Descripción
Los Annunakis..creadores de nuestra especie...

annunakis.jpg

El termino Annunaki es el nombre de un grupo de deidades sumerias y akadias relacionados con los Annuna (los “cincuenta grandes dioses”) y los Igigi (dioses menores).

El nombre se escribe variablemente “a-nuna”, “a-nuna-ke-ne”, o “a-nun-na”, significando más o menos “los de la sangre real”  mientras otros grupos postulan que significa (Anu=Cielo, na=y, Ki=Tierra),  descrito como la quinta generación de dioses en la epopeya babilónica de la creación, el Enuma Elish.

La leyenda sumeria dice que existe un planeta más en nuestro sistema solar, llamado Nibiru por los sumerios, que tiene una órbita elíptica similar a la de un cometa y que tarda 3600 años en dar una vuelta completa alrededor del sol.

Sitchin, así como otros investigadores sostienen la teoría de que los antiguos sumerios conocían la existencia de todos los planetas del Sistema Solar y la presencia de un planeta más, del cual procedían los Annunaki, y que en sus principios fueron el génesis de la vida sobre la Tierra y la causa de la rápida evolución del hombre en nuestro mundo mediante intervención genética. 

Según los sumerios sus dioses bajaron cuando no existía vida. Para los sumerios, al igual que para otros muchos pueblos de la antigüedad, sus dioses fueron seres de carne y hueso que habitaron entre ellos y de los que aprendieron numerosas actividades. Hicieron de la Tierra su hogar y empezaron a construir ciudades que asociaron a funciones determinadas.

Según un mito babilónico más reciente, los Anunaki eran los hijos de Anu y Ki, los dioses hermano y hermana, ellos mismos, los vástagos de Anshar y Kishar (pivote del cielo y pivote terrestre, los postes celestiales ). Anshar y Kishar eran los hijos de Lahm y de Lahmu (“los fangosos”), nombres dados a los guardias del templo en Eridu, el sitio de Apsu en el cual la Creación según ellos ocurrió. La cabeza del consejo de Anunnaki era el gran Anu, (más que ser un dios del cielo, Anu realmente significa “cielo”), de Uruk y los otros miembros eran sus descendientes. Su lugar fue tomado por Enlil, (En=señor, lil=viento, aire), quien, en la antigüedad era pensado como el separador del cielo y de la tierra. Esto dio lugar a un conflicto entre Enlil de Nippur y su hermanastro Enki de Eridu, sobre la legitimidad de Enlil como gobernante Celestial y terrestre. Enki, (En=señor, Ki=Tierra), además de ser el dios del agua dulce, era también dios de la sabiduría y de la magia, y era mirado por algunos como alquimista. Cuando el Igigi decidió hacer huelga y rehusó continuar trabajando para mantener la armonía del Universo, en el Shappatu (hebreo: Shabbat), Enki creó a la humanidad para que ésta asumiera la responsabilidad de realizar las tareas que los dioses habían abandonado.

 

Los Anunaki, por su parte, eran los compañeros altísimos (Alto concilio) del consejo de los dioses y de Anu. Fueron distribuidos sobre la tierra y el el mundo subterráneo o bajo mundo. Los más conocidos entre ellos eran: Asaru, Asarualim, Asarualimnunna, Asaruludu, En-Ki (Ea para los Akadianos), Namru, Namtillaku y Tutu. (Un análisis convencional de la práctica religiosa sumeria se puede encontrar en el libro de A. Leo Oppenheim., Mesopotamia antiguo: Retrato de una civilización muerta, una edición revisada que se publicó en 1976. En dicha obra, Oppenheim se muestra muy precavido respecto de las interpretaciones sobre los dioses que “perdieron la civilización”).

Mientras algunos eruditos descuentan la relación entre la vida extraterrestre y las civilizaciones antiguas, existen otros que son partidarios de la idea sobre antiguos astronautas, tales como Zecharia Sitchin (q.v.), Sherry Shriner, Laurence Gardner, Juan Andres Salfate y David Icke, quienes creen que los Anunnaki fueron creados adicionalmente de los "semi-Extraterrestres" venidos a la tierra durante la antigüedad para crear o alterar el ADN del hombre primitivo. Estos estudiosos proponen varias acepciones de la palabra "anunakis", dos de las cuales son “anu-na-ki” y “an-unnak-ki”, que tradujeron como “los que vinieron de cielo a la tierra”. (muy similar a la traducción Raëliana de Elohim.)

Lo que hizo polémico el trabajo de Sitchin fue el postulado de que una supuesta raza muy avanzada, de seres llamados Anunnaki, ayudaron a los sumerios a comenzar su civilización.

