Descripción
Los niños que muerden a otros niños

Qué hacer cuando los niños muerden


Comprender las causas

Cualquier tipo de conducta agresiva manifestada en la infancia ocurre generalmente cuando un niño está abrumado emocionalmente por alguna situación a su alrededor. Los niños a veces no tienen nos recursos para lidiar con sus emociones, y las conductas como el morder son un modo de manifestar su dolor o enojo, su no saber cómo expresarse con palabras, o sus miedos.

Otros motivos para que un niño desarrolle estas conductas pueden ser:

  • Situaciones de estrés: un nuevo hermanito, una muerte en la familia, una mudanza, la separación de los padres.
  • Un modo de expresar afecto o emociones intensas hacia alguien, especialmente en niños muy pequeños
  • En pequeños con problemas de lenguaje, la frustración por no poder comunicar sus necesidades
  • Un modo de buscar atención si le falta suficiente atención de sus cuidadores
  • Un modo de expresar temor o sensación de amenaza

El comprender estas razones no transforma al acto de morder en algo aceptable, pero nos ayuda a entender qué puede estar pasando nuestro hijo para poder ayudarlo y direccionarlo hacia modos de expresarse no agresivamente.


Qué hacer

En el momento en que un niño muerde, debemos actuar rápidamente. Procura mantener la calma -reaccionar violentamente no solucionará el problema- , y en primer lugar ofrece asistencia al niño que fue mordido. Si tu hijo es quien muerde, lo mejor que puedes hacer es mantenerte en calma y seguir estos pasos:

Pregunta qué pasó

¿Recuerda el niño que mordió qué estaba sintiendo o pensando cuando mordió? Pregúntale qué le pasó y si podría haber hecho algo diferente. Así irá aprendiendo a tomar conciencia de sus emociones.

Ofrece alternativas

Háblale a tu hijo respecto a qué cosas puede hacer cuando sienta enojo, miedo o frustración. Los niños atraviesan el aprendizaje de tener que reconocer sus emociones y luego saber elegir reacciones apropiadas. Explícale que cuando sienta enojo, puede pedir la ayuda de un adulto (por ejemplo, si el enojo es porque está teniendo dificultades con otro niño, o está siendo burlado), y cómo puede expresar lo que le está pasando sin tener que lastimar. Para esto es importante que siempre escuches cuando tu hijo te cuente lo que le sucede, y no desestimes sus emociones.

Presta atención a los disparadores

Si tu hijo suele morder, piensa cuáles son las situaciones que lo hacen propenso a actuar así. Suelen haber disparadores claros si prestamos atención, como un espacio social en particular, la interacción con un niño específico, un lugar donde no se sienta a gusto, etcétera.

No lo dejes pasar

Cuando tu niño muerda a otro, retíralo con firmeza pero sin enojo de la situación, explicando que su amigo ha sido lastimado y que no pueden en este momento seguir jugando. Esta estrategia es importante cuando los niños son muy pequeños y aún no pueden hablar bien sobre lo que ha sucedido.

Pide ayuda

Si consideras que es necesario no dudes en buscar asistencia profesional para acompañar un momento difícil. La maestra, la psicopedagoga de la escuela o un terapeuta infantil pueden ayudar a buscar estrategias para el niño que muerde.


Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
Betzy
betzyvj
02.02.2013 06:52 (02.02.2013)
809 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
2 votos
Recomiendalo