Descripción
Intolerante en privado y Tolerante en publico

37dae4b8-ddb8-43db-b691-5ecd99e8d587_fd9

Nos encanta hablar de tolerancia y de libertad de expresión, entre otras cosas, porque es lo políticamente correcto. Está de moda apoyar las causas de las minorías porque eso nos da prestigio. Nos sentimos mejores personas porque no discriminamos a nadie y nos encargamos de que todo mundo se entere. Somos puro amor, paz y aceptación incondicional de las diferencias individuales y defendemos apasionadamente el derecho universal a pensar y a decir lo que cada quien elija.  Siempre y cuando no se trate de nuestro círculo cercano. Ahí, la actitud es muy distinta.

 

Cuando nuestros hijos tienen una opinión diferente a la nuestra  – qué digo diferente – diametralmente opuesta, enloquecemos.  Los cuestionamos, los criticamos, les decimos que dónde aprendieron a pensar así porque en la casa les hemos enseñado otros valores.

Cuando nuestro marido, novio o pareja hace cosas que no nos gustan, entramos en fase sermón, cuya esencia es, más o menos,  yo no puedo amar a alguien que hace eso, o a alguien que piensa así. O la incredulidad del intolerante que dice no puedo creer que digas, pienses, sientas, hagas…eso.

 

Pareciera que para amar a alguien, deberíamos ser almas gemelas, gotas de agua, clones intelectuales  y emocionales.

Deberíamos pertenecer al mismo club de ideas, postura política y religiosa, visión del mundo y además, ser seguidores del mismo equipo de futbol.

 

También nos da por juzgar a la gente de nuestro círculo cercano. Con gran ligereza calificamos a alguien de superficial, demasiado inestable, poco cultivado,  portadora de faldas muy cortas o muy largas, ignorante en temas políticos, con el peor gusto musical de la historia, etcétera, etcétera.

 

En nuestros ambientes profesionales o académicos, tiramos a matar contra cualquiera que exprese una opinión distinta de la nuestra. Caemos en purismos linguísticos ridículos y creemos que nuestras teorías son verdades absolutas. Creemos que lo que sabemos es más verdadero que lo que saben los demás. Y competimos con los otros, pero en sentido destructivo.

 

Somos incapaces de debatir sin caer en ataques personales o descalificaciones. No entendemos que el objetivo del diálogo no es acabar con el otro ni convencerlo para que piense como nosotros. No entendemos que el diálogo implica apertura y respeto radical a lo que opinan los demás.

 

Es muy fácil ondear la bandera de la tolerancia cuando no se trata de nosotros. Cuando no toca fibras personales, podemos aceptar amorosamente a todos los que piensan, sienten y son distintos.

En las redes sociales, todos apoyamos las causas de la igualdad, la bondad y la justicia. En lo privado, descalificamos, criticamos ferozmente y nos enemistamos con los más cercanos porque no piensan como nosotros.

Muchos de los problemas en las relaciones, surgen de esta postura soberbia y limitada que no acepta la diferencias individuales.

Una actitud surgida de nuestros núcleos narcisistas, que nos hace pensar que nuestra forma de ver el mundo es la mejor y que genera conflictos inevitables cuando vivimos las relaciones como si siempre fueran luchas de poder.

 

Así que no estaría mal intentar dejar nuestros radicalismos de lado y tratar de entender que cada uno es cada uno. Quizá nuestros hijos se sientan más aceptados, tal vez tengamos menos pleitos con nuestra pareja, quizá armemos equipos de trabajo más productivos y podamos publicar más artículos con nuestros colegas.

 

Cualquier idea en la que supuestamente creemos y que defendemos apasionadamente, debería empezar por la casa. Es de la mayor incongruencia ser tolerante en lo público e intolerante en lo privado. O tolerantes con los que piensan como nosotros e intolerantes con los diferentes.

 

Ya lo dijo Spinoza: el mundo se humaniza  gracias a la libertad de filosofar. Libertas philosophandi como condición esencial de los vínculos respetuosamente amorosos.

Fuente:msn.com

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
Justin Bieber declara amor incondicional a su eterna enamorada, Selena Gomez, en una linda foto en a blanco y negro desde Instagram.
06.13.2014 · De Ytobias2004
Dos internautas estadounidenses presentaron una demanda en nombre colectivo contra Facebook, a la que acusan de analizar sus mensajes privados para transmitirdatos a los anunciantes, según el texto del planteo al que accedió la AFP.
01.04.2014 · De wenalo
La tecnología avanza a pasos agigantados cada día y con ello muchas cosas que antes eran muy utilizadas por la gente ahora ya están en desuso.
11.16.2013 · De wenalo
La intolerancia a la lactosa consiste en la deficiencia de la enzima lactasa, producida por el intestino delgado y encargada de la absorción de la lactosa, un tipo de azúcar presente en la leche de los mamíferos y en muchos alimentos preparados. En España, entre un 20 y un 40 por ciento de la poblac…
07.18.2013 · De armando
La pareja fue vista por comensales en restaurante de Miami Beach
07.17.2013 · De SuperTigeroLIVH
Autor
SuperTigeroLIVH
Me Siento Como Diario :D
05.23.2013 16:20 (05.23.2013)
294 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Ver todos los Artículos de SuperTigeroLIVH
Calificación
0 votos
Recomiendalo