Descripción
Sobrevivir a un año sin internet?

Estamos usando el internet de la forma equivocada. Los smartphones convierten a la gente en oyentes terribles y los videos de gatos no son tan fascinantes como creemos.

Esas son solo algunas de las revelaciones que el escritor Paul Miller tuvo durante un año de exilio autoimpuesto del internet.

Miller regresó a la red el 1 de mayo, luego de haber dejado el internet durante un año y documentó su experiencia para el sitio The Verge. Luego de un perturbador inicio (y después de haber encontrado 22,000 correos electrónicos en su bandeja de entrada a su regreso), Miller se está volviendo a sentir a gusto en el hoyo negro de la información y la charla incesante en la red.

Hablamos con Miller acerca de lo que aprendió del otro lado, qué ha cambiado en línea durante el último año y cómo su sueño de ser un cyborg no incluye a Google Glass.

¿Cómo te imaginaste que sería estar desconectado?

Pensé que habría toneladas de bromas prácticas hilarantes. “Oh, no puedo encontrar tal sitio en Google Maps”, o “no tengo Wikipedia”, o “tengo que enviar una carta de verdad”. En realidad pensé que eso era el internet para mí, principalmente esas pequeñas cosas prácticas.

¿Cómo fue la experiencia real?

Existencial e introspectiva. En realidad aprendí mucho de mí mismo. Tenía mucho tiempo libre, pero gran parte de él me sentí solitario y aburrido de una forma que no había sentido antes.

Desde el principio eso fue una auténtica inspiración. Hubo ocasiones en los que me daba cuenta de que mi mente se encontraba en lugares realmente agradables, tenía procesos de pensamiento que es difícil tener cuando estás en internet con las mismas noticias y el mismo ciclo de información que los demás. Leí algunos libros que nunca habría leído y escribí cosas que nunca habría escrito.

Estaba un poco desactualizado en el buen sentido y en verdad lo disfruté. Pero fue realmente fácil sumergirme en mí mismo y alejarme de las personas porque era un poco más difícil encontrarlas, un poco más difícil hacer planes, un poco más fácil para mí simplemente esconderme del mundo y quedarme en mi departamento a jugar videojuegos.

¿Lograste la mayor parte de las cosas que te propusiste?

Tenía unas metas para este año. Leer 'x' cantidad de libros y escribir un borrador inicial de mi novela. Esta era mi oportunidad. Nunca iba a tener tanto tiempo libre en mi vida, así que fue realmente difícil decir que al final del año no había hecho ninguna de esas cosas.

Probablemente llevo una cuarta parte del programa para alumnos de primer año del St. John's College, un excelente programa de lecturas. Además, voy como a la mitad del borrador inicial de mi novela. Quería hacer algunos reportajes serios, pero resultó muy difícil hacer periodismo sin internet. No solo fue muy difícil para mí, también lo fue para mis editores porque tenían que hacer el trabajo que yo no podía.

¿Alguna vez le pediste a alguien que te ayudara a buscar algo en Google?

No. Estoy seguro de que en algún momento lo insinué y obtuve cierta información de internet. Sé que eso ocurrió algunas veces. En mi vida personal me sentí satisfecho de no saber las cosas. Estaba conforme con perder esas oportunidades.

Hubo un par de cosas que me costaron trabajo, como el salto desde el espacio de Felix Baumgartner. Lo vi en CNN, pero cortaron la transmisión justo durante el salto.

¿Cambió tu reacción hacia las personas que todavía tenían internet?

Me volví bastante crítico. No los envidiaba, pero lo más frustrante era la gente que no podía alejarse del todo de su teléfono o de su laptop. Ellos creen que están escuchando, pero sé que no es así porque he experimentado la auténtica interacción directa y es diferente a que alguien esté revisando constantemente su teléfono o su correo electrónico.  Así que eso se volvió realmente frustrante.