En 1976, Zecharia Sitchin, quien traducía los textos cuneiformes sumerios, publicó el primero de sus libros: El duodecimo planeta. En este libro habló de maravillas y conocimientos tecnológicos que, según él, tuvo la civilización antigua de Sumeria. Sitchin resume que los Anunnaki serían un grupo antiguo de extraterrestres que obraron recíprocamente con los sumerios, y pudieron traer tecnología avanzada a esa civilización. El estudioso describió el mundo de estos seres (Nibiru), como un planeta misterioso que vuelve a la vecindad del Sistema Solar cada 3.600 años.

annunakis2.jpg

Quienes siguen la idea de los astronautas antiguos, postulan que los sumerios creían en la existencia de un planeta llamado Nibiru, que orbitaba dos sistemas solares y que era el hogar de dos razas: la de los Anu y la de los nefilim. Dicen también que cada 3600 años, este cuerpo celeste visita nuestro sistema solar. Según esto, los Anu vinieron como maestros a la Tierra y crearon una raza auxiliar, los seres humanos, enlazando su propio material genético con la del homo erectus. Los Anu eran descritos como hombres semidivinos, pero de doble estatura (los gigantes); genéticamente hablando, se mostraban como una raza esclava, dedicada a sacar oro de las minas para restaurar la atmósfera de Nibirus. En un cierto punto, continuando con esta versión, se dice que los Anunnaki pasaron el control de la tierra a los seres humanos, aunque hubo en ellos tentativas de destruirlos.

Los arqueólogos y científicos, al revisar las traducciones de Sitchin, las calificaron especulativas y fantasiosas, y terminaron por descartar el trabajo. Sin embargo, a pesar de esto, con el paso del tiempo se han unido a la teoría ufológica figuras como el genetista Laurence Gardner, cuyos seguidores postulan que aunque imperfecto su trabajo, prepondera la esencia a la cual dan mucha importancia. Por otra parte argumentan la existencia de evidencia científica circunstancial, acumulada a lo largo de la historia de tal manera que es difícil negar la posibilidad de la existencia de estos seres. Como ejemplo de esta evidencia proponen el descubrimiento de los metales monoatómicos (ORMUS, Barry Carter) y las presuntas ruinas del "MEGA", descubiertas por la reconocida oceanógrafa rusa Paulina Zelitsky, en las costas de Cuba a 800 pies de profundidad.

En el 2004 la idea ufológica sobre el antiguo astronauta, fue utilizada en un guión de siete ediciones del comic Silver Surfer de Marvel Comics. En éste, dichos seres eran descritos inicialmente como "extranjeros" que daban la consciencia y el conocimiento a la humanidad; posteriormente, en el último tiraje de la historia, queda implícito que los Annunaki eran los dioses de las historias sumerias.

Diferentes series de ciencia ficción han basado sus argumentos en las teorías de Sitchin, por ejemplo, en la serie televisiva Stargate, los dioses antiguos de Egipto, Sumeria y otros países -incluso íconos judeocristianos- son inspirados en una raza de extraterrestres llamados Goa'uld que esclavizaron a la humanidad. En Babylon 5 se dice que los Vorlon fueron considerados como dioses y ángeles por diferentes razas en tiempos primitivos incluyendo la humana. En la teleserie Battlestar Galáctica, se dice que los humanos provienen del Planeta Kobol, hogar de los Dioses de Kobol. Los humanos estaban divididos en 13 tribus que dejaron Kobol y colonizaron trece planetas cada una, siendo la Tierra una de las colonias. Y en la teleserie Smallville se menciona como los kriptonianos visitaron la Tierra en el pasado y fueron confundidos por dioses.

Además, los Anunaki han sido inspiración para trabajos musicales. El grupo alemán de Heavy Metal Running Wild escribió en 1995 la canción Genesis (The Making And Fall of a Man) para su disco Black Han Inn. La Canción, de más de 14 minutos de duración, relata la forma en que los Anunaki crearon a la humanidad en el contexto de un ingenioso disco conceptual que mezcla muchas leyendas con una historia original acerca de la creación y destrucción de la raza humana.

Como es bien conocido, la civilización sumeria es una de las más antiguas de las que se tiene conocimiento. Se asentaron en Mesopotamia hace unos 5.000 años nada menos y sobre ellos reside el mérito de ser los primeros en desarrollar la escrituraFueron los inventores de la astronomía, aritmética, algebra, ellos crearon las matemáticas, crearon la primera forma de escritura en jeroglíficos junto con los egipcios, 4.000 a.C.

