Descripción
Familia de EEUU vende su granja después de 378 años

En 1632, John Tuttle llegó de Inglaterra a un asentamiento cerca de los límites entre Maine y Nueva Hampshire. En la mano llevaba un título que le otorgaba tierras y que le fue conferido por el rey Carlos I para construir una granja.

 

AP Español, 19 Oct 2010

Once generaciones y 378 años después, sus descendientes están hartos de las tareas y las ingratitudes del campo. Sufren artritis en las manos de tanto recolectar frutas y vegetales, y han sido golpeados por la competencia de los supermercados y por la nueva modalidad de las granjas de autoconsumo.

 

Así, han decidido vender la propiedad, que figura entre las que más tiempo han permanecido en manos de una sola familia en Estados Unidos.

 

"He estado aquí por 40 años, haciendo lo que amo", dijo Lucy Tuttle, de 65 años, quien opera la granja de 54 hectáreas (134 acres) con su hermano Will. "Pero ya no hemos sido capaces de trabajar a nuestra máxima capacidad, desafortunadamente".

 

Tuttle añadió que ella, su hermano y su hermana, han hecho su mejor esfuerzo "por desalentar amorosamente" a sus niños respecto de convertirse en la duodécima generación de granjeros. "Les estaríamos heredando una deuda considerable", explicó.

 

De acuerdo con algunos testigos, John Tuttle naufragó frente a las costas de Maine antes de llegar a la tierra que se le había otorgado, un viejo pinar. Taló los árboles y sembró entre los tocones. Así comenzaron 250 años de actividad agrícola de subsistencia por parte de los Tuttle.

 

Pero el cambio ha sido una constante en la granja, que produce maíz, pepinos, calabacín, tomates, moras y fresas.

 

El abuelo de Lucy Tuttle, William Penn Tuttle, amplió la parcela original de ocho a 80 hectáreas (de 20 a 200 acres), con lo que tuvo más productos de los que necesitaba la familia, y decidió venderlos en los poblados cercanos, llevándolos primero en carreta.

 

Su padre, Hugh Tuttle, retratado en 1971 por la revista Life como uno de los últimos representantes de un modelo productivo que desaparecía, construyó estanques de irrigación en la granja. Muchos lo conocían en Nueva Hampshire por su interés en la conservación del suelo y del agua. Falleció en el 2002.

 

Lucy y Will Tuttle, quienes crecieron en una casa junto a la granja, construida por sus antepasados en 1780, no pasaron toda su vida ahí.

 

Ella vivió durante siete años en París, donde dio clases de inglés. El trabajó para una concesionaria automotriz en Boston y luego en Campbell Soup Co., como agente de ventas.

 

Lucy recuerda que su padre contemplaba ya la posibilidad de vender la granja.

 

"Creo que se sentía desalentado", dijo. "De pronto, los tres hijos volvimos con nuestra energía".

 

Cuando Tuttle y sus hermanos se hicieron cargo, realizaron algunos cambios. Convirtieron a la granja en un negocio que operaba todo el año y no sólo en algunas temporadas. Construyeron un puesto que hacía las veces de tienda y que sustituyó al viejo granero rojo _ahora usado sólo como bodega_. Además diversificaron las ofertas de productos para ofrecer quesos finos, pan, plantas y otros productos.

 

"Cambiaron su modelo de negocios para estar a la par de los tiempos, mantenerse rentables y seguir en el negocio", dijo Lorraine Merrill, comisionada de agricultura de Nueva Hampshire.

 

Pero el crecimiento de las cadenas de supermercados, el hecho de que hay más de 80 mercados en granjas de Nueva Hampshire y la exigente rutina de trabajo resultaron un desafío colosal.

 

"Once generaciones, es algo único", destacó Chuck Hassebrook, director general del Centro para Asuntos Rurales en Lyons, Nebraska, un organismo sin fines de lucro que se dedica al análisis de políticas del campo y a la defensa de los productores. "Lo que no es tan único es que las granjas operadas por familias desde hace varias generaciones sean ahora vendidas. Al menos, lo que vemos es que las familias no operan ya la granja".

 

La competencia de las grandes granjas se ha vuelto más intensa, tanto en el centro-norte de Estados Unidos, donde los grandes productores suelen codiciar las tierras, como en Nueva Inglaterra, donde lo que está en disputa son los mercados.

 

"Esto ha presionado mucho las operaciones familiares", dijo Hassebrook.

 

Además, el movimiento del autoconsumo ha tenido un impacto. Ahora, muchos consumidores están produciendo sus propios vegetales.

 

"La gente se está interesando también en el enlatado y en los alimentos congelados", dijo Juli Brussell, líder del programa de recursos agrícolas para la Universidad de Nueva Hampshire.

 

Durante años, la granja de los Tuttle fue considerada como la que más tiempo había pasado bajo la operación ininterrumpida por parte de una familia, pero se desconoce si ello es verdad.

 

Algunos artículos noticiosos que datan de la década de 1930 confirman su antigüedad, y los Tuttle dicen que nadie ha refutado nunca la afirmación. En 1989, el Departamento de Agricultura del gobierno federal señaló que la granja más antigua de la nación era la de los Tuttle, pero no mencionó la Plantación Shirley, en Charles City, Virginia, que fue fundada en 1613 y comenzó a hacer negocios en 1638.

 

Esa plantación se considera el negocio familiar más antiguo en Norteamérica. Abarca también 11 generaciones.

 

Julian Charity, supervisor de servicios al visitante en esa granja, dijo que han surgido dudas sobre si la granja de los Tuttle puede ser más vieja, pero la plantación nunca impugnó la designación de esa propiedad.

 

"Un par de palabras puede cambiar toda la definición del récord", señaló.

 

La granja de los Tuttle ha salido ahora a la venta a un precio de 3,35 millones de dólares.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
tugentelatina
El sitio de los Latinos en USA
10.19.2010 11:31 (10.19.2010)
1284 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Ver todos los Artículos de tugentelatina
Calificación
0 votos
Recomiendalo