Descripción
Un grupo de especies realmente excepcional eran los moas, aves gigantescas del género Dinornis..cono

Por José de Toledo | Apuntes de Naturaleza

Un grupo de especies realmente excepcional eran los moas, aves gigantescas del género Dinornis. De hecho, su nombre científico se podría traducir por “pájaros dinosaurio”. Un estudio reciente ha llegado tan lejos como para dar un tamaño medio de estos animales, y resulta realmente impresionante: las hembras podían llegar a los 240 kg.

Dinornis1387.jpg

Pero esto sólo ocurría en las hembras. Los machos eran, en comparación, bastante pequeños. El peso medio era de unos 85 kg., bastante más pequeños que un avestruz (Struthio camelus). Cuando se da esta diferencia de tamaños entre machos y hembras se habla de dimorfismo sexual.

Los investigadores se han centrado en estudiar las razones para este dimorfismo. Lo primero que hay que explicar es por qué tenía un tamaño tan grande. Y la razón es sencilla. En su hábitat, las islas de Nueva Zelanda, no existía ningún mamífero de gran tamaño. Esto permitió que los moas fuesen aumentando su tamaño hasta convertirse en los herbívoros de mayor tamaño de su ecosistema.

La diferencia en la talla entre machos y hembras empezó como algo pequeño. El mismo proceso se da en muchos otros casos. La hembra del moa empezó siendo ligeramente más grande, y como las hembras más grandes podían tener más huevos y eran preferidas por los machos, se fueron haciendo cada vez más grandes. Lo interesante en este caso es que el proceso fue bastante rápido, tal y como queda explicado por los restos fósiles.

Giant_Haasts_eagle_attacking_New_Zealand

Normalmente, cuando ocurren este tipo de procesos evolutivos, se llega a un punto en el que las hembras no aumentan más su talla, ya que la diferencia entre ambos sexos sería demasiado grande para permitir la cópula. En ocasiones, incluso, el proceso se revierte y la media del tamaño de las hembras baja, hasta llegar a un punto en el que vuelve a crecer. Es decir, el proceso es cíclico.

Por desgracia, esa información no vamos a poder tenerla sobre los moas. La razón de que se le preste tanta atención a un grupo de animales extintos, y de que tengan un lugar muy relevante en la biología de la conservación, es porque son el caso más temprano y mejor documentado de una extinción provocada por el hombre.

Estas enormes aves se habían adaptado perfectamente a su entorno. Llegaron hasta el punto de prescindir de las alas, ya que les resultaban completamente inútiles. Con su enorme peso eran incapaces de volar, y tampoco sufrían una gran presión por parte de los depredadores. Únicamente otro animal, el águila de Haast (Harpagornis moorei) se alimentaba de ellas, y con un par de machos o una sóla hembra podía sobrevivir todo un grupo familiar.

Todo cambió con la llegada de los humanos. Cuando los maoríes colonizaron Nueva Zelanda, comenzaron a cazar a este pájaro. Como no habían tenido contacto con ningún animal semejante a los humanos, no habían desarrollado estrategias de huída. Evidentemente, dado su tamaño, tampoco eran aves ágiles ni veloces.

 

Así que los maoríes fueron cazando todos y cada uno de los moas de las islas. Según los últimos estudios, en poco más de 100 años consiguieron acabar con todos los ejemplares de cada una de las nueve especies que formaban el género. Y cuando desaparecieron, los humanos pasaron a cazar otras especies y el recuerdo de los moas quedó como parte de una leyenda.

Cuando los europeos descubrieron Nueva Zelanda y la colonizaron, escucharon hablar de pájaros gigantes sin alas. Pero no le prestaron mucha atención hasta que encontraron los primeros restos fósiles de estos animales. Desde entonces, los moas han pasado a ser el mejor ejemplo del impacto de los humanos sobre un ecosistema. Ellos y el águila de Haast, que también se extinguió al quedarse sin presas.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
Jeremy
Bienvenidos a Mi Espacio Cybernetico.
04.22.2013 09:00 (04.22.2013)
535 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Recomiendalo