La creación del hombre según los mitos sumerios es muy parecida a la biblia, Enki tomo arcilla y le dio forma, por invitación de Nammu, aunque las primeras formas no fueron satisfactorias.

Los humanos veían a estos seres como dioses, ya que eran inteligentes, poseían muchas tecnologías y conocimientos y tenían una gran longevidad, aunque eran mortales. Estos seres fueron llamados por los sumerios Annunaki. El término que menciona la Biblia es Nephilim (recordemos que la Biblia es una copia de las tradiciones sumerias), aunque algunas traducciones erróneas del termino los denomina “gigantes”.

Según los sumerios, sus dioses bajaron a la tierra desde el cielo, mucho antes de la llegada de la humanidad. Para los sumerios, al igual que para otros muchos pueblos de la antigüedad, sus dioses fueron seres de carne y hueso que un día habitaron entre ellos y de los que aprendieron numerosas actividades y normas de convivencia

Ellos vinieron como colonos y explotadores, hicieron de la Tierra su hogar y empezaron a construir ciudades, ciudades que asociaron a funciones determinadas y que estaban gobernadas por Annunakis.

Es sabido que cada ciudad sumeria disponia de un dios y una diosa protectora, esto puede interpretarse como que el gobierno de estas ciudades estaba encargado a parejas de dioses.

Textos y manuscritos encontrados en ruinas sumerias sobre las observaciones de constelaciones, cuerpos celestes y posicionamiento de los planetas en el sistema solar, el movimiento de los planetas en torno al Sol. Consideraban el sistema solar un conjunto de 12 planetas, contando la luna y el sol. Al décimo planeta le llamaban Nibiru, que tiene una orbita similar a la de un cometa, de 3600 años.

Los Sumerios fueron buenos observadores y como consecuencia formularon teorías astronómicas muy avanzadas a su época. Las imágenes arqueológicas que se han encontrado así lo atestiguan, pero si algo por lo que resultan especialmente llamativos es por su más que posible contacto con civilizaciones extraterrestres.

Sería algo que explicaría su avanzado conocimiento de astronomía, de representar el sistema solar como hoy lo conocemos. Y es que varios especialistas han sostenido que sólo una raza alienígena podría haberles transmitido tales conocimientos, impensables para su época y que pasarían bastantes siglos para alcanzar algo similar en algunos aspectos.

En este sentido, son bien conocidos los Anunaki, un grupo de deidades sumerias que vendrían a ser seres semi-extraterrestres, enviados desde el cielo a la tierra. Serían una raza muy avanzada que ayudaron a los sumerios en el desarrollo de su civilización.

Y todavía hoy sigue siendo algo realmente misterioso el origen de la civilización sumeria, con una estructura social compleja, conocimientos avanzados de agricultura, metalurgia, medicina, astronomía, matemáticas y creadores de la escritura jeroglífica.

En las tablas Sumerias, escritas hace más de 5000 años, (así como en el Bhagavad Gita de los vedas) se describen claramente sus “Dioses”.

Los Annunaki (también llamados Annuna – Hijos de An) fueron los dioses confinados en el mundo subterráneo, también se dice que vivían en Dulkug o Dulku , el “montículo santo”. En el texto sumerio sobre “El descenso de Innana al Mundo Bajo” se identifica a los Annunaki como los siete jueces del Mundo Bajo.

La traducción de algunas tablillas, realizadas por lingüistas destacados como Samuel Noah Kramer y Zecharía Sitchin, muestran una civilización sumeria muy avanzada. Kramer afirma que “los sumerios, con la ayuda de sus dioses, especialmente Enlil (el Rey del Cielo y la Tierra), transformaron una tierra llana, árida y azotada por los vientos en un reino fértil y floreciente”.

Diversos autores como Zecharia Sitchin, han descubierto en los textos sumerios aparatos como cohetes y naves de los dioses. Posiblemente descripciones de una civilización de origen extraterrestre que se desarrolló en esa zona del mundo hace más de 5000 años.

La vida de los sumerios giraba en torno a sus dioses. Estos tenían cuerpo físico y a ojos de los sumerios eran losAn.Unna.Ki, literalmente “aquellos que vinieron del Cielo a la Tierra”.

 Estos dioses instruyeron al pueblo en la construcción de templos en lugares escogidos. Con el tiempo, se desarrollaron diversas confrontaciones bélicas entre los dioses. En la región del Mar Muerto se han encontrado evidencias de una confrontación nuclear en torno al 2040 a.C. En esta región se conservan aún anomalías radioactivas y partículas nucleares. La onda nuclear originó un ciclón radioactivo que acabó con la civilización sumeria.

