Descripción
La Curiosidad "El Despertar"

Nacemos curiosos. Los niños experimentan jugando, probando cosas nuevas. Y parece que de adultos frenamos nuestra curiosidad y nos disgustamos cuando las cosas no se ciñen al guión preestablecido. Los niños, en cambio, reinventan la historia y siguen jugando sin darle mayor importancia. Para recuperar nuestro espíritu “aventurero” ante el error (y ante la vida) necesitamos, como primer paso, despertar nuestra curiosidad y preguntarnos: ¿Qué puedo aprender?

La curiosidad es un gran motor para nuestra felicidad, al que “curiosamente” no se le ha prestado mucha atención ni en el ámbito de la psicología ni en el mundo de las empresas. Tal vez porque nuestros padres confundían curiosidad con indiscreción –¿a quien no le ha dicho su madre aquello de “niño, no seas curioso”? Tal vez, en el ámbito empresarial no se ha considerado una fuerza tan “noble” como la motivación o el compromiso. Sin embargo, está en la base de desarrollo del talento personal y profesional. Y así también lo están demostrando las ciencias sociales. Echemos un vistazo a las conclusiones de algunas de las investigaciones para demostrar su importancia:

Martin Seligman y Chris Peterson se enfrascaron en un arduo estudio para conocer cuáles eran las fortalezas que caracterizaban a los grandes hombres de la historia. Para ello, analizaron textos religiosos y filosóficos de distintas culturas. Concluyeron que existían 24 fortalezas en total y la curiosidad era una de las cinco que más correlacionaba con la felicidad y la sensación de plenitud.

Todd Kashdan ha dedicado varios años de investigación a la curiosidad humana. En su libro recoge algunas de las ventajas de ser curiosos. Por ejemplo: la salud. En 1996 se publicó un estudio en Psychology and Aging.  Tras analizar a más de 1.000 pacientes de entre 60 y 86 años durante un periodo de cinco años, se concluyó que aquellos que vivieron más y en mejores condiciones eran quienes al principio de la investigación se mostraron más curiosos, más allá de otras condiciones físicas.

La curiosidad no funciona con mapas de partida, sino que es una brújula para explorar nuevos territorios. De ahí que en la medida que desarrollemos esta cualidad, seamos más permeables al aprendizaje, incluso a la hora de conocer a otras personas, como demostró Kashdan. En uno de sus estudios analizó encuentros de personas de muy diferente condición. Aquellas que registraron altas dosis de curiosidad se mostraban más seguras de sí mismas y registraban menores índices de ansiedad en comparación con el grupo menos curioso.

Por último, otra ventaja importantísima de la curiosidad es la capacidad de hacernos más flexibles mentalmente. Quien no es curioso juzgará lo que le ocurre en base a sus parámetros iniciales más o menos rígidos. El curioso, sin embargo, ante la posibilidad de explorar algo diferente, podrá cuestionar sus propias creencias.

Así pues, un buen consejo para ser felices es dar rienda suelta a nuestra curiosidad, aunque tengamos que rebelarnos contra algún que otro condicionamiento social. La buena noticia es que es una habilidad innata y que además, podemos entrenar. Veamos a continuación algunas recomendaciones para lograrlo:

 

RECETAS

  1. Haz algo diferente cada día: Puede ser descubrir una nueva calle, un programa de software o una afición que desconocías de una persona con la que tratas desde hace tiempo. Inclúyelo como práctica diaria y explora, ve por caminos distintos y haz preguntas diferentes a las habituales. Y antes de acostarte reflexiona sobre ello. ¿Hoy has sido más curioso?
  2. Aprender y aprender: Ante un error o una posible contradicción en vez de pelearte con la realidad, reflexiona: ¿qué puedo aprender? Moviliza toda tu energía en descubrir aquello a lo que, a priori, no habías prestado atención. Puede ser el punto de partida de algo realmente apasionante.
  3. Mejora tu capacidad de escucha: Cuando estés con una persona conversando haz el ejercicio consciente de centrarte en escuchar más lo que te está diciendo y no estar tan interesado en lo que quieres decirle (que suele ser lo habitual en casi todo el mundo). Si activas la curiosidad en este punto, puedes descubrir sorpresas agradables.

 

FÓRMULA
La curiosidad es una excelente brújula para el aprendizaje y para tener una vida más plena.

 

 

Fuente:elpais.com

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
Así de insólito es. ¿Cuántas veces te quedaste dormido en medio de una noche de estudio? Esas batallas contra el sueño, que casi siempre se pierden, empezarían a tomar otro color en China, la tierra de las locuras innovadoras.
03.20.2014 · De martin
Aunque nos resulte más agradable y pasemos más tiempo mirando a las personas guapas, nos acordamos mejor de los feos.
03.13.2014 · De Jennie
Una heladería ubicada en la capital de Taiwán, Taipei, vende los helados más excéntricos del mundo.
12.27.2013 · De Alex
Fotos de calles muy raras en nuestro mundo
11.13.2013 · De Alex
Así serían las estrellas del POP si hubiesen nacido como aves.
10.10.2013 · De wenalo
Autor
05.14.2013 17:45 (05.14.2013)
457 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Recomiendalo