KANSAS CITY, Misurí, EE.UU. (AP) — El linebacker de los Chiefs de Kansas City, Jovan Belcher, mató a su novia a tiros y luego condujo hasta el estadio Arrowhead, donde se suicidó el sábado frente al entrenador y el gerente general del equipo, informó la policía.

Las autoridades no tenían un motivo para el asesinato y suicidio, que conmocionó al equipo un día antes de su partido contra los Panthers de Carolina. La NFL indicó que el encuentro se disputará según fue programado.

Belcher, de 25 años, era oriundo de Nueva York y jugó en la universidad de Maine. El linebacker jugó sus cuatro temporadas en la NFL con los Chiefs, y participó en todos los partidos, incluyendo los 11 de esta campaña.

Antes de pegarse un tiro, Belcher le agradeció al gerente general Scott Pioli y al entrenador Romeo Crennel por todo lo que hicieron por él, dijo el vocero de la policía Darin Snapp.

Las autoridades recibieron una llamada el sábado por la mañana de una mujer que dijo que su hija había recibido varios disparos en una casa a unos ocho kilómetros del estadio Arrowhead.

"Cuando llegamos, la señora nos dijo que su hija había recibido varios disparos de parte de su novio, del novio de la hija", relató Snapp. "Lo identificó como un jugador de los Chiefs".

El vocero indicó que luego recibieron otra llamada de las instalaciones de los Chiefs.

"La descripción coincidía con la descripción del sospechoso de la otra dirección. Ya teníamos una idea de lo que se trataba", indicó. El jugador se estaba "apuntando una pistola a la cabeza", mientras estaba parado en la entrada de las instalaciones de práctica del equipo.

"Allí estaban Pioli y Crennel y otro entrenador o empleado estaba parado afuera y parecía estar hablando con él. Parecía que estaban hablando con el sospechoso", explicó Snapp. "El sospechoso empezó a alejarse de los entrenadores y los oficiales, y entonces escucharon un disparo. Parece que se quitó la vida".

Snapp dijo que la novia tenía poco más de 20 años, y la pareja tenía un hijo.