Ahora que volví al internet en realidad quiero ser el vivo ejemplo de lo que es poner atención realmente a alguien y dejar a un lado los dispositivos.

¿Qué fue lo primero que hiciste cuando te volviste a conectar?

Publiqué “jk” en Twitter, como seguimiento de mi tuit “¡¡¡ADIÓS, INTERNET!!!” y vi un video de mi hermana. Ella acababa de empezar a trabajar como directora de arte y diseñadora de escena, así que pude ver su primer proyecto de video musical, que estuvo bastante bien.

Tuve muchos problemas para entrar a mis diferentes cuentas y una vez que entré a Facebook no sabía cómo usarlo. Casi me dio un ataque de pánico esa noche. El internet ofrece demasiados estímulos y durante los primeros días me costó bastante trabajo usarlo. Simplemente parecía demasiado, en verdad me hizo sentir ansiedad.

Alguien en Twitter me describió como su abuelo de 80 años que está tratando de aprender a usar el internet. Fue difícil lograr usarlo correctamente, tan solo en el aspecto técnico. Pero también fue estresante porque tenía tres pestañas abiertas y no sabía qué estaba pasando.

¿El internet cambió durante tu ausencia? ¿Descubriste herramientas nuevas cuando regresaste?

Vine y SnapChat. Vine es nuevo y SnapChat solo se trataba de sexting cuando dejé el internet. Ahora, muchos de mis amigos y otras personas lo usan de una forma nueva para comunicarse y no es una explosión pública de información como en tu muro de Facebook o Twitter. Es una nueva forma de comunicación privada con unos cuantos amigos. Creo que es muy bueno porque se usa esa creatividad expresiva que se usaría en Instagram o en un tuit, pero es de persona a persona.  

En general, el internet me decepcionó un poco. Pensé que habría algún cambio fundamental e interesante, pero todo me parece igual.

Para ser honesto, no sé si estoy siendo pedante, pero no ya no me fascinan los videos graciosos de gatos. Me gusta mucho el gato de la aspiradora y un amigo tiene un blog —didntmeantopost.tumblr.com— y en verdad me gusta su selección de imágenes GIF. Pero en general ya no me atrae todo eso.

¿Los viejos hábitos regresarán con el tiempo?

Para ser honesto, ya siento que estoy usando demasiado el internet de la forma equivocada. Soy solo una plasta que existe en internet en vez de interesarme en él, de usarlo como una herramienta realmente buena, y luego dejarla para poder concentrarme en escribir o algo.

En realidad no he podido escuchar música. Casi no he leído. He encontrado montones de artículos que marco para leerlos después, pero en realidad no estoy leyendo ninguno. No quiero ser así. Aún recibo el diario que me ayudó a superar todo este año en lo que se refiere a noticias y no he tenido tiempo de leerlos, tampoco he podido leer la revista New Yorker.

Es muy preocupante, en verdad espero que pueda bajar el ritmo pronto y encontrar un feliz punto medio.

¿Planeas usar el internet de forma distinta ahora que regresaste?

Quiero dar prioridad a mi familia y amigos, a la productividad y a aprender, más que a consumir en general y a entretenerme. Eso requiere esfuerzo porque el internet está muy dispuesto a entretenerte. Quiero encontrar una forma de usar el internet así, pero desafortunadamente me falta práctica, así que tengo que aprender desde cero. No creo que haya aprendido a usar mejor el internet al no usarlo.

Hay una publicación en la página de Wired que (Nicholas Negroponte, fundador del Laboratorio de Medios del Tecnológico de Massachusetts) escribió hace mucho, en la que hablaba de que la navegación en internet era una moda y que después de un rato todos volveríamos a trabajar. El internet sería superpráctico: obtendríamos lo que necesitamos y podríamos ser productivos y hacer cosas de verdad.

