Descripción
Innsbruck, Austria "36 Horas"

Los Alpes tal vez sean para esquiar, pero Innsbruck, la supuesta “capital” de Los Alpes austriacos, tiene vida en casi todo para después – comer, beber, hacer compras y salir de fiesta. Pese a su fundación como capital de Tirol en la Edad Media, la ciudad del río Inn conserva una actitud consistentemente jovial, debido en parte a 30,000 estudiantes universitarios en una población de apenas 120,000 residentes, mientras que un nuevo interés por la arquitectura moderna de talla mundial de gente como David Chipperfield, Dominique Perrault y Zaha Hadid está empezando a competir por la atención con edificios de la era del Renacimiento y calles laberínticas del Casco Viejo. Desde luego, disfrute de las pendientes cercanas para esquiar, como las del Glacial Stubai. Pero no se sorprenda si las aerosillas que más disfruta son las que lo llevan a los muchos bares de azotea de la ciudad, restaurantes de lujo y clubes de baile abiertos toda la noche.

VIERNES

4 p.m.

Concurso de Kaffeeklatsch

A los residentes locales les encanta discutir cuál es la mejor konditorei (cafetería con hojaldres) de Innsbruck, y muchos escogen a la más moderna Valier (Maximilianstrasse 27; www.konditorei-innsbruck.at), justo al sur del centro de la ciudad, mientras que los de línea dura juran que la mejor es la celebrada Munding (Kiebachgasse 16, en la Mundingplatz; munding.at), en el Casco Viejo, que afirma haber servido desde 1803 sus “strudels” tipo tarta de manzana y su azucarado pan “stollen”. Escoja cualquiera de las dos, ocupe una mesa y disfrute la hora vespertina del kaffeeklatsch como si fuera uno más. Después, vaya al otro y ordene una segunda ronda de postre y café, sólo para asegurarse.

5 p.m.

Cervezas locales

Con sus frescos gruner veltliners, afrutados gelber muskatellers y acerados rieslings, la envidiable cultura de vino de Austria roba gran parte de la atención que de otra forma iría al creciente – pero en gran parte subestimado – paisaje de cervezas artesanales del país. En Innsbruck, el bar mejor calificado de la guía 2012 de cervezas austriacas de Conrad Seidl es Cafe Sowieso (Kapuzinergasse 8; 43-650 553-0506), un pub estudiantil tipo jardín de niños con entre cuatro y seis cervezas inusuales de barril y aproximadamente 40 botellas, incluyendo rarezas como la excelente Styrian Ale de Gerhard Forstner, una variedad ámbar con gusto a lúpulo de la región Steiermark de Austria (4.6 euros, o aproximadamente 6 dólares a un tipo de cambio de 1.29 dólares por euro). No, sus amigos amantes de la cerveza nunca la han escuchado.

8 p.m.

Comida con vista

Aunque el centralmente situado Rathausgalerien cubierto de vidrio no parece nada más que un ostentoso centro comercial, los gastrónomos informados vienen por el restaurante del último piso, Lichtblick (Maria-Theresien-Strasse 18; restaurant-lichtblick.at): un espacio abierto lleno de luz con imponentes vistas a la ciudad desde arriba del séptimo piso de una torre sobre Maria-Theresien-Strasse. ¿Puede ver hasta Alto Adige, del otro lado de la frontera? La cocina ciertamente parece saltar de Austria a Italia: terrosas chirivías en una sopa de espuma acompañadas con filetes frescos de atún, o suave cordero de salinas acompañado de abundante polenta con salsa de tomate y rico queso de cabra. La cena para dos, sin vino: 100 euros.

10:30 p.m.

