Descripción
Mural del muralismo mexicano

Muralismo Mexicano 1920-1940 es una investigación integrada por tres libros que intentan abarcar la producción artística en torno a ese movimiento, el más importante en la historia del arte mexicano.

La investigación, coordinada por la doctora en Historia del Arte Ida Rodríguez Prampolini pretende examinar cuál es el estado de conservación de las obras, y dar cuenta de las que se encuentran más allá de la ciudad de México y Jalisco, los dos lugares donde hubo más producción.

Durante muchos años, diversos investigadores han buscado hacer un recuento de las obras del Muralismo. El antecedente más destacado es la obra del crítico cubano Orlando Suárez, Inventario del Muralismo Mexicano, que publicó la UNAM en 1972. El nuevo estudio dedica dos de los tres libros al catálogo razonado del movimiento en esas décadas.

“La importancia de un catálogo razonado de un capítulo fundamental en el arte mexicano como es el Muralismo cumple la función de concentrar una información documental y visual que no había existido hasta ahora -dice en entrevista, vía correo electrónico, Cristóbal Andrés Jácome, responsable de la edición junto con Nina Crangle-. No sólo se trata de hacer visible una vez más la producción de los ‘tres grandes’ sino de una serie de artistas menos conocidos que también contribuyeron a que el Muralismo fuera un movimiento artístico a gran escala. El compendio que hemos realizado cumple con establecer diálogos entre aquellas obras que pertenecen ya al imaginario cultural mexicano y otras manifestaciones pictóricas que habían quedado relegadas en las tramas de la historia del arte en México”.

De manera cronológica, el catálogo razonado da ubicación, técnicas, medidas, presencia de firmas, año de creación, artistas, ayudantes, historia, contexto, fotos, anécdotas célebres, análisis de las obras por académicos y estado de conservación. Participan los investigadores Renato González Melo, Leticia López Orozco, Adrián Soto Villafaña, Diana Briuolo Destéfano y Larissa Pavlioukova, entre otros.

El rubro de la conservación revela, por ejemplo, que de los 160 murales (algunos son una pieza única, otros un conjunto) que son descritos en el catálogo razonado, más de 42 fueron destruidos.

Esta pérdida tiene múltiples explicaciones, desde sismos, hasta reconstrucción de edificios y demolición de escuelas donde estaban. Se muestra además que hay alrededor de 15 desaparecidos. Poco más de 70 de los murales de esas dos primeras décadas se encuentran fuera de la ciudad de México; la mayor parte de los que están en el DF se hallan en el Centro Histórico. Aproximadamente 10, individuales o en conjunto, están ya fuera de México o fueron realizados en otros países, como EU.

Sólo hubo cuatro mujeres muralistas en esas dos décadas: Isabel Villaseñor, Marion y Grace Greenwood y Ryah Ludins. La mayoría de las obras de los llamados “tres grandes”, Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, están en muy buenas condiciones; aun así, según la publicación, un caso que reclama “urgente” atención es el fresco Carnaval de la vida mexicana o Carnaval de Huejotzingo, de Rivera, “que presenta desprendimientos y  humedad en una de las paredes; también es afectado por el agua de lluvia”. La pieza, en Bellas Artes, originalmente estuvo en el Hotel Reforma.

Contexto de la obra

La obra es publicada por el Fondo de Cultura Económica, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el Instituto Nacional de Bellas Artes, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Veracruzana.

Los libros tienen su origen en el seminario “El Muralismo producto de la Revolución Mexicana”, que se realiza desde 1997 en el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, y que coordinó hasta 2006 Rodríguez Prampolini, y hoy encabeza Leticia López.

El tercer libro incluye textos producto del seminario, que fueron publicados en su momento por la revista Crónicas.

Jácome, quien es historiador de arte, destaca que en estos libros se incluyen, por ejemplo, imágenes nunca antes publicadas, que se obtuvieron gracias al apoyo de coleccionistas o hijos de artistas, como John Charlot, hijo de Jean Charlot, autor de varios murales.

