Descripción
Reforma migratoria: Lo bueno, lo malo y lo feo

WASHINGTON (America's Voice).- Aún en un ciclo noticioso dominado por la muerte del terrorista Osama Bin Laden, el tema migratorio sonó, algunas veces con un buen tono y otras no tanto, desde ciudades y estados hasta la Casa Blanca.

Lo bueno es que en la Florida, que concentra la tercera mayor población de indocumentados en el país y donde los inmigrantes han contribuido a su progreso en diferentes ámbitos, fracasaron los intentos de aprobar un proyecto migratorio "a la SB1070" en la sesión legislativa que acaba de concluir. El Senado aprobó una versión "aguada", pero la Cámara Baja no actuó.

Florida ilustró una interesante confluencia de elementos: la auspiciadora inicial de la medida senatorial fue la republicana Anitere Flores, quien tras la intensa presión de grupos empresariales, religiosos y pro inmigrantes, incluyendo una campaña de anuncios radiales en español, cambió de postura y votó en contra de la versión debilitada del proyecto que auspició. Incluso el senador republicano J.D. Alexander, quien tenía a su cargo impulsar el proyecto en el pleno, votó en contra de la medida.

Por otra parte, es bueno que se intensifique la presión contra el controversial programa Comunidades Seguras.

El gobernador de Illinois, Pat Quinn, le solicitó al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) terminar su participación en el programa que identifica a indocumentados en el sistema carcelario mediante huellas digitales. Aunque se supone que el programa se centre en remover del país a criminales, más del 30% de los deportados bajo Comunidades Seguras nunca han sido convictos de ningún delito. (Lo malo es que el DHS parece no querer ceder a la petición).

Illinois y California circulan proyectos para dar a las localidades la opción de no participar del programa. Legisladores demócratas quieren que se investigue cómo se aplica.

La bancada latina del Congreso le solicitó al presidente Obama que suspenda el programa, uno de los pilares de su política migratoria.

Es bueno además que los estados sirvan de ejemplo al gobierno federal avanzando medidas de apoyo a jóvenes indocumentados.

En Ilinois y California progresan medidas estatales de DREAM Act.

La de Illinois, que establecería una comisión estatal para distribuir becas privadamente financiadas, se aprobó en el Senado estatal de manera bipartidista.

Por otra parte, lo malo y lo feo se entremezclan y se complementan.

Lo malo es que estas medidas estatales no resuelven el limbo migratorio de estos jóvenes porque le toca al Congreso aprobar legislación que regularice su situación migratoria ya sea mediante una reforma migratoria amplia o una medida como el DREAM Act.

Lo malo es que la Casa Blanca siga negándose a echar mano de su autoridad ejecutiva para proteger a estos jóvenes del espectro de la deportación, como grupo, en tanto se logre esa acción legislativa que dice apoyar.

Lo malo es que las excusas de la Casa Blanca para no ofrecer ese alivio administrativo son cada vez más elaboradas.

De decir que el presidente no puede utilizar su autoridad ejecutiva para proteger de la deportación a los jóvenes que llenarían los requisitos del DREAM Act, ahora dicen que la autoridad existe, pero que no pueden aplicarla a un amplio grupo porque eso generaría reacciones adversas en el Congreso que podría acusar al Ejecutivo de abusar de sus poderes.

Lo malo es que esta administración evidencie tanto temor a la confrontación con los republicanos del Congreso, sobre todo los de la Cámara Baja, que nunca estarán satisfechos.

Por el contrario. Lo malo es que a pesar de las más de 800,000 deportaciones en los pasados dos años, del reforzamiento de la frontera que Obama visita esta semana, y de la ampliación de programas como Comunidades Seguras y 287(g), esos mismos republicanos dicen que no es suficiente. Son un barril sin fondo que la administración sigue alimentando.

Y lo feo es que al hacerlo afecten a la comunidad hispana que sí ha apoyado al presidente. La inmigración no es el único tema de interés para los hispanos, pero es definitorio.

Lo feo es que piensen que con reuniones simbólicas y discursos todo esté resuelto.

Lo feo es que los dos partidos se acusen mutuamente de la inacción pero al final se conviertan en socios involuntarios para hacerle la vida de cuadritos a la comunidad inmigrante.

Y más feo aún que se juegue con un voto latino sin el cual los republicanos no han recuperado la Casa Blanca y con el cual los demócratas la ganaron, aunque a ambos parezca no importarles.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  •  anonimo: 
     
    ho,.a
     
     03.07.2012 
    0 puntos
     
Artículos Relacionados
Los republicanos trabajan en una guía común para tratar la reforma migratoria
01.14.2014 · De ismael
Se trata de un juego pesado y provocador para algunos, pero para la enorme mayoría es un acto ofensivo, políticamente incorrecto y contrario a las normas de convivencia civilizada.
11.20.2013 · De wenalo
"Es hora" de que los republicanos de la Cámara baja "dejen la política de lado y se unan a los demócratas".
10.10.2013 · De wenalo
Los latinos han llegado a ser la minoría mas grande en Estados Unidos, se prevee en futuros años que el impacto que causarán los latinos será notorio y ya no lo podrán ignorar mas.
10.02.2013 · De wenalo
De los 45,8 millones de inmigrantes que viven hoy en EUA, casi 23 millones entraron en el país entre 1990 y 2013.
09.23.2013 · De Joseph
Autor
05.10.2011 09:42 (05.10.2011)
1091 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
1 votos
Recomiendalo