Paradas para después de cenar

¿Exactamente qué tan perezoso es? Para terminar fácil la noche, camine siete metros desde la puerta del Lichtblick hasta 360 degrees (Maria-Theresien-Strasse 18; 360-grad.at), un elegante salón circular de vidrio que mira a toda la ciudad. Cierre con un vino local, como el cuvee (el blanco de la casa), producido para el bar por la bodega Hiedler, en Kamptal (32 euros la botella). Después, busque los mejores cócteles de la ciudad doblando la esquina, en 5th Floor, otro bar de azotea, pero en esta ocasión dentro del hotel Penz (Adolf-Pichler-Platz 3; the-penz.com). Pruebe uno de los raros 100 whiskeys (como el Wemyss Honey Pot, del que sólo se produjeron 299 botellas) o pruebe algo reanimador con un giro, como el “gin tonic” completamente alemán, elaborado con ginebra Monkey 47 de la Selva Negra y tónica Thomas Henry de Berlín (los cócteles, aproximadamente 11 euros).

SÁBADO

10 a.m.

La cúspide de la alfarería

La influencia de Austria en el movimiento mundial de estudios de cerámica incluye a Wiener Werkstatte y a la excelente alfarera Lucie Rie, quien estudió en Viena pero está radicada en Londres. La cúspide de calidad en cerámica de barro cocido en Innsbruck es el Töpferstudio Kathrein (Viaduktbogen 1; toepferstudio.at), que, con 20 años de historia, está anidado en un arco de un viaducto de ferrocarril sobre Viaduktbogen, donde Hansjorg Kathrein hace a mano y vende modernas pero muy funcionales tazas, tazones, platos y jarras (las tazas, aproximadamente 8 euros; las jarras, hasta 60 euros).

1 p.m.

Imperio de postres

La casa de la era imperial de la torta Sacher ahora presume de un pequeño imperio propio: más allá del Hotel Sacher original, en Viena, hay filiales en Graz, Salzburgo, y aquí, en el Caso Viejo, cuyo Cafe Sacher (Rennweg 1; sacher.com/en-cafe-innsbruck.htm) volvió a abrir luego de una importante remodelación en 2011. Aunque la mayoría de los visitantes viene por la torta, no debe perderse la deliciosa comida de la cocina – desde tafelspitz clásico hasta cuisine contemporánea. La decoración estilo fin de siglo y el servicio principesco crea un ambiente del Viejo Mundo que hace contrapeso a los muy modernos platos del chef Florian Prelog, como trucha en salmuera con ricotta de manzanas dulces y rábano picante. Almuerzo para dos, sin vino: 70 euros.

3 p.m.

Multifacético

Pretenda contemplar el arte mientras compra en secreto adornos brillantes en la cristalería de Swarovski (Herzog-Friedrich-Strasse 39; innsbruck.swarovski.com), que fue reinaugurada luego de una renovación importante de mediados de 2011. Producidos a sólo media hora de la ciudad, los cristales decoran la exhibición de la planta baja de tacones de punta de ocho diseñadores, así como una enorme instalación multimedia, “Im Facettenreich”, de Thomas Feuerstein. Las compras y la contemplación con la boca abierta continúan en el piso de arriba, donde los cristales se iluminan con música sincronizada en una oscurecida wunderkammer, o cámara de maravillas, y puede tomar fuerzas con un vino espumoso (5.6 euros) en el moderno bar antes de quitarle el plástico al brillante brazalete de cristales negros de Christopher Kane (250 euros).

4 p.m.

Estilo tirolés

Mitad austriaca, mitad italiana, Tirol es una región difícil de entender para los extranjeros. Puede apreciar algunas pistas visuales en el Museo de Arte Folclórico Tirolés (Universitatstrasse 2; www.tiroler-landesmuseen.at/html.php/en), sobre Universitatstrasse, que exhibe manualidades como peines y cucharas talladas, vestidos tradicionales e incluso salas completas, llenas de madera tallada y diseños peculiares de la región. Después, eche un vistazo a la conectada Hofkirche, o Iglesia de la Corte, donde el cenotafio de ornato del santo emperador romano Maximiliano I es vigilado por estatuas renacentistas de reyes, reinas, damas, caballeros y gente de la corte, y donde otra tumba conserva los restos de Andreas Hofer, el héroe regional de Tirol.

