Descripción
Un muerto que está vivo

Para Nueva York él estaba muerto, pero no enterrado. Al menos legalmente. Pero ha vuelto no del más allá, sino de una profunda amnesia, y quiere recobrar sus derechos y el dinero de su pensión.

Winston Bright vivía en Nueva York a principios de la década de 1990, tenía esposa y tres hijos, según narran la televisora ABC 10News de San Diego y el periódico neoyorquino ‘New York Post’. De repente, desapareció y aunque se le buscó en su momento de modo intensivo desde entonces, hace 24 años, nada se había sabido de él. En 2000 fue declarado legalmente muerto.

larger_1.jpg

En tanto, en San Diego, California, un hombre apareció vagabundeando en las calles en 1990 y 1991. No recordaba nada de su pasado y adoptó el nombre de Kwame Seku. Por más de 20 años el hombre continúo con su vida, incluso con su nueva identidad logró estudiar y certificarse como profesor. Hoy tiene 65 años.

Pero poco a poco la luz, por decirlo así, le fue volviendo y comenzó recuperando la memoria por pedazos, a veces entre sueños, según dijo el propio Seku a 10News. En algún momento, es de suponer, todo cayó en su sitio y Seku y Bright nuevamente se fusionaron.

Entonces, hace tres años, finalmente viajó de vuelta a Nueva York para reunirse con su familia perdida, que ahora incluye ya nietos.

amnesia.jpg

Pero aunque recuperó su memoria y a su familia, legalmente no ha recuperado… la vida, al menos en términos financieros. Para la ley está muerto y por ello Seku ha pedido ante una corte que se le declare vivo para poder cobrar los $616.17 dólares mensuales de pensión que le corresponden de su antiguo empleo, cuando se llamaba Winston Bright, en una empresa telefónica.

Con todo, eso le ha causado problemas familiares, pues su esposa Leslie, de 61 años, que recibía ese beneficio, quiere seguirlos cobrando ella. Pero Seku, o Bright, quiere que se los paguen a él. Quizá alguno de ellos podría estar ya pensando en que en algunos casos la amnesia no es tan mala cosa.

kwame-seku-claims-winston-bright-amnesia

En todo caso, Kwame Seku, quien según el ‘Post’ eligió su nombre al leer una revista, recibe una pensión por el trabajo que realizó por años con esa identidad, que le fue reconocida legalmente en San Diego a principios de la década de 1990. Pero aún no puede recordar cómo o por qué perdió la memoria, pues según especialistas este tipo de casos son raros, sobre todo cuando duran tantos años, y suelen ser desatados por una situación muy traumática.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
02.22.2014 13:55 (02.22.2014)
484 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Recomiendalo