Un texto sumerio dice: “En la tierra cayó una calamidad, una desconocida para el hombre, una que no se había visto nunca antes... una gran tormenta del cielo... una tormenta que aniquiló toda la tierra... un viento diabólico como un torrente enfurecido... acompañada de un calor abrasador... durante el día robó a la tierra de su sol reluciente, por la noche las estrellas no brillaban... La gente aterrorizada, no podía apenas respirar... Las bocas se llenaron de sangre... hizo que las casas se abandonaran... los ríos de Sumeria afluían con aguas amargas... los pastos crecían con hierba marchita... Los dioses evacuaron Uruk, se escondieron en las montañas, escaparon más allá de las lejanas llanuras...”.

Las narraciones sumerias sobre “aquellos que llegaron del cielo” se interrumpen en este punto. Los sobrevivientes al Armagedón nuclear de los Anunakis sufrieron un retroceso enorme, sumiéndose en el caos y la confusión.

Gracias al esfuerzo de los elementos más conscientes de la humanidad, el conocimiento de los dioses sobrevivió en el mundo por vía de varias formas de esoterismo y sociedades secretas, como las Escuelas de Misterio de Egipto y la escuela de Pitágoras. Pero sobre el mundo se cernía la sombra de la contra iniciación...

La Biblia judía, según diversos autores, está escrita sobre conocimientos históricos e iniciáticos del pasado. Pero el libro judío no sería la misma gnosis, sino que en él, el conocimiento habría sido pervertido y adulterado con una intención maligna.

En Génesis 6 se habla de Dios, o Nefilim, en sus versiones más antiguas. En realidad la biblia judía está refiriéndose a una versión de los Anunakis sumerios cuyo término Sitchin traduce como “los que descendieron”.

Génesis 6,

1Cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la tierra y les nacieron hijas, 2los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas, y tomaron por esposas a las que más les gustaron. 3El Señor dijo: <<Mi espíritu no permanecerá por siempre en el hombre, porque es de carne. Sus días serán ciento veinte años>>, 4En aquel entonces había gigantes en la tierra (y también después), cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres, y ellas les daban hijos. Éstos son los héroes de antaño, hombres famosos.

En libros posteriores de la Biblia judía vemos cómo el judío extrae conocimientos de los antiguos egipcios. Estos, los egipcios, obtuvieron el conocimiento de culturas más antiguas: Babilonia y Sumeria. Los diez mandamientos de la biblia judía son una réplica calcada de un pasaje de el Libro Egipcio de los Muertos.

En definitiva, el descubrimiento arqueológico del mundo antiguo y la traducción de sus tablillas, textos y demás registros, nos mostró que la biblia judía (el Antiguo Testamento) es un a copia fiel de historias mucho más antiguas. Fue un duro golpe contra el Pentateuco (los cinco primeros libros de la biblia judía), que se confirmó cuando en 1880 el investigador alemán Julius Welhausen publicó Prolegomena to the History of Israel. En él recogía evidencias de que Moisés no pudo escribir esos textos capitales. Welhausen defendía incluso la hipótesis de que estos relatos que hablan de los Elohim o Seres Brillantes equivalentes a los Anunakis, procedían de fuentes más antiguas, más tarde identificadas con Sumer.

 

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
Una polémica mundial se ha generado tras el lanzamiento del satélite del Vaticano en búsqueda de vida extraterrestre. De esta manera, fueron rescatadas las palabras de Monseñor Corrado Balducci, teólogo del Vaticano, que descubrió la relación entre la Curia Romana y los extraterrestres.
02.19.2014 · De wenalo
Descubrimiento de partículas biológicas a gran altura podría cambiar por completo nuestra visión de la vida y la evolución.
09.22.2013 · De Alfredo
Experto aseguró además que antes del 2033 entraríamos en contacto con ellos.
09.22.2013 · De Alfredo
Todos crecimos escuchando las historias sobre aquel “extraño acontecimiento del Área 51”, lo hemos visto la TV, lo hemos leído en numerosos libros así como en revistas sobre supuestas conspiraciones entre científicos y gobernadores estadounidenses,
06.29.2013 · De Leonor
Un equipo de científicos de las universidades de Princeton y Pensilvania pretenden reanalizar las observaciones de los telescopios espaciales en busca de huellas de una posible actividad ingenieril alienígena.
06.17.2013 · De SuperTigeroLIVH
Autor
03.01.2013 09:55 (03.01.2013)
1727 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
1 votos
Recomiendalo