Sin embargo, navegar en internet no fue una moda. Es la forma principal en la que lo usamos y rara vez es productiva. Anoche pasé un par de horas buscando un nuevo proveedor de correo electrónico, busqué una forma de programar y busqué una aplicación para aprender latín. En lugar de trabajar en mi correo electrónico, aprender a programar o aprender latín.

El internet quiere que navegues en él. Se requiere de una postura proactiva para poder ser una persona realmente productiva.

¿Planeas tomar descansos periódicos en el futuro?

Tenemos que aprender a ser indulgentes con los demás y a no esperar siempre una respuesta inmediata, a estar conforme con esta nueva ola de personas que solo revisan sus correos electrónicos dos veces al día.

Espero que la gente me de permiso —y tal vez lo logre porque soy el tipo que dejó el internet— para poder desconectarme durante un fin de semana. Será difícil porque querré tuitear todo el tiempo. No volveré a tomar un pomposo descanso del internet, pero quiero poder hacerlo por un día o dos.

¿Cómo crees que Google Glass influirá en la forma en la que usamos el internet?

Soy un gran nerd y quiero ser un cyborg, quiero tener una computadora en la cabeza que de cierta forma esté siempre conectada a mí. Pero la computación portátil de los noventa trataba de mejorar a un humano y de hacerlo más poderoso en cierta forma. Ayudar a la memoria, tomar notas durante las conversaciones y tal vez reconocer rostros y ayudarte a navegar. Google Glass se trata de tomar todo tu mundo y subirlo a Google.

Se trata de usar más el internet, de llevar más partes de tu vida al internet. Así que en vez de usarlo como un servicio para enriquecer tu vida y que te interrumpa menos, se trata de interrumpir tu vida cada vez más para enriquecer el internet con todas las cosas de tu vida.

¿Recibiste reacciones sorprendentes?

Una de mis cartas favoritas que recibí fue de un tipo al que le diagnosticaron Asperger y estaba comprometido. Dice que su prometida lo ama y que sabe cómo es. Sin embargo, basado en algo que escribí —y en realidad no sé qué— decidió esforzarse un poco más para hablar con ella y ser más abierto con ella, y ella realmente lo agradeció.

Esa fue una carta agradable de recibir porque creo que simplemente asumes que esta es la forma en la que usarás el internet, que así son las cosas. Al cuestionarlo un poco, al cuestionar quién eres, cómo eres, qué es la tecnología y al combatirlo aunque sea un poco, lo puedes cambiar. Simplemente me encantó esa carta.

Fuente:cnn.com.mx

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
La compañía californiana Google está desarrollando una tecnología que será capaz de crear conexiones a internet de 10 gigabits por segundo, mil veces más veloces que la media actual de tasa de transferencia de datos a través de la red en EE.UU., según publicó hoy Los Angeles Times.
02.15.2014 · De wenalo
Es un dispositivo que tiene un propósito y una función específica, práctica y útil en lo cotidiano. Son comunmente llamados gadgets a los dispositivos electrónicos portátiles como PDAs, móviles, smartphones, reproductores mp3, entre otros
02.07.2014 · De ismael
Son pequeñas aplicaciones o programas presentados en archivos que son ejecutados por un motor de Widgets. Entre sus objetivos están los de dar fácil acceso a funciones frecuentemente usadas y proveer de información visual.
02.07.2014 · De ismael
Si no fuera por los idiomas y por otros motivos (laborales principalmente) de seguro muchos de nosotros ya estaríamos viviendo en algún país de Asia y disfrutando de alguna de las conexiones a Internet más rápidas del mundo.
01.30.2014 · De wenalo
El cepillo de dientes de Kolibree incorpora un sensor que detecta cuánto sarro se está eliminando con el cepillado, que también es grabado para que los usuarios puedan mantener una rutina consistente de limpieza todo el tiempo.
01.07.2014 · De wenalo
Autor
05.20.2013 11:56 (05.20.2013)
340 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Recomiendalo