Descripción
Manten la calma delante de tus hijos.

Cómo mantener la calma delante de los hijos


Sea lo que sea que haya hecho tu hijo, debemos de tener claro que con la ira y "saliéndonos de nuestras casillas" no vamos a conseguir nada más que satisfacer nuestra frustración en ese momento de tal forma que crearemos un nuevo problema, y al mismo tiempo daremos un mal ejemplo a nuestro hijo.

Uno de los pasos más importantes que tenemos que dar es ponernos en el punto de vista de nuestro hijo y llegar a comprender el porqué de su comportamiento, no para apoyarlo, sino para cambiarlo sin usar la fuerza o la ira, ya que de esta forma no lograremos ir a la raíz del problema y atajarlo.

Si comprendemos que la mayoría de los malos comportamientos de los hijos son una alarma que ellos usan para captar nuestra atención, nos daremos cuenta que dándoles más atención en los momentos en los que se comportan correctamente y quitándosela cuando se comportan inadecuadamente es uno de los mejores remedios para moldear su comportamiento.

Si nos enoja ver a nuestro hijo sin parar alrededor de nuestra casa jugando y corriendo tenemos que comprender que los niños pequeños, llenos de energía, están explorando su ambiente; a pesar de poder llegar a estresarnos, están realizando algo muy normal y común para su edad.

A veces no hay un problema real de comportamiento por parte de nuestros hijos sino una falta de paciencia y de serenidad de nosotros, los padres. Esto debemos corregirlo de tal forma que tanto el padre como la madre se pongan como reto no reaccionar agresivamente delante de sus hijos. Este es uno de los mejores ejemplos que podremos darles.


Educar con el ejemplo

Aprende a pensar antes de actuar impulsivamente, ya que nuestros impulsos nos pueden llevar a consecuencias que lamentaremos durante mucho, sobre todo en lo relativo a la educación de nuestros hijos.

Los niños nos respetarán mas y nos tendrán más cariño a lo largo de toda su vida si le damos laeducación y disciplina que necesitan, pero no a través de los gritos o la fuerza, sino a través de la tolerancia, el respeto, el buen ejemplo de los padres y la conversación.

Repetimos que no se trata de convertirnos en padres indolentes que consienten a sus hijos, se trata de una actitud de calma, de serenidad y al mismo tiempo de firmeza en los momentos en los que nuestro hijo se comporte inadecuadamente.

 

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
Betzy
betzyvj
01.29.2013 07:19 (01.29.2013)
728 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
2 votos
Recomiendalo