Descripción
Los mejores 10 chistes de mexicanos

1. El infierno mexicano


Llega un alemán al infierno y va en busca del infierno de su país, lo encuentra y le pregunta a los de la fila:

- ¿Aquí, qué te hacen?

- No pues aquí, primero te acuestan encima de una cama de clavos, luego te sientas en una silla eléctrica y al último llega el diablo y te tortura por una hora.

El alemán decepcionado va y se forma en el infierno inglés y pregunta lo mismo, a lo que le responden describiendo los mismos castigos que el infierno alemán.

Entonces se percata de una fila interminable en uno de los infiernos, por lo que se acerca y pregunta:

- ¿Qué infierno es este?

- Es el infierno mexicano

- ¿Y por qué hay tantos formados aquí?

- Lo que pasa es que aquí, los clavos se los robaron, nunca hay electricidad por falta de pago y pues el diablo llega firma y se va.

 

2. Selección mexicana.

Está Torrado (en la foto) bañándose, cuando lo ve "El conejo" y le dice:

- ¿Por qué te bañas antes del partido?

Y le contesta:

- Porque Javier Aguirre me dijo que juegue limpio.


3. El pato

Un mexicano y un americano están discutiendo sobre quién es el dueño de un pato. Al cabo de un rato de una pelea infructuosa, dice el mexicano:


- Mira, lo que podemos hacer es una apuesta: aquél de nosotros que le de la patada más fuerte en los testículos al otro se queda con el pato.

- Ok, de acuerdo, empieza tú.

El mexicano le pega una patada con toda su fuerza, que hizo que el americano se doblara del dolor. Pero después de que el extranjero se recuperó del golpe e iba a darle la patada al mexicano, este le dice:

- Tú ganas, ten el pato.


4. Perros inteligentes

En una reunión internacional de pastores, tres de ellos discuten sobre cuánta inteligencia tenían y cómo la aplicaban sus respectivos perros.

El español dice:

- El perro que yo tengo es de lo más peculiar; al terminar el trabajo encierra las ovejas y les da comida, además me vigila la casa con paso marcial durante toda la noche.

El argentino dice:

- El perro que yo tengo sí que es de lo más original: al terminar el trabajo encierra a las ovejas y les da comida; vigila la casa durante toda la noche; además, lava la ropa y me blanquea la casa una vez al año.

El mexicano, con lágrimas en los ojos, replica:

- El perro que yo tenía...
- ¿Qué pasó? - preguntan los otros -
- Se murió electrocutado.
- ¿Fue por un rayo?
- No, arreglándome el televisor.




5. Reciclaje

Un mexicano estaba tranquilamente tomando su desayuno, cuando un norteamericano, mascando chicle, se sienta a su lado.


El mexicano ignora al extranjero, que no muy contento con eso, trata de hacerle conversación preguntando:

- Perdón, ¿usted se come todo el pan?
- ¡Por supuesto! - contesta el mexicano -
- Nosotros no - dice el americano -
- Nosotros sólo nos comemos la migaja de adentro del pan y la parte de afuera la ponemos en un "container", la reciclamos, la transformamos en harina y la exportamos a México.

El mexicano escucha en silencio, imperturbable. El americano sigue mascando su chicle e insiste:

- ¿Y ustedes se comen la mermelada con el pan?
- ¡Por supuesto! - contesta nuevamente el mexicano -
- Nosotros no - dice el americano -
- Nosotros en el desayuno comemos fruta fresca, la cáscara y las semillas las ponemos en un "container", las reciclamos, las transformamos en mermelada y la exportamos a México.

El mexicano ya un tanto alterado le pregunta:

- ¿Y ustedes qué hacen con los condones después de usarlos?
- ¡Los tiramos a la basura, "of course"
- Bueno, nosotros no - responde el mexicano -
- Después de usarlos los ponemos en un contenedor, los reciclamos, los transformamos en chicle y los exportamos a los Estados Unidos.

6. ¿Para qué?

