto de los pobladores mestizos e indígenas".

Sofía Pérez anotó que "este ganado llegó cuando aún no existían los cercos, ni los pueblos, estaba desperdigado en el campo; de ahí que se contrataron hombres que cuidaran los rebaños del ataque de animales depredadores, como el coyote, el lobo y el puma americano. A estos hombres se les llamó vaqueros, porque 'cuidaban las vacas'; su trabajo era vivir al aire libre cuidando el rebaño".

El vaquero desarrolló ciertas características, como su reciedumbre, la habilidad para sortear y conocer las inclemencias del tiempo, vivir prácticamente arriba del caballo y gran pericia en el manejo de ganado salvaje. Tales características aún perduran en los vaqueros chihuahuenses, detalló la investigadora.

"Estos personajes -abundó- vivían en el campo, al principio no tenían sogas, porque los españoles no las usaban, solo picas, que son lanzas que rematan con un pico y otras con una medialuna. Además de cuidar al ganado, los vaqueros se encargaban de matar a las vacas en el campo, donde también les quitaban el filete, el cuero y la grasa; mientras que los restos los dejaban para los animales carroñeros, porque entonces la carne de res no se consumía".

Sofía Pérez indicó que con el tiempo apareció la soga (tejida con tiras de cuero), un elemento cultural que se creó en América y se incorporó como una herramienta de los vaqueros; todas las suertes que actualmente se muestran en un rodeo tienen su origen en ese trabajo de trashumancia que hacían los cuidadores de vacas en el campo.

La investigadora del INAH destacó que los vaqueros también son artífices de una tradición culinaria, sobre todo relacionada con el proceso de conservación de alimentos, que se originó ante la necesidad de consumirlos durante sus prolongadas estadías en el campo, sin que entraran en descomposición.

En este sentido, la carne seca, la carne salada y las galletas de harina (sin levadura), son algunos de los productos típicos; también son característicos los utensilios de cocina de los campos vaqueros, como las ?esquilias? (sartenes de fierro) y las tazas y cafeteras de peltre que los acompañaban en sus largas correrías para vender el ganado a los centros de población.

Un elemento humano fundamental en la vida vaquera, dijo la antropóloga, era el cocinero; los cuidadores de vacas no podían salir al campo sin llevar a alguien encargado de preparar los alimentos. El cocinero iba al frente, siempre llevaba frijol, maíz, carne seca, harina, sal, piloncillo, tabaco y pinole; cuando los vaqueros terminaban su faena, el encargado de la comida tenía todo listo para alimentarlos.

La investigadora Sofía Pérez, quien actualmente encabeza un proyecto para el rescate de los archivos históricos de Chihuahua, señaló que "aquellas grandes extensiones de tierra donde se dispersó el hato, con el tiempo se consolidaron como haciendas, y hacia el siglo XIX la ganadería se consolidó como un pilar de la economía del estado. ?Actualmente, la entidad es el primer exportador de ganado del país, por tal razón, la cultura del vaquero y la evolución de su trabajo son muy importantes, es una expresión que sigue vigente y que, aún con sus transformaciones, conserva su origen".

Explicó que el INAH-Chihuahua tiene interés por divulgar esa historia que no se conoce tanto, ese es el motivo de la convocatoria para recopilar objetos que muestren la evolución de las herramientas de trabajo, indumentaria, utensilios cotidianos, y demás objetos relacionados con la ganadería y cría de caballos, desde la época virreinal hasta hoy.

La convocatoria está dirigida a todos los habitantes del estado de Chihuahua; la recepción de piezas es en Casa Chihuahua (Libertad 901, colonia Centro, Chihuahua, Chihuahua), de lunes a viernes, de 10:00 a 15:00 horas; la fecha límite para participar es el 30 de abril de 2013.

images?q=tbn:ANd9GcSvqXXZlwVvW8olaq8o6Rx

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
Una historia de amor inolvidable con personajes diferentes
02.12.2015 · De aquila
Parece mentira con lo controlado que estan los aeropuertos hoy en dia sucedan casos como este.
04.25.2014 · De Ytobias2004
Se suponía que Esther Hart iba a enviar por correo esta carta tan pronto como llegaran al muelle, pero ese mismo día ocurrió la tragedia de la que ella sobrevivió junto a su hija de 7 años, Eva.
04.22.2014 · De Ytobias2004
Quiero volver a verte...
02.06.2014 · De aquila
El viernes 13 es tomado por diferentes culturas del mundo como el día de la mala suerte y alrededor suyo se tejieron un montón de historias y mitos que le dan vida a esta creencia.
12.13.2013 · De ismael
Autor
LauraX
Bienvenidos a mi perfil de tugentelatina.com, checa mis tigis
02.16.2013 17:06 (02.16.2013)
839 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Recomiendalo