Descripción
Los funerales de las víctimas de la masacre de connecticut

La pequeña localidad estadounidense de Newtown, en Connecticut, encaraba el lunes los primeros dos de los 20 funerales de los niños que murieron la semana pasada asesinados en sus aulas, mientras el resto del país retomaba la actividad escolar con una seguridad reforzada.

Los pequeños féretros marcaban el inicio de los funerales en los que se dará sepultura a 20 niños y seis adultos asesinados el viernes en un tiroteo en la escuela de educación básica Sandy Hook. Noah Pozner y Jack Pinto, ambos de 6 años, serán los primeros inhumados el lunes por la tarde.

El presidente Barack Obama, quien dijo el domingo en Newtown que el joven de 20 años que perpetró el ataque actuó con un "mal sin escrúpulos", fue elogiado por la familia de la docente Victoria Soto, de 27 años, quien falleció cuando intentaba proteger a sus alumnos de primer grado.


"Realmente nos hizo sentir como si ella verdaderamente fuese una heroína y que todos deberían conocerla", dijo el lunes su hermano, Carlos Soto, a la cadena CBS.

En una vigilia plurirreligiosa celebrada el domingo por la noche en Newtown, Obama habló enérgicamente sobre las fallas del país a la hora de proteger a sus niños y exigió cambios en respuesta a los tiroteos con múltiples víctimas ocurridos en los últimos tiempos.

"No podemos tolerar esto más. Estas tragedias tienen que terminar. Y para acabar con ellas, debemos cambiar", dijo, añadiendo que reunirá a fuerzas de la ley, profesionales de la salud mental y a otros especialistas para estudiar cómo se puede parar la violencia.

Pero antes de que todo eso llegue, las familias de las víctimas enterrarán a sus muertos.

Noah, con sus 6 años cumplidos el mes pasado, fue la víctima mortal más joven. El rabino de la familia ha contado que ha tratado de animar a la madre pidiéndole que se centre en sus otros cuatro hijos.

Jack, que también tenía 6 años, era un amante de los deportes. El jugador de los New York Giants Victor Cruz disputó el partido de fútbol americano del domingo con el nombre del niño en sus botas y en sus guantes.

Todos los niños asesinados en la escuela Sandy Hook Elementary tenían 6 ó 7 años. La directora de la institución, la psicóloga y cuatro docentes también murieron en el tiroteo.

Las víctimas fueron homenajeadas en una ceremonia que duró poco más de una hora en la que Obama ofreció palabras de esperanza y promesas de acción para evitar más tragedias.

"Tenemos una responsabilidad con cada niño (...) Ese es nuestro primer deber. Si no hacemos eso bien, entonces no hacemos nada bien", afirmó Obama en el abarrotado auditorio de la escuela secundaria de Newtown, donde muchos rompieron a llorar cuando leyó los nombres de las víctimas.

Vuelta a clases

Las escuelas de todo Estados Unidos van a intentar recuperar la normalidad, aunque habrá señales por todas partes de lo anómala que será la situación.

Algunos colegios van a poner más agentes de seguridad, otros comenzarán el día con un minuto de silencio. En Twitter, numerosos jóvenes han pedido a sus compañeros que acudan a clase de verde y blanco, los colores del colegio Sandy Hook.

"Estoy dudando sobre sacar el tema. Y si lo hago, ¿Qué voy a decir? Estoy rezando sobre ello porque no lo sé", dijo Molli Falgout, docente de primer grado en Kernersville, Carolina del Norte.

No obstante, en Newtown las escuelas no abren el lunes. El distrito ha dicho que los docentes necesitan tiempo para prepararse para el regreso de los estudiantes.

En lugar de ello, los grupos deportivos juveniles de la localidad han preparado un día de actividades para mantener a los chicos ocupados, con atletismo, juegos de mesa y manualidades.

La comunidad local también tendrá que tomar una decisión sobre la suerte del edificio de la escuela Sandy Hook, cuyos estudiantes irán a clase, de momento, en una escuela vacía en un pueblo cercano.

"Creo que tenemos que volver a ese edificio en algún momento. Así es como se supera. No tiene que ser inmediatamente, pero yo desde luego no quiero abandonarlo", dijo el vecino Tim Northrop.

Con el paso del tiempo se van conociendo más detalles sobre el impresionante ataque perpetrado por Adam Lanza, un joven de 20 años.

Tras matar a su madre, Nancy Lanza, en casa, acudió al colegio en el que había estudiado de niño, según antiguos compañeros, armado con cientos de balas en cargadores de unas 30 balas cada uno para su rifle Bushmaster AR 15 y dos pistolas. Además, tenía un arma corta que dejó en el coche que aparcó fuera.

Los agentes están estudiando las pruebas forenses y registrando el lugar de los hechos, en un proceso que podría durar semanas.

Fotos
Video Externo
You need Flash player 8+ and JavaScript enabled to view this video.

Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
SuperTigeroLIVH
Me Siento Como Diario :D
12.17.2012 12:29 (12.17.2012)
488 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Ver todos los Artículos de SuperTigeroLIVH
Calificación
2 votos
Recomiendalo