Descripción
Ya no soporto a mis compañeros

La esencia de las buenas relaciones interpersonales contribuye al logro de los objetivos de la empresa.

dt.common.streams.StreamServer_2.jpg

Llegar al trabajo y saber que tiene que cumplir con diversas responsabilidades puede provocarle una cierta dosis de estrés, pero esto no es tan malo, lo peor de todo es tener compañeros difíciles con los que no puede trabajar de ninguna manera.

En el terreno laboral, no basta con ser el mejor empleado, hay que tener mucha paciencia para lidiar con todo tipo de personas: antipáticas, individualistas, frustradas, poco solidarias y hasta amargadas. Tan importante como el hacer un buen trabajo en la empresa es llevarse bien con todo el mundo; con los compañeros y los jefes.

Las relaciones interpersonales han cobrado un significado especial con el impulso, en todas las empresas a nivel mundial, del trabajo en equipo.

Ahora tiene la obligación de entenderse, al menos a nivel profesional, con todos los integrantes de la empresa: no es necesario que se convierta en amigo pero sí saber llevarse, y más aún trabajar bien con los demás aceptando sus diferencias y formas de ver la vida, explica la psicóloga Lorena Nolasco de la Secretaría de Trabajo.

Aunque piense lo contrario, su relación en el trabajo con los demás depende solo de usted: como dice el dicho, “dos no se pelean si uno no quiere”.

Muchas veces existen personas con las que cree que no se pueden evitar las discusiones, pero un comportamiento adecuado por su parte puede llevar a los más conflictivos a estrellarse contra un muro, de manera que no dispongan de argumentos para discutir.

Hay algunas sugerencias que puede poner en práctica para resolver el problema. Lo primero es calmar su molestia y saber cómo actuar de acuerdo a las circunstancias.

Blíndese: Cuidado con revelarle el más mínimo detalle sobre sus problemas personales porque puede utilizarlos en su contra.

Además, la información que difundirá no será falsa, sino una interpretación malintencionada de la realidad, por lo que le resultará difícil negarla.

Atento a sus cambios de actitud: Si mira que su compañero empieza a halagarle de manera exagerada o sin motivos, póngase en alerta: ¡algo intenta ocultar! Vigile y tenga más cuidado porque este comportamiento puede que sea una cortina de humo para ocultar sus verdaderas intenciones. Lo mismo ocurre si observa que está mucho más distante de lo habitual.

No se ponga a su altura: Evite criticar a su adversario a sus espaldas. Piense que lo que diga de él no sólo puede llegar a sus oídos, sino que puede dejarle en mal lugar delante de otras personas de la empresa.

Al toro por los cuernos: Si la situación es ya díficil hable con sus compañeros o con quien tenga roces. Si detecta que su compañero va extendiendo rumores sobre usted o tiene un trato nada cordial, no deje pasar la oportunidad de mantener una conversación a solas con esa persona. Si no lo hace, puede que sus críticas lleguen a los jefes y superiores.

Asimismo, esta puede ser una ocasión perfecta para arreglar cualquier diferencia. Si pese a toda esta estrategia no funciona, siempre puede compartir con su jefe lo que está ocurriendo.

No pierda la calma: No se deje llevar por los nervios: levantar la voz o amenazar a su adversario y más delante de otras personas no es la mejor opción de arreglar las cosas y si es él quien grita, no se altere. Demuestre su profesionalismo: será la otra persona quien quede en evidencia.

Las buenas relaciones siempre funcionan cuando se respetan todos los aspectos de la vida de los demás. Juzgar y hablar mal de los demás dentro de una empresa nunca es bueno ni trae buenos resultados para los empleados ni a la misma empresa. Por eso siempre hable con respeto hacia los demás y piense siempre lo que va a decir antes de decirlo. Y ante todo separe siempre las cuestiones personales de las laborales.

No es recomendable mezclar sus problemas del hogar con los compañeros, se tiende a mal interpretar y luego se cae en las faltas de respeto provocando un ambiente laboral tenso.

Un mal ambiente de trabajo afecta su salud

Tener un mal ambiente de trabajo y un empleo demandante y en el cual no se le valora podría hacerle más infeliz que estar desempleado. La Universidad Nacional Australiana investigó los efectos que tiene el empleo de una persona en su bienestar.

6550_205532_1.jpg

Investigadores estudiaron 7 años de datos de más de 7 mil voluntarios en un estudio previo acerca del ambiente laboral, y encontraron que los trabajos de baja calidad, con alto grado de responsabilidad, poca toma de decisiones, alta incertidumbre y bajo reconocimiento, tenían efectos negativos en la salud de las personas que los ocupaban, en comparación con los desempleados. El estudio midió los niveles de depresión, ansiedad y bienestar de los individuos. De acuerdo a los resultados, las personas desempleadas que obtuvieron un trabajo de alta calidad experimentaron mejoras en su salud mental. La importancia de un trabajo que le haga feliz es inminente para gozar de un estado mental sano. Si se encuentra en un empleo insatisfactorio, busque una opción.

Fotos
Comentarios
Ordenar por: 
Por página :
 
  • Aún no hay comentarios
Autor
11.11.2013 09:40 (11.11.2013)
741 Vista(s)
0 Suscriptor(es)
Calificación
0 votos
Recomiendalo