Y es que en muchos casos, especialmente en el de las obras destruidas, no existen fotos y de los que sí hay son imágenes en blanco y negro o recortes de prensa.

“Fue similar a hacer una arqueología del Muralismo, donde los únicos documentos existentes son algunas fotos e imágenes de prensa”, dice.

Al ser cuestionado sobre si todo está aquí, apunta: “Si bien está cubierto el Muralismo en su totalidad de 1920 a 1940, no aseguramos que no hayan existido más murales. El investigador Adrián Soto dio cuenta de algunos murales que habían sido realizados por un pintor llamado Ramón Sosamontes, de los cuales no queda nada más que la memoria oral de algunas personas en el   Rancho Vista Hermosa, en Guanajuato. Así como estos murales borrados por diversas razones, pudieron existir más”.

Como documento, este catálogo razonado es una fuente respecto al estado que guardan las obras. Sin embargo, según los datos de la propia investigación, el seguimiento al estado de conservación de las obras abarca más o menos hasta 2006. Así que, por ejemplo, no se incluye la restauración de los murales del Mercado Abelardo Rodríguez; en ese sentido, el catálogo carece de precisión sobre las fechas en que los investigadores hicieron esas evaluaciones.

En el catálogo se llama a una intervención urgente en obras como los murales de Roberto Montenegro en la primaria Benito Juárez, en la colonia Roma del DF. Los murales de Rufino Tamayo de la calle Moneda; se indica que El canto y la música tiene un estado de conservación “malo”, mientras que Revolución, en el Museo de las Culturas, muestra desprendimientos de estrato superficial. Otra situación crítica ocurre en Nayarit, donde una obra de Rosendo Soto Álvarez está “muy deteriorada”.

Se demanda urgente mantenimiento profesional y especializado para las obras de Ramón Alva de la Canal, Vida de Morelos, en Pátzcuaro, Michoacán, y Escena escolar al aire libre, en la delegación Azcapotzalco.

Un caso muy lamentable, recalca la investigación, es el de Máximo Pacheco, pues la mayoría de su obra hoy se encuentra desaparecida.

“El trabajo de preservación es sumamente importante -refiere el investigador-. Se trata de un patrimonio sumamente frágil y que requiere de un estudio integral... El catálogo es un aporte en este sentido. Reúne la información de base para que surjan iniciativas de rescate”.

Fotos
Video Externo
You need Flash player 8+ and JavaScript enabled to view this video.

Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
La celebración tal y como la conocemos llegó hasta nuestros días gracias al Movimiento Chicano, el cual revindicó la lucha por los derechos civiles de las poblaciones mexico-americanas, las cuales eran separadas y recibían tratos distintos en la segunda mitad del siglo pasado
05.05.2016 · De tugentelatina
La tortilla más grande, el cóctel de camarones más grande, pero también el mayor número de gente bailando Thriller ó besandose, así de originales…
08.27.2015 · De clismad
El actual gobernador de Texas, Greg Abbott, cuenta con un fondo de 800 millones de dólares que utilizará, en los próximos dos años, para mejorar la seguridad en la frontera con México.
08.08.2015 · De CosmosDisco
Estos son algunos de los memes que generaron el partido de Mexico Vs Panamá
07.23.2015 · De Claudia_fb2
Tras la primera victoria de México en la Copa Mundial Brasil 2014, los famosos reaccionaron y comenzaron a festejar a través de las redes sociales, en las que expresaron lo orgullosos que están del papel que realizaron los jugadores mexicanos en el encuentro.
06.14.2014 · De Ytobias2004
Autor
Alejandro
El alma que puede hablar con los ojos, tambien puede besar con la mirada...
01.27.2013 16:19 (01.27.2013)
1133 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
2 votos
Recomiendalo