Descripción
Sabes que es el Vastu Shastra ?? enterate

Robin y Michael Mastro

Vastu es una ciencia milenaria que usa la energía geomagnética de la tierra para pensar y hacer construcciones saludables y amigables. Estudia cómo afecta esta energía a las personas que están dentro de ellas y aprovecha la energía del sol y de las radiaciones (rayos ultravioletas, infrarrojos y gamma). Esta ciencia arquitectónica de la construcción en armonía con la naturaleza se remonta a unos 7 mil a 10 mil años, cuando fue escrita en unos textos antiguos llamados Vedas. Los edificios más importantes construidos por seres humanos se diseñaron de acuerdo a los principios de Vastu, como las pirámides egipcias, el Coliseo romano, el Partenón, el Taj Mahal y las pirámides mayas.

Vastu explica cómo los cinco elementos (la tierra, el agua, el fuego, el aire, y el espacio) están en un perfecto balance en la naturaleza. Cuando se construye un edificio, ese balance se altera y puede tener un impacto sobre nuestros cuerpos, nuestras mentes y espíritus. A través de esta ciencia arquitectónica ancestral es posible aprender cómo crear un espacio sagrado en cualquier ambiente. ¿De qué manera? Balanceando los cinco elementos podemos incrementar nuestra conexión al espíritu divino que se aloja dentro de cada uno de nosotros y es el manantial de nuestra prosperidad ilimitada.

 

Un mundo de conexiones

A un nivel básico, todo en el universo es energía y vibra y está interconectado en una constante búsqueda de balance, donde la meta ideal es la armonía. Existe armonía entre la tierra y el agua, entre el sol (fuego) y la luna (aire), entre las estrellas y los planetas.  La energía de todas las cosas está conectada y se mueven en un baile preciso y universal. Aun los desastres naturales -tal como los terremotos, exceso de lluvia e inundaciones, huracanes y tornados- simplemente son intentos de la naturaleza para hacer ajustes que restauran la armonía universal.

Como parte de esta tierra, vivimos dentro de un océano de influencias electromagnéticas y estelares. Cada cambio producido en la atmósfera tiene el potencial de afectar nuestras acciones y emociones, cada partícula de energía está enlazada con la próxima partícula. De acuerdo a esta ciencia, cada uno de los cinco elementos está asociado con una dirección de la brújula, y cada dirección tiene una influencia en particular sobre la manera en la cual pensamos, sentimos y percibimos nuestras vidas. Nuestra conexión a este campo de posibilidades infinitas es afectada por el estrés ambiental, el cual inhibe la habilidad de experimentar la profundidad de nuestra conexión a lo divino e influye nuestra capacidad para ser productivo y próspero. Sin esta conexión, nuestra experiencia del amor por uno mismo y por los demás, está limitada, y nuestra capacidad para vivir nuestras vidas plena y exitosamente será disminuida. Por eso, sirve comprender cómo las direcciones están asociadas con los cinco elementos y cómo se puede lograr un balance entre ellas para mejorar nuestras vidas diarias.

 

Una cuestión de direcciones

* Zona NORESTE. En el hogar, está asociada con el elemento AGUA. Es el origen de la energía magnética positiva del norte y la energía positiva solar del este. Idílicamente, nuestro hogar necesita estar abierto hacia el noreste para recibir esta energía positiva, ya que influye nuestro crecimiento espiritual y material, así como la capacidad de dar y servir a la humanidad. En una casa diseñada de acuerdo con Vastu, el noreste es una buena ubicación para las entradas, los cuartos de meditación, los altares y las fuentes. Si esta zona tiene un Vastu apropiado, el conocimiento del ser, tanto como nuestro éxito material, vendrán con más facilidad. Si hay una cocina, un inodoro, una esquina eliminada, amontonamiento, un sistema de calefacción, o un bloqueo en el noreste, tal como un árbol grande o una casa, el progreso espiritual y material se atrasará. En la oficina, usá una fuente en esta zona para promocionar la creatividad y el éxito.

