Descripción
Trabajar en familia, una difícil empresa

La gestión y el mantenimiento de los negocios familiares están salpicados de retos y conflictos.

muylegal336
Cerrajeros Hermanos Pérez, Sociedad Limitada. Galería de Arte Viuda de Martín, Gráficas Sucesores de J. Hidalgo... ¿Qué nos sugieren estas pintorescas razones sociales que ocupan los locales de nuestras calles o las naves en los polígonos industriales? Una primera –y deficiente– impresión evoca oficinas siniestras, contables con visera, anteojos y manguitos para no mancharse o vestigios del siglo XIX. Nada más lejos de la realidad. En un mundo dependiente de lo que ocurre al otro lado del océano, las pequeñas y medianas empresas familiares constituyen una parte importante de nuestro tejido industrial y social. Luchan por sobrevivir entre tiburones, contra los jefes de compras de las multinacionales que recurren a mercados de origen donde la mano de obra y las materias primas se consiguen por mucho menos.

Sin embargo, y pese a ser relativamente frecuente que las pequeñas empresas se articulen en España bajo la fórmula familiar, la legislación administrativa, mercantil y fiscal no siempre ha respondido correctamente a sus peculiaridades.
¡Papá, firma el protocolo!
Los estatutos de una sociedad mercantil acuerdan someter las discrepancias a las decisiones democráticas de los socios, pero no es tan fácil trasponer ese principio al negocio familiar. El nacimiento de un hermano tardío, el divorcio de los padres fundadores o la discusión ante una herencia puede suponer el descalabro de una empresa que fue modelo durante décadas. De ahí que se recomiende la adopción por los miembros de un protocolo, es decir, un pacto con efectos jurídicos que permita enfrentarse a los problemas de jerarquía, toma de decisiones estratégicas o eventualidades como procesos matrimoniales, distribución de responsabilidades o designación testamentaria de quien haya de suceder al jefe o jefa del clan.
O bien se ha tratado a los pequeños empresarios como simples autónomos –siempre sospechosos de dar trabajo a familiares de forma fraudulenta–, o bien se han reconducido estas empresas a las tradicionales formas de sociedades mercantiles, anónimas o limitadas. Mientras tanto, ¿qué pasa cuando fallece el fundador, el pater familias? ¿Se come Hacienda a los sufridos herederos, que heredan los préstamos de los bancos, las deudas de los proveedores y la mano de obra? ¿Fomentan nuestras leyes la pervivencia de esta forma de economía, que tanto produce y de la que tantos dependen? ¿Incentivan el Estado y las Comunidades Autónomas, con un régimen jurídico ágil y moderno, que los hijos de los emprendedores continúen su labor? ¿En una empresa familiar, está la suerte de sus trabajadores condenada a la desaparición por culpa de una tempestuosa cena de Nochebuena?

No sólo nos encontramos ante una cuestión empresarial, sujeta a la legalidad y las prácticas mercantiles del mundo de los negocios, sino que el conjunto de relaciones internas entre los miembros de la empresa puede desembocar en conflictos más propios de la esfera doméstica. ¿Qué ocurre ante un divorcio, una herencia mal distribuida o unos celos fraternales? Desde organizaciones empresariales y asociaciones específicas se propugna que sean las propias empresas familiares las que planifiquen su funcionamiento, desde su definición hasta su desaparición, pasando por su ideario.

Como define el Consejo de Cámaras de Comercio, “empresa familiar” es el término que identifica a una empresa en la que la familia tiene el control accionarial y de los órganos de dirección o administración, y en la que todos los socios comparten una misma cultura como familia empresaria. La empresa familiar tiene en su espíritu y en su esencia el deseo de mantener unida a la familia, ofrecer estabilidad al negocio y tener proyección de futuro para las siguientes generaciones. No son tan fundamentales la participación accionarial de los socios, el tamaño del negocio o el sector al que pertenece, como el compromiso de los miembros con el éxito empresarial, con el trabajo y los empleados, con la reinversión de beneficios y, en definitiva, con unos valores y una cultura familiar que se impregnan en su gestión.
Fotos
Video Externo
You need Flash player 8+ and JavaScript enabled to view this video.

Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Artículos Relacionados
Si la TV nos esta enseñando sobre negocios, será un motivo para ver mas TV...jijiji
07.24.2015 · De Claudia_fb2
Cerca de 3 mil 600 millones de personas en todo el mundo, estamos siguiendo el Mundial Brasil 2014. Y solemos hacerlo en familia y con amigos, acompañados de hermanos, padres, hijos, tíos, sobrinos, vecinos y compañeros de trabajo.
06.24.2014 · De Ytobias2004
En algún momento, casi todos padecemos una serie de malos hábitos, o poco recomendables, que nos impiden ser mejores en el plano personal o profesional, y que son síntomas y factores de una falta de compromiso y nula superación.
02.17.2014 · De wenalo
El estudio encontró que el 44% de los encuestados han aumentado de peso en sus empleos. Más de la mitad de ellos culparon de esa situación al hecho de estar sentados todo el día frente a su escritorio, e incluso comer ahí.
02.11.2014 · De Rosy
Que es el Directorio de tugentelatina y como anunciar tu negocio gratis.
12.31.2013 · De tugentelatina
Autor
Alejandro
El alma que puede hablar con los ojos, tambien puede besar con la mirada...
02.04.2013 10:23 (02.04.2013)
361 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
1 votos
Recomiendalo