Descripción
Los limites en la familia quien los pone

iStock_000003843938XSmall-730720.jpg

Es la hora crítica en cualquier casa con niños pequeños y todavía falta sobrevivir a la comida, apagar la tele, meterlos en la cama... En cada una de estas instancias el alfajor puede servir como premio o como castigo. “Lo que estoy viviendo con Luciano y Ramiro es completamente diferente a lo que viví con Franco, que tiene trece y es de un matrimonio anterior”, dice Hernán (42), el papá. Y eso que los separan menos de diez años. “Híper estimulados, híper informados, híper acelerados”: así define a los chicos de hoy. A los suyos y a los que ve en el barrio, en la escuela, los hijos de sus compañeros de trabajo. “Híper todo”, sintetiza. Hernán todo lo lleva al juego. Vestirlos, lavarles la cara y peinarlos cuando cuesta arrancar temprano a la mañana. “Después, cuando me miran como diciéndome: ‘Te estoy tomando el pelo’, me pongo serio.” Pero a veces cuesta. Y cuánto.

Tires y aflojes, pactos, enojos, llantos, paciencia. El tema de los límites es todo un tema. La cuestión es que en los últimos años y de la mano de una cantidad de transformaciones –cimbronazos económicos que obligan a los padres a estar más tiempo fuera de casa, niños que se abren paso en una realidad muchas veces hostil, otros que están siempre y a toda hora en el centro de la escena, cambios en el modo en el que se representa la infancia, nuevos modelos de familia–, la tarea resulta más complicada. La palabra del adulto ya no pareciera ser portadora de demasiadas certezas. Cambió la forma en que nos relacionamos y mutó la manera en que se establecen los límites en casa y en la escuela. Si a esto le sumamos la mala prensa que tiene la autoridad, la tarea de ponerle a los niños los puntos sobre las íes se complica del todo.

El poder de los padres se licúa y la mirada cambia de eje: antes eran los padres los dictadores, ahora son los hijos. Pero no hemos salido del paradigma dictatorial”. Espeche es claro: “La autoridad es lo que permite que los chicos crezcan. Sin límites, sin un criterio que regule sus impulsos, los chicos quedan librados a su propia suerte sin poder sobre sí mismos, inmersos en la tiranía de sus impulsos, a merced de un mercado cruel e insaciable que se abalanza sobre ellos.”

Fuente obtenida de http://www.entremujeres.com

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
Los hijos tal vez no hereden los talentos de sus padres, pero si sus valores.
06.09.2014 · De Ytobias2004
Jiang Feng se divorció de su esposa y la demandó porque, según él, su esposa le había dado los hijos más feos del mundo.
03.16.2014 · De Rosy
El neurólogo inglés, Oliver Sacks, dice que aunque el autismo es visto como una condición médica, también debería ser considerado como un modo de ser completo, una forma de identidad profundamente diferente. Si sois padres de niños autistas, repetar la forma de vivir de vuestros hijos, no importa lo…
12.09.2013 · De Chavelita
Ningún padre posee un manual para saber si la educación que le da a sus hijos es la correcta, y cuando se trata de hijos varones tampoco existen excepciones.
12.09.2013 · De wenalo
comuniquese con sus hijos
12.08.2013 · De Chavelita
Autor
Neniita
Los invito a que se inscriban :)
06.08.2013 13:35 (06.08.2013)
408 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
1 votos
Recomiendalo