* Zona SURESTE. Está asociada con el elemento FUEGO. Se relaciona con la energía necesaria para tener una conexión vibrante con lo Divino y nuestra capacidad para ser entusiasta, productivo y exitoso. Las cocinas, sistemas de calefacción y eléctricos en el hogar o en la oficina se deben ubicar en el sureste. Si esta zona está diseñada de acuerdo a Vastu, los velos de la ignorancia que nos separan de nuestra verdadera naturaleza serán más fácilmente eliminados, y el éxito material se incrementará. Si hay una esquina que falta o que está bloqueada en esta zona, nuestra relación con lo divino, tal como nuestra salud física y nuestro éxito material, serán afectados.

* Zona SUROESTE. Está asociado con el elemente TIERRA. Influye el apoyo que recibimos de aliados espirituales y de oportunidades para el éxito. Si nuestra cama está en la zona suroeste de la casa, con nuestra cabeza contra la pared sur o este, nuestra relación con lo divino será fuerte y bien establecida. Si hay una esquina que falta, un inodoro o un calefón en esta zona, los habitantes estarán más propensos a experimentar desafíos en sus carreras y negocios, y sentir una desconexión con el Espíritu.

* Zona NOROESTE. El elemento AIRE está asociado con esta dirección, que influye la fortaleza de nuestras relaciones personales y comerciales, y nuestra conexión a lo divino. Inodoros y dormitorios de huéspedes funcionan bien en el noroeste. Si esta zona está diseñada de acuerdo a los principios de Vastu, experimentamos una sensación más elevada de conexión con la energía universal que apoya nuestro éxito. Si falta una esquina o hay un bloqueo, puede resultar en inestabilidad mental, conflictos de relaciones y resistencia a las prácticas espirituales. En el trabajo usá esta zona para asuntos de marketing, relaciones publicas y salones de conferencias.

* Zona CENTRAL. Está asociada con el elemento ESPACIO. Si está abierta, las bendiciones de la energía universal entran en el ambiente y hacen permear un sentido de bienestar y paz. Si existe amontonamiento, inodoros, una cocina, o falta de espacio abierto en el centro, el elemento espacio estará afectado y el éxito estará inhibido en todos los aspectos.

La TIERRA es una fuerza magnética y está compuesta de los cinco elementos, al igual que nuestro cerebro. El tálamo (en el cerebro) es el centro de transferencia para todas las habilidades sensoriales y motoras en el cerebro. La investigación neurológica demostró que los patrones de descarga de las neuronas en el tálamo funcionan diferentes, dependiendo de la dirección. Nuestra mente, por lo tanto, es influida por la interacción entre el campo magnético y nuestras células cerebrales. La ubicación de nuestros cuerpos y ambientes en alineamiento con el eje magnético nos capacita a pensar y actuar más acorde con las fuerzas de la naturaleza. Nuestras vidas, entonces, tienen la sensación que estuviéramos nadando con la corriente en vez de contra ella.

Estos estudios mostraron que, cuando meditamos mirando hacia el este en la mañana, al contrario que en otras direcciones, somos capaces de entrar en estados mas profundos de meditación y experimentar mayor reducción del estrés. Logramos un estado más descansado en esta dirección (medible por medio de la reducción de los niveles metabólicos y respiratorios) que apoya nuestro crecimiento físico, espiritual y material. El dormir con nuestra cabeza al sur o al este también nos alinea directamente con las fuerzas divinas.

Con el alineamiento del cuerpo, la mente y el espíritu a estas fuerzas naturales nos sentimos profundamente conectados a cada cosa viviente y nuestra disponibilidad a dañar esa conexión esta disminuida. El vivir de acuerdo a los principios de Vastu no solamente reduce el estrés en nuestras vidas, nos llena con un sentido palpable de las posibilidades ilimitadas.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
03.25.2013 18:02 (03.25.2013)
909 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Recomiendalo