Estaba un grupo de turistas gringos recorriendo un poblado rústico mexicano; en eso uno de ellos ve a un campesino tirado a la sombra de un árbol descansando. El gringo se le acerca y le busca conversación:

- Hola amigo, ¿cómo estar tú?
- Muy bien jefe, aquí descansando
- Dígame, ¿por qué usted no trabajar más por sus tierras?
- ¿Y para qué?
- Para tener grandes cosechas y vender más
- ¿Y para qué?
- Así tú poder ganar más dinero y comprar ganado
- ¿Y para qué?
- Con el ganado hacer reproducir y vender y ganar más dinero
- ¿Y para qué?
- Para tener una casa bonita y vivir tranquilo y descansar
- ¿Y qué estoy haciendo?


7. El dinero de los fieles

En una convención de sacerdotes se encontraba un cubano, un americano y un mexicano.

Se les aproxima una periodista y le pregunta al cubano:

- Padre, ¿usted podría explicarnos qué es lo que hacen en Cuba con el dinero de los fieles?

- Claro que sí chica. Es muy fácil, pintamos una línea en el piso y aventamos el dinero al cielo. Lo que caiga adelante de la línea es para Dios y lo que caiga detrás de la línea es para nosotros.

- Muy bien, y ustedes los americanos, ¿qué hacen con el dinero?

- Nosotros, marcar un círculo en el piso y lo que caer dentro del círculo ser para Dios y lo que caer afuera, ser para nosotros.

- Finalmente ustedes los mexicanos, ¿qué hacen con el dinero de los fieles?

- Nosotros somos más justos, aventamos el dinero al cielo y lo que alcance a agarrar Dios es para él y lo demás es para nosotros.



8. Adán y Eva

Un alemán, un francés, un inglés y un mexicano comentan sobre un cuadro de Adán y Eva en el paraíso.


El alemán dice:

- Miren qué perfección de cuerpos, ella esbelta y espigada, él con ese cuerpo atlético, los músculos perfilados... deben de ser alemanes.

Inmediatamente el francés reaccionó:

- No lo creo, está claro el erotismo que se desprende de ambas figuras, ella tan femenina, él tan masculino, saben que pronto llegará la tentación, deben de ser franceses.

Moviendo negativamente la cabeza el inglés comenta:

- Para nada, noten la serenidad de sus rostros, la delicadeza de la pose, la sobriedad del gesto, sólo pueden ser ingleses.

Después de unos segundos más de contemplación el mexicano exclama:

- ¡No estoy de acuerdo! Miren bien, no tienen ropa, no tienen zapatos, no tienen casa, sólo tienen una triste manzana para comer, no protestan y todavía piensan que están en el paraíso.

- ¡Esos dos sólo pueden ser mexicanos!



9. Hombre al agua

Van en un barco un americano y un mexicano.  De pronto el americano cae al agua y grita:

- Help! help!

Al ver al hombre en el agua y gritando, el mexicano le dice:

- ¡Oye amigo, gel no tengo, pero champú sí tengo, si quieres te tiro el champú!


10. Pidiendo trabajo

Llega un mexicano a pedir trabajo a un Call Center en Los Ángeles y le pregunta el entrevistador:

- Do you speak English?
- ¿Cómo dice usted?
- Do you speak english?
- ¡No lo entiendo!
- Le pregunto que si usted habla Inglés.
- ¡Ah sí, perfectamente!

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
para reir un poco
12.09.2013 · De Chavelita
Si estas enojado, aburrido o no sabes que hacer, ponte a ver estas imagenes para que u humor cambie
11.06.2013 · De ismael
Fotos graciosas para matar el tiempo jaja
11.03.2013 · De Rosy
“Al mal tiempo, buena cara” es un dicho de sabiduría popular que hace alusión a que es recomendable enfrentar las adversidades, las calamidades, los tropiezos, los percances, las desgracias, los infortunios (el mal tiempo) con una buena disposición, buen ánimo y optimismo (buena cara) para que pasen…
10.03.2013 · De wenalo
Quieres tu banana sigue leyendo.
09.22.2013 · De Serena
Autor
08.11.2011 11:04 (08.11.2011)
27230 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
8 votos
Recomiendalo