Descripción
Por qué un papa se convierte en santo?

papa-juan-pablo.jpg

El papa Francisco anunció el viernes la canonización de dos de sus predecesores: el papa Juan Pablo II (sumo pontífice entre 1978 y 2005) y el papa Juan XXIII (1958-1963). No debería sorprendernos que Juan Pablo II, cuyo pontificado predominó a finales del siglo XX, esté en la vía rápida a la santidad.

Cuando murió en 2005, la multitud coreaba: "¡Santo, súbito!" (¡Santo, ya!). El Vaticano verificó su primer milagro: haber curado el Parkinson de una monja francesa. Él también padeció esa enfermedad un par de meses antes de morir. Lo beatificaron en 2011 y su segundo milagro —una mujer costarricense que tenía un aneurisma se curó luego de haber orado en uno de sus santuarios— fue ratificado ese mismo año.

Por otra parte, la canonización de Juan XXIII fue inesperada, pero tiene sentido. Juan presidió el Segundo Concilio Vaticano, la gran reunión fue celebrada a mediados del siglo pasado con la que transformó completamente el catolicismo moderno y que ahora cumple cincuenta años.

El papa Francisco ha enfatizado la naturaleza divina de la labor de este concilio durante los últimos meses y omitió el requisito de acreditar dos milagros de su autoría.

Un vocero del Vaticano subrayó que "como nadie duda" de la santidad de Juan, el papa Francisco decidió seguir adelante con la doble canonización. (Los primeros reportes procedentes de Italia indican que el 8 de diciembre —que este año cae en domingo— y la fiesta de la Inmaculada Concepción son las fechas más probables).

¿Por qué se canoniza a un papa? Esencialmente, los católicos creen que un santo es una persona divina ya fallecida a través de la cual Dios interviene para ayudar a los vivos. Durante los primeros 1,500 años de la historia del catolicismo, la proclamación de un santo ocurría por votación popular y no por medio de un procedimiento papal formal. Aunque había algunos santos celebrados en todo el mundo cristiano, la gran mayoría solo gozaba de veneración local o regional.

Como ocurrió con muchos otros procedimientos católicos, los movimientos de reforma del papado medieval llevaron gradualmente al control del proceso de canonización. En 1588, el papa Sixto V implementó la "Sagrada Congregación de Ritos", un órgano que debía asumir el control total de todos los procedimientos de beatificación y canonización.

Sin embargo, las comunidades locales y los líderes religiosos siempre han pretendido promover a sus santos locales y a veces empiezan a venerar a algunas personas sin contar con la aprobación oficial del Vaticano. De hecho, el papa Juan Pablo II supervisó la canonización de más personas (483) de las que habían sido proclamadas en los 500 años anteriores, en parte para dar el respaldo del Vaticano a los santos que habían surgido en todo el mundo católico.

De los 256 papas, 78 fueron canonizados. Esta podría parecer una cifra importante, pero incluye a 52 de los primeros 54 papas. Luego del siglo VI, el proceso decreció rápidamente. Para la época de los grandes movimientos en la reforma del Medievo, la mayoría de los papas no eran proclamados santos ni era necesario que ocurriera, ya que la santidad era reservada para aquellas personas que no estaban tan profundamente envueltas en los asuntos mundanos.

El papa Celestino V, por ejemplo, podría haberse vuelto santo, pero era más reconocido por su discreta vida como ermitaño que por su breve papado (también representó una fuente de inspiración para el retiro del papa Benedicto XVI). Durante la era moderna, ha sido más probable que se reconozca como santos a los líderes piadosos de algunas comunidades como la Madre Teresa y otros personajes que no pertenecían a la élite de la jerarquía católica. Así, la incipiente canonización de estos dos papas resulta inusual.

¿Qué sucede en Roma? Hay que remitirse a los pasajes de la historia: para decidir quién puede ser santo casi siempre se toma en cuenta el contexto local y las necesidades contemporáneas. Muchos de los elementos más conservadores del mundo católico han promovido la santidad de Juan Pablo II. Sin embargo, Juan XXIII es una especie de héroe para los grupos más liberales por su apoyo al Concilio Vaticano II.

Tal vez, al relacionar a estos dos papas, Francisco quiere hacer algo más para enfatizar la continuidad y las relaciones que existen entre los católicos de todas clases, un tema que ha predominado hasta ahora en su papado.

Fuente:cnn.com.mx

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
El papa Francisco recibió hoy a miles de artistas circenses en el aula Pablo VI del Vaticano, que se exhibieron ante él y le llevaron dos cachorros de tigre y de pantera para que los pudiera acariciar.
06.16.2016 · De tugentelatina
Anahí y Julion Álvarez han unido sus voces para componer una canción titulada “Mensajero de paz” que va dedicada al Papa Francisco
02.08.2016 · De tugentelatina
El papa Francisco pidió hoy, Día de San Valentín, a las jóvenes parejas de novios que su boda sea "sobria" y "una verdadera fiesta cristiana y no mundana", porque "algunos están más preocupados del exterior, de las fotografías, de los trajes y vestidos y de las flores".
02.14.2014 · De Rosy
Una confederación de artesanos alimentarios regaló al papa Francisco una figura a tamaño real de él mismo realizada en chocolate con un cacao procedente de una pequeña cooperativa de Guatemala.
02.06.2014 · De wenalo
El Día de los Santos Inocentes cumple este 28 de diciembre, ni más ni menos, que 2013 años, según la tradición.
12.27.2013 · De Alfredo
Autor
SuperTigeroLIVH
Me Siento Como Diario :D
07.08.2013 18:52 (07.08.2013)
467 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Ver todos los Artículos de SuperTigeroLIVH
Calificación
1 votos
Recomiendalo