Descripción
LA INFIDELIDAD EMOCIONAL Y SUS PELIGROS

Conoce las razones psicológicas detrás de este tipo de traición, cómo prevenirla y por qué es más frecuente que la sexual

Una de cada diez mujeres y dos de cada diez hombres tienen relaciones sexuales fuera del matrimonio, según datos del Instituto de Investigación Psicológica, Clínica y Social, pero tres de cada diez y cuatro de cada diez tienen "aventuras emocionales". ¿Por qué esta infidelidad es más frecuente que la sexual? ¿Qué explicación psicológica tiene? Las respuestas, a continuación.

El peligro: "nada" está ocurriendo

La infidelidad sexual es bastante clara: un miembro de la pareja rompe los límites de la relación y tiene algún tipo de contacto sexual con alguien más. Aunque ambas traiciones -la emocional y la sexual o física- implican complicaciones y la posible separación de la pareja, el psicólogo Michael Formica, de Psychology Today dice que la infidelidad emocional es mucho más complicada.

"Básicamente, se trata de un enamoramiento que es recíproco pero que no se demuestra con acciones como tener relaciones sexuales o buscar formar una pareja", explica Formica. Sin tener relaciones sexuales ni hablar de amor siquiera, una persona puede establecer una relación riesgosa de coqueteo, aún incluso sin conocerla. ¿El mejor ejemplo? Una relación vía internet.

En esta falta de acción concreta está el grave peligro de la infidelidad emocional: en realidad 'nada' está ocurriendo, no hay nada que reclamar porque tu pareja jamás ha besado, tocado o tenido relaciones sexuales con alguien más. Simplemente está hablando con una mujer que no eres tú y puede ser que incluso sientas que no hay nada que reclamar.

Las razones psicológicas

Ser infiel emocionalmente expresa que deseas ausentarte (temporalmente) de la relación en la que estás actualmente sin tener que abandonar a tu pareja en realidad. Ésta es la razón principal por la que, según Formica, este tipo de infidelidad ocurre y es también lo que escuda a quien la comete. La persona que lo hace cuida siempre que sus acciones no impliquen necesariamente que está haciendo algo malo.

El estar lejos de tu pareja puede aumentar el deseo que sientes por él, pero tener un amante a la distancia, siempre ahí cuando lo necesitas, se puede volver una adicción, según Formica. La emoción de checar tu e-mail para ver si te ha escrito, compartir miradas de complicidad, releer las conversaciones que han tenido por chat, etc., es la segunda razón que motiva a la infidelidad emocional.

La combinación de seguridad y miedo es la tercera razón. "Miedo de no querer que te cachen haciendo "algo" y seguridad de saber que prácticamente 'no estás haciendo nada'", comenta el psicólogo. Esta combinación es el combustible ideal para mantener una aventura que no implica acciones verdaderamente riesgosas.

¿Has sido infiel emocionalmente? ¿Perdonarías una infidelidad así?

 

 
Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
Tras protagonizar una de las peleas más polémicas del espectáculo, Beyoncé vuelve a estar en medio del escándalo.
06.03.2014 · De Ytobias2004
Científicos alemanes afirman haber creado el spray nasal anti-infidelidad, basado en la oxitocina comúnmente conocida como la "hormona del amor" que aseguraría la fidelidad de los hombres.
12.06.2013 · De wenalo
La infidelidad se vive como la peor traición de la pareja y se piensa que el infiel es el culpable de un grave daño a la relación de pareja, ya que, se supone que en la relación de pareja se tiene todo lo que necesita para vivir bien.
11.20.2013 · De wenalo
Un mexicano de 40 años colocó durante 12 años a su esposa un cinturón de castidad para garantizar su fidelidad.
10.07.2013 · De wenalo
El espionaje quedo atrás, lo de hoy es un anillo de bodas de titanio con la inscripción “Estoy casado” (“I’mMarried”). Tal vez te preguntes ¿cómo funciona?
09.25.2013 · De wenalo
Autor
LauraX
Bienvenidos a mi perfil de tugentelatina.com, checa mis tigis
11.21.2012 20:25 (11.21.2012)
459 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Recomiendalo