Descripción
JAMAS COMAS " A ESCONDIDAS "

                              Foto: JAMÁS COMAS "A ESCONDIDAS"   Las únicas personas que podemos controlar la manera en que comemos, somos nosotros mism@s; nadie tiene el poder de obligarnos a comer lo que no queremos. Tu eres quien elige comer una porción de pastel en vez de una ensalada verde: Es tu decisión y tienes que hacerte cargo de ella. Elegir libremente la comida es la primera parte del cambio que necesitas para mantener un plan alimentario adecuado.  Si comienzas a comer cuando nadie te ve, como si no merecieras lo que estas ingiriendo. Tal vez no estés escondiendo solo la comida, sino también tus emociones, tus sentimientos y tu alma. Quizás te avergüenzas de lo que comes y no toleras que nadie te detenga o cuestione por la cantidad que estas comiendo. Controlar lo que ingieres no es un tema solamente de calorías, sino que se trata de entender que eres un ser integral y que necesitas manejar lo mejor posible tus emociones y tu alimento.  La famosa frase “empiezo mañana” no es exitosa. Si estas decidido, empieza hoy. Pide ayuda, no tienes que despedirte de la comida, pero en esta oportunidad eres tu quien decide lo que se lleva a la boca.  Valentía, poder y coraje es lo que hay en tu esencia y si tienes ganas de comer, no te escondas; acuérdate siempre de que la verdad nos hace libres.  Nuestro cuerpo no es un bote de basura. Cuantas veces comemos todo lo que hay en el plato y lo que sobra, por ese mito de que nada se debe desperdiciar....mejor sirvete porciones más pequeñas. Comer cuando no tienes hambre hará que te resulte difícil dejar de hacerlo cuando estés satisfecho.  Es fundamental que adquieras buenos hábitos alimenticios. Por ejemplo: en el momento de la comida, siéntate y disfruta de ella. Tenemos la fantasía de que si comemos parados, rápido o pellizcando, ingerimos menos cantidad que si nos sentamos a la mesa. Es como si no quisiéramos perder tiempo en alimentarnos o en prepararnos una comida elaborada y sana porque no la merecemos; y así, pasamos nuestro día y, cuando llega la noche, atacamos el refrigerador.  Nuestra alimentación debe ser una prioridad para nosotros. Tu cuerpo es tan importante como tu familia y si te preocupas por ellos al momento de alimentarlos, igual de atención debes prestar al momento de preparar que es lo que te toca ingerir a ti.  ORGANIFIK Be Natural. Be yourself.

Las únicas personas que podemos controlar la manera en que comemos, somos nosotros mism@s; nadie tiene el poder de obligarnos a comer lo que no queremos. Tu eres quien elige comer una porción de pastel en vez de

 una ensalada verde: Es tu decisión y tienes que hacerte cargo de ella. Elegir libremente la comida es la primera parte del cambio que necesitas para mantener un plan alimentario adecuado.

Si comienzas a comer cuando nadie te ve, como si no merecieras lo que estas ingiriendo. Tal vez no estés escondiendo solo la comida, sino también tus emociones, tus sentimientos y tu alma. Quizás te avergüenzas de lo que comes y no toleras que nadie te detenga o cuestione por la cantidad que estas comiendo. Controlar lo que ingieres no es un tema solamente de calorías, sino que se trata de entender que eres un ser integral y que necesitas manejar lo mejor posible tus emociones y tu alimento.

La famosa frase “empiezo mañana” no es exitosa. Si estas decidido, empieza hoy. Pide ayuda, no tienes que despedirte de la comida, pero en esta oportunidad eres tu quien decide lo que se lleva a la boca.

Valentía, poder y coraje es lo que hay en tu esencia y si tienes ganas de comer, no te escondas; acuérdate siempre de que la verdad nos hace libres.

Nuestro cuerpo no es un bote de basura. Cuantas veces comemos todo lo que hay en el plato y lo que sobra, por ese mito de que nada se debe desperdiciar....mejor sirvete porciones más pequeñas.
Comer cuando no tienes hambre hará que te resulte difícil dejar de hacerlo cuando estés satisfecho.

Es fundamental que adquieras buenos hábitos alimenticios. Por ejemplo: en el momento de la comida, siéntate y disfruta de ella. Tenemos la fantasía de que si comemos parados, rápido o pellizcando, ingerimos menos cantidad que si nos sentamos a la mesa. Es como si no quisiéramos perder tiempo en alimentarnos o en prepararnos una comida elaborada y sana porque no la merecemos; y así, pasamos nuestro día y, cuando llega la noche, atacamos el refrigerador.

Nuestra alimentación debe ser una prioridad para nosotros. Tu cuerpo es tan importante como tu familia y si te preocupas por ellos al momento de alimentarlos, igual de atención debes prestar al momento de preparar que es lo que te toca ingerir a ti.
Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
Alejandro
El alma que puede hablar con los ojos, tambien puede besar con la mirada...
12.10.2012 16:43 (12.10.2012)
841 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
1 votos
Recomiendalo