8 p.m.

Siéntese quieto (y coma bien)

Mencione que tiene una reserva en Sitzwohl (Gilmstrasse 4; restaurantsitzwohl.at) y los locales alzarán las cejas con asombro, impresionados porque irá al mejor restaurante de la ciudad. Situado en una ex escuela primaria sobre Gilmstrasse, Sitzwohl incluye su propio negocio de productos delicatessen y barra de cócteles en la planta baja; en el restaurante del segundo piso, cubículos con luz ónix rompen el largo espacio en rincones íntimos donde los comensales degustan recetas locales actualizadas, como la inesperada interpretación del queso de cabeza, servida con diminutas frituras de maíz, o un plato principal de suave pechuga de faisán envuelta en prosciutto y acompañada con condimentada col roja con esencia de canela y “dumplings” de papa crujientes por fuera y esponjosos por dentro. ¡Si tan solo todas las escuelas sirvieran comidas como ésta! La cena para dos, sin vino: 120 euros.

11 p.m.

De fiesta toda la noche

La sustancial población estudiantil de Innsbruck significa que la vida nocturna de aquí a menudo termina hasta el amanecer. En clubes como Weekender (Tschamlerstrasse 3; weekender.at), con ambientación moderna, la joven clientela baila al compás de una variedad de ritmos, dependiendo de la noche, desde grupos en vivo de música metálica y punk hasta D.J. de tecno y house. Justo sobre los bancos del río Inn, el centro nocturno Aftershave (Herzog-Otto-Strasse 8; club-aftershave.at) a menudo está bastante vacío hasta la 1 p.m., cuando la clientela empieza a llegar entrada la noche para disfrutar del hip-hop y las pistas de baile.

DOMINGO

9 a.m.

En aire delgado

Es difícil decir qué es más fotogénico: las vistas sobre las nubes del otro lado del valle desde el funicular Hungerburgbahn – o las propias estaciones tipo naves espaciales que caen en picada. Diseñadas por Zaha Hadid, quien también creó el salto de esquí Bergisel, ahí cerca, y develadas en 2007, las cuatro paradas extrañamente hermosas empiezan en la estación Congreso, justo afuera del Casco Viejo, y llegan a la mitad de la montaña, en Hungerburg, con una elevación de 860 metros. Tome una foto de la vista. Después, tome otra de la estación. Repita el paso las veces que sean necesarias.

SI DECIDE IR

Innsbruck no tiene escasez de hoteles tradicionales con motivos alpinos anticuados, aunque las posadas con decoración moderna son mucho menos comunes. Una de las mejores es Penz (Adolf-Pichler-Platz 3; 43-512-57-56-57; the-penz.com), un hotel de 94 habitaciones inaugurado hace una década con un claro diseño de inspiración de medio siglo, situado sobre una tranquila plaza que no está lejos de Maria-Theresien-Strasse, la principal franja comercial y de entretenimiento. Las habitaciones dobles varían entre 180 y 260 euros (233 y 335 dólares).

Los viajeros económicos tienen muchas opciones en la ciudad, como el popular hotel Basic (Innrain 16; 43-512-58-63-85; basic-hotel.at). Manejado por la familia Perger, las 24 habitaciones están graciosamente decoradas con colores simples y ricos acentos de madera. Las habitaciones dobles parten desde 110 euros.

 

 

Fuente:terra.com.mx

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
Los físicos Peter Higgs, Francois Englert y el Centro Europeo de Física de Partículas realizaron un "hito" con su hallazgo, según el jurado
05.29.2013 · De SuperTigeroLIVH
En la celebración denominada Mozart Week 2013 participarán las mejores orquestas, solistas y directores del mundo
01.27.2013 · De Alejandro
Autor
04.13.2013 18:52 (04.13.2013)
535 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Recomiendalo